El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Diciembre del 2006

LA SATANIZACIÓN DE LA NAVIDAD

Por Gino Iafrancesco V. - 18 de Diciembre, 2006, 14:40, Categoría: General

LA SATANIZACIÓN DE LA NAVIDAD

 

 

El concepto original de la Navidad era ciertamente profundo; aunque por su mismo significado y tenor, también destinado a la más trascendental controversia; lo cual explica la paulatina satanización de la navidad. La palabra "navidad" es una contracción de la otra palabra "natividad", y se refiere al nacimiento de la prometida Simiente de la Mujer que aplastaría la cabeza del dragón serpiente, emperador de la muerte, a costa de Sus heridas, Su muerte expiatoria, pues sería herido en el calcañal cuando aplastase la cabeza de la serpiente.

El origen primigenio de tal concepto proviene del híper arcaico documento titulado Sefer toledot Adam, o "Libro de las Relaciones de Adán", incorporado y actualizado bajo divina inspiración por Moisés en Br"shit de la Torah, comúnmente llamado Génesis, libro primero del Pentateuco. Tal documento híper-arcaico es la segunda de las relaciones incorporadas y actualizadas bajo divina inspiración por Moisés, y aparece después de Toledot ha-shamayim v-et ha-erets, o "Relaciones de los Cielos y la Tierra", que contiene los primeros orígenes y el Heptaemerón (o Siete Días) de la hechura y composición de los cielos y la tierra. El Sefer toledot Adam, según la capitulación y versificación alta-medieval de Canterbury, va desde Gn.2:4b hasta Gn.5:1a.  En el pasaje 3:14-15, un verdadero proto-evangelio, está escrito lo siguiente: "Y Yahveh Elohim dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; Ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar" [negritas de éste autor].

Dios promete, pues, a la serpiente, a quien el apóstol Juan en el Apocalipsis llama también divinamente inspirado: "el dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás" (Ap.12:9), que la Simiente de la Mujer aplastaría su cabeza, aunque fuese herido. Tal herida en el calcañal equivalía a Su muerte expiatoria para redimir del pecado y de la muerte al hombre, que había sido introducido en ellos por el querubín caído Luzbel. Tal expiación fue prefigurada en el sacrificio del animalito con cuyas pieles se recubrió la desnudez disfrazada de nuestros padres primigenios. Es esa la razón por la cual Eva, cuando parió a Caín, dijo exaltadamente: "Por voluntad de Yahveh he adquirido varón" (Gn.4:1). Caín significa adquirido. Probablemente Eva pensaba que Caín era ya la simiente prometida. De tal manera, Caín sería el primer prototipo de falso cristo, el cual asesinó a su hermano Abel, el cual sí se cobijaba, como lo fueron sus padres, con el sacrificio expiatorio de lo más gordo de sus ovejas, prefiguración del sacrificio de Cristo. Pero a diferencia del posible pensamiento de Eva, lo que realmente comenzó a acontecer en la pre-figurativa historia de Caín y Abel, fue el inicio de la enemistad prometida por Dios entre dos líneas, la de la serpiente y la de Dios.

También Caín, bajo inspiración maligna, se anticipó y apresuró a llamar Enok, iluminado, a su primogénito; pero el verdadero iluminado de Dios fue el Enok descendiente de Set, el cual también profetizó de la futura venida de Aquel que aplastaría la cabeza de la serpiente. El Enok cainita era un falso iluminado, al igual que su padre Caín no era la verdadera simiente prometida. Pero el Enok setita sí profetizó por inspiración divina: "De éstos (los impíos) también profetizó Enok, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra Él. Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho" (Jd.1:14-16). La historia de este Enok setita era conocida también por los sumerios y caldeos, llamándolo en su idioma como: Enmenduranna de Sipar, según el Prisma Well-Blundell (W:B:444, 62) con el catálogo de personajes antediluvianos, y otros documentos. Por su parte, el antiguo historiador de los caldeos, de nombre Beroso, se refiere a Enok setita como: Evedoranjos de Pautibibla, también llamado Emenduranki. Tales tradiciones pasaron en el período intertestamentario a los cuatro conocido libros del Ciclo de Enok: el etiópico-griego, el eslavo, el hebreo y el arameo, además de los fragmentos coptos. El hermano de Jesucristo, Su apóstol Judas Tadeo Lebeo, por inspiración divina entresaca de tal tradición lo fundamental. Por esa misma época, el rabino Ismael acrecienta tal tradición con sus "visiones" de la Merkabah.

 A su vez, también Lamek setita, padre de Noé, tenía la esperanza de que éste fuese algo así como la simiente prometida (Gn.5:28-29, del Toledot Nojá); pero Noé fue apenas una prefiguración típica, pues salvó a la humanidad en el arca durante el Diluvio. De lo cual el apóstol Pedro enseña que es una prefiguración del bautismo en Cristo (1Pd.3:20-23). Pero pasado ya el Diluvio, aparece otro prototipo del anticristo: Nimrod, o Nino, quien está detrás de la llamada civilización de Nim-Marad, equivalente a Sumeria. Su esposa Semirámis, tras la muerte trágica de aquel, deifica al héroe mediante el espiritismo; y de allí surge la matriz mitológica de la madre esposa del niño, pues Semiramis consideró a Nimrod como Zeroasta; es decir, la simiente prometida. Remito en este respecto al lector al capítulo 7 del libro "Perspectiva del hombre", de este mismo autor: "Relaciones histórico-mitologales". De tal trasformación mitológica bien nos informa Alexander Hislop, con su abundante bibliografía, en su encomiable libro: "Las Dos babilonias", el cual le costó la vida, pues lo mataron por eso en 1854. Basado en él, y otros estudios históricos, luego Ralf Woodrow escribe su famosa "Babilonia, Misterio religioso", donde nos informa de la paganización de la cristiandad periférica a partir de Constantino.

Pero no nos adelantemos tanto todavía. Inmediato a la época de Nimrod, aparece Abraham, padre de la Fe. A Éste se le promete que en su simiente serían bendecidas todas las familias de la tierra. De modo que la Simiente de la Mujer sería también Simiente de Abraham; y así sucesivamente, vendría por la línea de Isaac, de Jacob Israel y de la tribu de Judá. Y entonces también de la familia de Isaí y del rey David. En días de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías, reyes Judá, profetizan Isaías y Miqueas acerca de tal nacimiento. Isaías profetiza: "Por tanto, el Señor mismo os dará señal: he aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará Su nombre Emmanuel  (Con nosotros Dios)…/…Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre Su hombro; y se llamará Su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Lo dilatado de Su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre Su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Yahveh sabaot hará esto" (Is.7:14; 9:6-7).

 Por su parte, Miqueas profetiza: "Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad. Pero los dejará hasta el tiempo que dé a luz la que ha de dar a luz; y el resto de sus hermanos se volverá con los hijos de Israel" (Mq.5:2-3). De modo que, por una parte, Isaías acrecienta al cuadro profético el hecho de que la Simiente de la Mujer que vendría por Abraham, Isaac, Israel, Judá, Isaí y David, sería realmente una simiente de mujer; es decir, de una joven doncella virgen. Lo cual sería la señal divina. Y Miqueas, por su parte, acrecienta que nacería en la ciudad de Belén de Judá. Esto lo profetizan Isaías y Miqueas más de 700 años antes del nacimiento de Jesucristo, como consta en la documentación desenterrada por la arqueología en Qumram y otros lugares. Miqueas da a entender además que la venida del Mesías sería en dos etapas: una primera, desde Belén, para sufrir como expiación; pero los dejaría por un tiempo esperando el parto espiritual del pueblo de Dios. Entonces, tras la formación de Cristo en Su iglesia, y la conversión de Israel para ser reinsertado en su propio olivo, regresaría para reinar, ya no a Belén, sino al monte de los olivos, también según otras profecías.

 El significado profundo de la navidad, o natividad, es el recibimiento del nacimiento del Mesías en Belén, quien vino para deshacer las obras del diablo. Por eso el dragón, según Apocalipsis, se para frente a la Mujer, con la intención de devorar al niño tan pronto nazca. Y ahora no es el turno ni de Caín, ni de Nimrod, sino de Roma por mano de Herodes, llamado por los suyos, el grande, para levantarse contra el Ungido de Dios. Pero avisados sobrenaturalmente huyen a Egipto. Tras la conversión de Constantino, emperador romano, la serpiente procura entonces mimetizarse en la paganización de la cristiandad periférica. Continúa el paganismo barnizando de nombres cristianos las fiestas paganas, y eso con la connivencia de líderes contemporizadores y de corta visión. El solsticio de invierno en el hemisferio norte, señalado con una aureola solar especial, da lugar a la fiesta del sol invicto, de trasfondo mitraico, tan apreciado por Carlos Gustavo Jung, gurú de la nueva era, que es la vieja era de nuevo. La fiesta del sol invicto, pues que al Mesías se le llama en las Sagradas Escrituras: El Sol de Justicia, es convertida entonces en la celebración del nacimiento del niño Jesús, pero fuera de connotaciones verdaderamente cronológicas, sino apenas temáticas.             

 El aspecto cronológico verdadero del nacimiento de Jesucristo es el siguiente: El sacerdote Zacarías, casado con Elizabeth, la pariente de la virgen María, pertenecía a la clase de Abías, la octava clase entre los 24 turnos sacerdotales establecidos por David. A cada clase correspondían 15 días entre los 360 del año lunar para ejercer la liturgia sagrada en el santuario. La clase octava, la de Abías, a la que pertenecía Zacarías, padre de Juan el bautista, completaba su liturgia al terminar el cuarto mes, rebyhy. El año bíblico y cósmico comienza en el equinoxio de primavera, cuando brota la vida, según voluntad de Dios expresa a Israel en la Torah (Exodo 12), en el mes de Abib Nisán, entre la segunda quincena de marzo y la primera de abril. Tras los meses (1) Abib Nisán, (2) Zif, (3) Siván y (4) rebyhy, al terminar su liturgia Zacarías, concibe su esposa Elizabeth, y al sexto mes de Elizabeth concibe María por el Espíritu Santo, conforme a la profecía y al nuevo anuncio divino por el ángel Gabriel. Por lo tanto, los 6 meses de Elizabeth corresponden a (5) hamyshy, (6) Elul, (7) Etanim, (8) Bul, (9) Kisleu, (10) Tebet. En el décimo mes del año, Tebet, el sexto del embarazo de Elizabeth, aparece Gabriel a María para anunciarle la concepción de Jesús. Tebet equivale a la segunda quincena de diciembre y a la primera de enero. Contando entonces los nueve meses del embarazo de María, tenemos: (11) Shebat, (12) Adar, (1) Abib Nisán, (2) Zif, (3) Siván, (4) rebyhy, (5) hamyshy, (6) Elul, (7) Etanim. Por lo tanto, Jesucristo nació en el séptimo mes del año bíblico y cósmico, llamado en las Sagradas Escrituras: Etanim, que corresponde con la segunda quincena de septiembre y la primera de octubre, el mes del zodiaco astronómico correspondiente a Virgo, pues el Mesías nació de la virgen como Simiente de la Mujer. En ese mes se celebra el día de la expiación, pues Jesucristo vino de la virgen para morir por nuestros pecados y redimirnos del pecado y de la muerte. El ciclo que comienza en Virgo termina en Leo, pues el Mesías regresará por segunda vez como el León de la tribu de Judá para juzgar y reinar.

 Dionisio el Exiguo, el erudito tras el calendario gregoriano que reemplazó al juliano, y que rige la modernidad, está desfasado en un  septenario, pues él erró al colocar el nacimiento de Jesucristo después de la muerte de Herodes, el llamado por los suyos, el grande. Sin embargo, Jesucristo nació antes de la muerte de Herodes, pues éste fue visitado por los magos de Anatolia después del nacimiento del niño Jesús. Pasado un tiempo, este Herodes organizó la matanza de los inocentes hijos de Raquel en Efrata, cuando José, María y Jesús ya habían huido a Egipto. El fenómeno astral que guió a los magos desde su tierra, en tres etapas, hasta Belén, fue descubierto por el gran astrónomo Johanes Kepler, quien demostró científicamente que unos años antes de la muerte de Herodes, se vio tres veces, desde el ángulo de Belén, la conjunción de los planetas Júpiter y Saturno. Desde la presencia del profeta Daniel en Persia como jefe de los magos, los mazdeistas esperaban al Rey de los Judíos prometido. Y puesto que Júpiter es el planeta real, y Saturno el sabatino (saturday), y el sábado está ligado a los judíos, la conjunción de Júpiter y Saturno les significó la señal del nacimiento del Rey de los Judíos. La conjunción también se dio, pues, en el mes de Etanim. Pero entonces vemos el deseo de la serpiente de hacerse igual a Dios, cuando influye en la forma ocultista como diseñan a la estrella de Belén, un pentáculo con dos puntas para arriba, como los cuernos del rostro de becerro del querubín caído. Luzbel siempre ha querido satanizar la navidad.

 A partir de Francisco de Asís, comenzó a recordarse la natividad con la elaboración del pesebre. Desgraciadamente, desde los países nórdicos, y con la connivencia luterana, se introdujo la figura del árbol de navidad. Vemos entonces como la serpiente suplantó al pesebre con el árbol de navidad, y al nacimiento de Jesús con la "tierna" historia de santa Klaus, Papá Noel. Lo que era una celebración religiosa y espiritual, fue convertida por la serpiente en una orgía de bebedicies y comilonas, cada vez más asimilada al halloween de las brujas. De hecho, al lado de Papá Noel comenzaron a aparecer sexis mamás Noel en paños menores. Comenzó a hablarse de magia y fantasía, y ahora está rodeada de duendes; precisamente de servidores de la serpiente, al igual que los inspiradores comerciales que están detrás de la patraña universal. Porque no es en un solo pais donde esta satanización está aconteciendo, sino en todo el mundo, donde las élites "iluminadas" cual Caín, Nimrod y Judas Iscariote, a través de sus multinacionales, se roban el show deificando al dragón. Hoy mismo recibí una cartilla de propaganda para celebrar la navidad con duendes y dragones, mientras el Nombre de Jesucristo es ridiculizado. Ese es el espíritu que está detrás de la satanización actual y antigua de la navidad.

 Detrás de tal programa de usurpación maligna y luciferiana están las élites del druidismo iluminati, digitador de la masonería,  cuyo Consejo de 13 Grandes Druidas, no hace mucho presidido por Gaven Frost en su programa de ocultización de la cristiandad, según los testimonios de Lance Collins o John Todd, Mike O"Connors, y otros, realiza el ecumenismo ocultista de las élites esotéricas anticristianas. He vivido en varios países y puedo notar que la manipulación de la educación y del comercio no es un asunto local, sino global. En todos los colegios de mis niñas, en varios países, promueven la misma película de Aladino y la lámpara maravillosa, para inducir a los niños y a los jóvenes, si no pueden con los adultos, al ocultismo. El libro de lectura pedido a mi hija en el colegio era "Carlos Basa calabaza", donde un apestoso demonio se hace amigo del infante para que nunca pueda desprenderse de él. Promovieron a Batman como héroe de los jovencitos; y cuando ya los tenían atrapados en el nuevo culto, declararon con feroz propaganda a Batman como rey de los demonios. Navidad nada tiene que ver con duendes, ni dragones, ni magia, ni fantasía, ni comilonas y bebedicies, papás Noel y mamitas sexis, como si fuera otro halloween de brujas, sino con el nacimiento virginal de Jesucristo en Belén para desahacer las obras del diablo, perdonar nuestros pecados y conducirnos a la gloria divina al otro lado de la muerte. Satanás y sus dráculas solo desean deformar la imagen de Dios en el hombre y reducirlo al tormentoso infierno con una carcajada tétrica. Jesucristo dijo: "El que no está conmigo, está contra mi…/…El que conmigo no recoge, desparrama".
 

Gino Iafrancesco V., 2006, Bogotá.

Permalink :: 13 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

ESTADIOS DE LA RESTAURACIÓN DE LA CASA DE DIOS

Por Gino Iafrancesco V. - 14 de Diciembre, 2006, 10:37, Categoría: General

                                      

ESTADIOS DE LA RESTAURACION

DE LA CASA DE DIOS 

 

Vamos a compartir algo de la palabra del Señor que estuvimos compartiendo con los santos de la Iglesia en Teusaquillo el anterior Domingo; pero he sentido en mi corazón que sería bueno también compartirlo con los santos del distrito capital en general.

Entonces vamos a estar mirando algunas cosas que nos ayudan desde la palabra del Señor, al seguir un poco nuestra propia condición como Iglesia; la condición de cada localidad, en qué punto está de la restauración del Señor; necesitamos por la palabra del Señor un instrumento que nos ayude  a hacer una evaluación, no a la luz de nuestra propia conciencia solamente, porque la palabra dice  que es en la luz del Señor  que vemos la luz; entonces necesitamos ser evaluados por la propia palabra del Señor.

Recuerdo una vez en que conversábamos con el hermano Roujet del Brasil acerca de un librito de la hermana Jessie Penn-Lewis, donde ella comentaba el libro "Torrentes espirituales" de la hermana Madame Guyóny hablaba de los estadios de la vida cristiana y describía esos estadios; y decía el hermano Roujet: “hermano, yo no me encuentro ni en el primer estadio, he tratado de ubicarme en alguno de esos estadios", pero dijo que no le alcanzaba ni para el primero. Espero que no suceda así con los hermanos. Lo que queremos compartir son “LOS ESTADIOS DE LA RESTAURACIÓN  DE LA CASA DE DIOS”, los estadios de la restauración con la casa de Dios. Y para eso vamos a valernos de los libros que han sido llamados:“libros de la restauración”. En la palabra de Dios vemos que hay un proceso de formación, un proceso de edificación, un proceso de decadencia, un proceso de corrección, un proceso de restauración de nuevo. Libros, por ejemplo, de la decadencia, que la denuncian, son los libros proféticos como, por ejemplo, los de Jeremías, Ezequiel, y en el libro de Daniel se habla también de la diáspora. Daniel leía los libros de Jeremías, donde hablaba de aquellos setenta años en que estarían cautivos en Babilonia; pero luego regresarían de Babilonia. Y los libros del retorno son los libros de la restauración, porque en el retorno están los principios de la restauración. Entonces,  en la Biblia, el libro de Esdras, el libro de Nehemías, el libro de Hageo, el libro de Zacarías, el libro de Ester, son cinco libros que pertenecen a un mismo período; pertenecen al período de la restauración de la casa de Dios.

En el libro de Esdras se comienza con la historia de Zorobabel y acompañándole Josué; es un periodo donde Josué representa al sumo sacerdocio y Zorobabel representa al gobierno, porque él era gobernador de Judá, y Josué era sumo sacerdote. Con estos dos ungidos el Señor comenzó a trabajar en el sentido de volver a Jerusalén y restaurar  la casa de Dios.

Entonces ese período inicial es lo que podríamos llamar el período del tizón; eso lo sacamos de la profecía de Zacarías 3, porque Zacarías y Hageo profetizaron en aquellos tiempos cuando estaba comenzando la restauración; Dios envió palabra por Hageo y por Zacarías para animar en la restauración de la casa de Dios y de la ciudad de Dios. En esa restauración, las visiones que Dios le dio a Zacarías y a Hageo fueron para hablarle, encaminar y animar a estos líderes  en los cuales Dios había despertado el espíritu para que restauraran, primeramente la casa y entonces la ciudad  de Dios.

La restauración de la casa es un estadio anterior a la restauración de la ciudad, y no es lo mismo la casa que la ciudad. La casa debe ser restaurada para que la ciudad en general sea restaurada. Pero antes de ser restaurada la casa tienen que ser puestos los fundamentos, y antes de ser puestos los fundamentos tiene que ser puesto el altar; pero antes de que el altar pueda ser puesto se necesita que Dios mismo avive el tizoncito que está debajo de la ceniza; y eso está en la visión de Zacarías 3. Los que queramos seguir en la Biblia ese pasaje podemos ir allí al libro de Zacarías capítulo 3.

 

Zacarías capítulo 3; el preámbulo que hemos hecho hasta aquí es para ubicar  esta visión en su contexto; aquí vemos la intervención del sacerdocio, del gobierno, de los profetas, de los maestros, de los estadistas.

La primera parte es con Zorobabel y con Josué; el sacerdocio está con Josué, hijo de Josadac; el gobierno está con Zorobabel ; la enseñanza está con Esdras; el estadista es Nehemías; y también está el libro de Ester, porque no todos vinieron; los que iban a restaurar la casa fueron los que volvieron a Jerusalén; iban a restaurar la casa y la ciudad; pero el pueblo de Dios no era solamente los que venían a la restauración; del pueblo de Dios, parte se había quedado en la tierra de la dispersión; y aunque no todos regresaron, sin embargo Dios también quedó cuidando al pueblo de Dios que quedó en la dispersión; y eso es lo que nos enseña el libro de Ester que pertenece a la misma época. Los que no vinieron y se quedaron, fueron guardados por Dios, aunque el nombre de Dios no sea mencionado una sola vez en el libro de Ester; sin embargo Dios mismo y la mano providente de Dios aparece muchas veces en el libro de Ester; por ejemplo, lo que aconteció con Vasti y con Asuero para que Ester llegara a estar en el lugar de Vasti;  esa fue la  providencia de Dios. Luego, cuando no podía dormir el rey persa, y se quedó con ese insomnio, y pidió las crónicas de su reino para leerlas, y ahí se encontró con  lo que había hecho Mardoqueo; nos damos cuenta de como el rey dijo: -¿qué se ha hecho con este varón?- Todo eso es la providencia de Dios, la mano de Dios, aunque no se menciona el nombre de Dios; Dios mismo aparece como escondido y Su mano providente está detrás de los acontecimientos guardando también al pueblo de Dios que estaba disperso; porque ya traduciendo la tipología al antitipo, que es la realidad espiritual, no solamente los hermanos que tiene visión de Iglesia  y que están en el camino de la restauración son miembros de la casa de Dios, miembros del cuerpo de Cristo; todos los hijos de Dios que están en la dispersión, que están en Babilonia, también son hijos de Dios, y también Dios está haciendo algo con ellos allá, así como está haciendo algo con nosotros acá. Durante la dispersión, Daniel estaba en Babilonia, pero su corazón estaba en Jerusalén esperando la hora de la restauración y leyendo afanadamente en el libro de Jeremías que hablaba de los setenta años para el retorno; él tenía su corazón en Jerusalén y volvía hacia ella su rostro. Podemos llamar a eso una primera etapa o un primer estadio de la restauración. Empieza con Daniel en Jerusalén, con los hermanos, algunos gigantes espirituales, en situación de dispersión, en situación de anormalidad en cuanto a la palabra de Dios, en cuanto a la posición correcta del pueblo de Dios; y sin embargo su corazón está por Jerusalén. El abría las ventanas para orar por Jerusalén y su corazón estaba en Jerusalén. Y así el señor tiene muchos hermanos en muchos lugares que están reunidos en la dispersión, que están reunidos en denominaciones, en una posición divisiva, en una posición anormal dentro de lo que realmente es la unidad del cuerpo de Cristo  y su expresión en cada localidad, y sin embargo tienen corazón para Dios, y pueden ser incluso gigantes espirituales como lo es Daniel; y en su corazón ellos desean que Dios continúe haciendo Su obra y que llegue la hora de la restauración para terminar la dispersión y volver a la posición normal del reino de Dios en Jerusalén. Entonces Daniel representaría ese primer estadio, así como en el libro de Ester se ve la mano de Dios cuidando a Su pueblo que está en la dispersión. ¿Amen, hermanos?

Ese sería un  primer estadio; pero entonces ya en la propia Jerusalén está el estadio que dijimos del “tizón”, capítulo 3 de Zacarías; esta visión se la dio el Señor a Zacarías para animar a Josué, para que Josué entendiera; ¿amén? ¿Cuál era el lugar de él, el lugar del sacerdocio en la restauración de los intereses de Dios en la tierra?

Le mostró al sumo sacerdote Josué el cual estaba delante del ángel de Yahvé y...”; por ahí cerca, cuando apenas va a comenzar la restauración, cuando apenas está comenzando, por ahí cerca está también merodeando Satanás; “y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle”. Ese es el trabajo de él; así se le llama en Apocalipsis capítulo 12, “el acusador de los hermanos”; así como acusaba a Job, aquí está también acusando a Josué, y se la pasa acusándonos a todos nosotros, y a cualquier hermano a quien Dios haya perdonado y esté restaurando, también Satanás está ahí para acusarlo; el trabajo de él es acusar para invalidar, para dejar a la persona inútil, arrinconada; pero esa no es la actitud de Dios; la actitud de Dios es esta otra: “Y dijo Yahvé a Satanás..."; note ahí una conversación de Yahvé, de Dios, con Satanás, como en el caso de Job la hubo, como también Jesús nos contó: “...mira, Simón, Satanás te ha pedido para zarandearte”; hay una conversación de Satanás con Dios acerca de nuestra condición espiritual; porque el problema de Satanás es que él quiere decirle a Dios que todos son como él. Dios le va a mostrar algo diferente a Satanás.

Dios había creado primero a los ángeles; y cuando el hombre fue creado, ya Satanás y la tercera parte de los ángeles se habían rebelado, y Satanás había dicho: “seré semejante al Altísimo”. Dios dijo después de prever que Satanás dijera eso, después de prever la rebelión de Satanás, dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen...”; o sea, le va a mostrar a Satanás que el corazón de Dios no es como el de Satanás; y después de Dios prever que Satanás, sin serlo, quiso hacerse como Dios, Dios decidió hacer una criatura a Su propia imagen y semejanza. O sea que hay un diálogo, una conversación, incluso en los hechos entre Dios y Satanás. Y Satanás tiene eso en su corazón; y cuando Dios le preguntó, ¿de dónde vienes?, no es porque Dios no supiera  de dónde venía, sino para que Satanás fuera expuesto ante sí, ante su propia conciencia; que fuera expuesto lo que estaba en su corazón. Porque uno anda por donde está su tesoro, y ahí está su corazón. Según lo que tú tienes en tu corazón, de eso es de lo que te preocupas; cuando alguna cosa está en tu corazón, tú te dedicas a esa cosa; y el Señor le dijo a Satanás: -¿de dónde vienes?-; no es porque Dios no lo supiera;, era para que Satanás quedara expuesto. “De rodear la tierra y andar por ella”. Con tantos millones de galaxias que existen, y Satanás andaba por la tierra; ¿qué les parece?, por la tierra. Como le dijo el Señor a Adam: -¿donde estás tu?-; no era porque Dios no supiera donde estaba Adam, sino para que Adam supiera donde se había metido; ¿dónde te metiste Adam?, ¿dónde estás? Era para ayudar a Adam a entender. Y aquí es para exponer  a Satanás. Y entonces, para exponerlo más, le dijo: -“¿ no has visto a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra?”; y le llamó "varón perfecto", y habló cosas maravillosas Dios de Job; lo que menos se imaginaba Job; y cuando aquello le estaba pasando a Job, éste ni siquiera sabía lo que Dios había dicho de él. Él pensaba que Dios estaba en contra suya; pero no era Dios. En el drama del hombre tienen que ver Dios y Satanás; ¿se dan cuenta?

Porque Dios no va a pelear con Satanás directamente, porque Dios es el Creador. Él va a permitir una criatura que juzgue a Satanás, una criatura que esté, incluso, en condiciones de inferioridad; porque Satanás nació en la gloria, nació en la presencia de Dios, nació con los más altísimos privilegios, con acceso a Dios y con autoridad delegada de parte de Dios ante Sus ángeles; él era un querubín protector; pero el hombre nació siendo inocente, y fue Eva engañada por Satanás, y desde Adam y Eva todos los hombres nacimos en el pecado, nacimos en la oscuridad, y ya no andamos por vista. Satanás podía ver la gloria, y los ángeles podían ver la gloria, pero Adam no; Adam tenía que escoger; y luego nosotros, peor aún que Adam todavía; nosotros tenemos que andar por la fe, no por vista. Entonces Satanás tiene gran rabia porque él sabe que la victoria del hombre es la condenación de él. Cuando tú vences el pecado que está en ti, tú estás diciéndole ¡no! a Satanás, porque el pecado entró en la carne por causa de Satanás; antes el pecado estaba en Satanás, no en el hombre; pero cuando el hombre decidió vivir una vida independiente de Dios, vivir por sí mismo, y en sí mismo, y para sí mismo, entonces el poder del pecado sometió la naturaleza humana al poder del pecado que viene de Satanás; y por eso, cuando nosotros, tras Adán, nacimos en la oscuridad, nacimos en el pecado, con una condición caída, y tenemos la carne en contra, tenemos el mundo en contra, tenemos a Satanás en contra, y sólo tenemos la gracia de Dios a favor; pero por la fe, no todavía por vista,  creemos y vivimos por el Espíritu, y por la gracia de Dios decimos ¡no! a nuestro propio pecado, en eso Satanás es juzgado.

Por eso, tan pronto salieron los discípulos a dar su testimonio, el Señor vio a Satanás cayendo del cielo como un rayo, siendo destruido; el Señor lo venció como hombre; como hombre, no como Dios; el Señor no quiso tratar con Satanás como Dios, sino como hombre, y fue sometido a la prueba, y la prueba la pasó el Señor Jesús; y El habló de Sus pruebas: -vosotros, que me habéis  acompañado en mis pruebas, he aquí, yo os asigno un reino-, dijo el Señor Jesús. O sea que El estaba siendo probado. Dios el Padre conoce al Hijo; pero nadie más conocía al Hijo; Satanás no conocía bien al Hijo; los ángeles no conocían bien al Hijo; los hombres menos; sólo el Padre conoce al Hijo. El Padre no necesitaba probar al Hijo para conocerlo, pero todas las demás creaturas necesitábamos conocer al Hijo a través de las pruebas del Hijo; y el Hijo fue probado; Él fue probado en todas las cosas, mas fue hallado sin pecado; y la victoria del Hijo sobre Satanás ya fue segura. Ahora el Hijo nos da Su Espíritu, para que también nosotros seamos también probados, y participemos también en Cristo de Su victoria sobre Satanás.

En el propósito central de Dios está la formación de Cristo en la Iglesia, y barrer, por el misterio de Cristo, cabeza y cuerpo, a Satanás del universo. Pero Él lo quiere hacer no como Creador, sino a través de los débiles redimidos; escogió lo que no es para deshacer lo que es. Dios hubiera podido vencer a Satanás de un soplo y decir (fu) (un soplo), y acabar con Satanás para que no exista más, que no quede ni rastro; pero Dios no es así, Dios no es un dictador, Dios no es un déspota de ese estilo; Dios vence a Satanás en sus mismos términos; el diablo es una creatura, y creaturas son las que van a amar a Dios en las peores condiciones. Satanás, en las mejores condiciones, traicionó a Dios; pero, los que aman a Dios en las peores condiciones, avergonzarán a Satanás. Entonces la Iglesia está llamada a que Cristo se forme en ella y avergüence a Satanás.

Para eso el hombre fue llamado; pero Dios sabía que no todos los hombres llegarían a ese propósito. Como un varón produce muchos espermas, pero solamente uno llega a ser un ser humano, así también hay muchos seres humanos, pero solamente algunos llegan a ser la Iglesia, y llegarán al objetivo final. Entonces por eso Satanás está siempre acusando; eso es lo que está en su corazón; él entiende un poco de lo que está pasando, y por eso siempre que Dios quiere hacer algo, esta Satanás ahí para acusar y avergonzar, para decir: -mire, esto no es nada, esto es pura paja-, ¿por qué?, porque él está cuidando su propio pellejo.

Esa es la manera que él tiene de cuidar su pellejo;  si todos resultan iguales a él, él no sería juzgado por ninguna creatura. Porque Dios, como Creador, no se va a poner a pelear con una creatura; Él va a dejar que otra creatura que ame a Dios, juzgue a Satanás. Por eso está escrito que los de la Iglesia aun juzgaremos a los ángeles y al mundo. Pero para juzgar al mundo y a los ángeles, primero tenemos que juzgarnos a nosotros mismos. Y en la medida en que vencemos lo que en nuestra carne hay de Satanás, en esa misma medida Satanás es expuesto. Los principados fueron expuestos por Cristo en la cruz, y lo que Cristo ya consiguió, tiene que manifestarse en breve en la Iglesia. Está escrito que Satanás también será aplastado en breve  bajo nuestros pies. Satanás ya está bajo los pies del Señor, y si nosotros estamos en el Señor, también Satanás es puesto bajo nuestros pies. Pero si estamos en la carne, lo tenemos operando en la carne; como está escrito que él es el príncipe de la potestad del aire  que opera en los hijos de desobediencia.

O sea que nuestro trabajo es cerrarle los aeropuertos a Satanás, que no tenga pista donde aterrizar entre nosotros; como dijo el Señor Jesús: “él nada tiene en Mi”; pero ahora es la hora para que la Iglesia pueda decir en el nombre de Cristo: -y tampoco tiene nada en nosotros.- Pero él sabe lo que tiene, y por eso sale con su lista, y sabe que Dios tiene un acta de decretos contra nosotros, porque Dios dijo que quien desobedeciere Su palabra, moriría; y podemos desobedecer. Aquel acta de decretos contraria, estaba ahí, pero por medio de la muerte de Cristo y de la sangre de Cristo y de la cruz de Cristo, el acta de decretos fue rasgada y los vencedores vencieron al acusador por la sangre del Cordero y la palabra de su testimonio, estimando en nada su propia vida, para solo vivir por el Cordero.

Entonces Zacarías aquí dice: “ y dijo Yahvé a Satanás: Yahvé te reprenda”; este Yahvé que habla aquí, el Ángel de Yahvé, es el Hijo; y este Yahvé que lo reprenda es el Padre; aquí aparece el Padre y el Hijo; si usted ve con cuidado el capítulo 2, ahí aparece Yahvé que envía y Yahvé enviado; el Yahvé que envía es el Padre, y el Yahvé enviado, o el Ángel de Yahvé, es el Hijo; no es un ángel  creado. La palabra "ángel" no tiene que ver solamente con naturaleza, sino con oficio; y como el Hijo es el mensajero del Padre, entonces es el Ángel de Yahvé. Pues el Ángel de Yahvé es el que apareció en la zarza a Moisés y dijo: “Yo soy el Dios de tu padre Abraham...”; o sea, el Ángel de Yahvé dijo: “Yo soy el que soy”; por lo tanto no es un ángel creado; el Ángel de Yahvé es la Teofanía, o la manifestación,  o expresión de Dios mismo. O sea, es el Verbo de Dios y la imagen del Dios invisible;  es el Hijo; y aquí es el Hijo el que reprende a Satanás en el nombre del Padre. “Dijo Yahvé a Satanás...”; Quien dice es el Hijo; “Yahvé (o sea, el Padre) te reprenda, oh Satanás; Yahvé que ha escogido a Jerusalén te reprenda.” Lo reprenda por sus acusaciones, porque sus acusaciones revelan lo que hay en su corazón; "Yahvé te reprenda, oh Satanás; Yahvé, que ha escogido a Jerusalén, te reprenda. ¿No es este un tizón arrebatado del incendio?" Y aquí es donde viene esto que estamos hablando del estadio del tizón.

Este, que estaba siendo acusado, tenía sus vestiduras viles; de lo que vamos a leer ahí; era el sacerdocio, el propio sacerdocio de Dios que estaba envilecido. Sin embargo, Dios lo consideraba un tizón arrebatado del incendio. Satanás produjo un incendio para quemarle todo a Dios; Satanás, siempre que ve que Dios está queriendo algo propio de El, quiere robárselo, quiere usurpar, él es un usurpador. El Señor no usurpó el ser igual a Dios, sino que se humilló; y en cambio el diablo es el usurpador, es el ladrón, es el homicida desde el principio, es el usurpador; entonces por eso le quemó a Dios muchas cosas. Dios hizo el paraíso, pero, ¿y ahora?......; Dios hizo al pueblo de Israel, pero el pueblo estaba esparcido. Dios edifica a la Iglesia, pero la Iglesia también peca. Mas debajo de la ceniza hay un tizoncito, y con ese tizoncito al que Dios puede soplar, volverá a revivir el fuego para el altar. Antes de la etapa del altar, es la del tizón.

Este es un tizón que fue arrebatado del incendio; ¿para que?, para el altar. Entonces ¿qué es lo primero que hace Josué?, es restaurar el altar en su sitio; pero el altar necesita fuego que tenga origen en Dios, y ese es el tizón; entonces Josué, que aunque en lo exterior era vil, por la gracia de Dios, en su interior, era un tizón; y le dice Dios aquí; v.3 “ Y Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba delante de el ángel. Y habló el ángel y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que  he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala.” Y eso lo ha hecho quien?  El ángel de Yahvé que es Yahvé el Hijo. El Hijo es el que ahora justifica a la Iglesia, que es el sacerdocio actual; porque aquel sacerdocio era una figura del verdadero; el verdadero sacerdocio ahora es del orden de Melquisedec, que es el que Jesucristo dio a la Iglesia. Antes, el sacerdocio venía por Aarón; pero Jesucristo vino según el orden de Melquisedec, y nos hizo reino y sacerdotes. Ahora el sacerdocio son los creyentes, son los hijos de Dios; pero en el viejo hombre ellos son viles; mas en el nuevo hombre ellos tiene el fuego de Dios; en el espíritu tenemos ese tizón para ser avivados, aunque en el viejo hombre heredamos la carne. Ahora dice el Ángel de Yahveh: “te es quitado tu pecado" (estas vestiduras viles), y da la orden de vestirlo de gala. En Cristo somos despojados del viejo hombre y revestíos del nuevo hombre, “te he hecho vestir de ropas de gala”; esa es la vida en la resurrección, por gracia; “después dijo: pongan mitra limpia sobre su cabeza.” Porque antes, la cabeza estaba llena de malos pensamientos; pero en la mitra dice: “Santidad a Yahvé”, y esa es puesta por Dios, porque el nuevo hombre es un don de Dios; “te he hecho vestir de ropas de gala; pongan mitra limpia sobre su cabeza; y le vistieron las ropas. Y el ángel de Yahvé estaba en pie."

Y el Ángel de Yahvé amonestó a Josué, diciendo: "Así dice Yahvé Sabaot ( o sea Mi Padre): si anduvieres por mis caminos, y si guardares mi ordenanza, también tu gobernarás mi casa”; para poder tener autoridad en la casa de Dios, hay que andar primero en Sus caminos; o si no, ¿quién nos va a poner cuidado? , ¿verdad? "también tú gobernaras mi casa, también guardarás mis atrios”; porque los atrios deben ser guardados; "y entre estos que aquí están te daré lugar.” O sea que no solamente era representativo Josué, sino otros varones simbólicos que estaban con él eran también representativos.

Escucha, pues, ahora, Josué sumo sacerdote, y tus amigos que se sientan delante de ti...”; ahí está la colectividad del remanente, "...porque son varones simbólicos; he aquí yo traigo a mi siervo el Renuevo”, o sea, a Cristo. Esta es una profecía mesiánica. Los otros varones también son simbólicos, pero la realidad que viene, lo que viene después de la sombra es la realidad, es el cuerpo de la realidad que produjo la sombra, y esa realidad es el Renuevo, es Cristo.

Porque he aquí aquella piedra que puse delante de Josué...”, una piedra para ser esculpida que representa a la Iglesia, “sobre esta única piedra hay siete ojos”, los siete ojos de Yahvé que recorren toda la tierra, el Espíritu del Señor que lleva adelante la obra delante del Señor en la tierra de edificar Iglesia para Dios y avergonzar a Satanás.
He aquí yo grabaré su escultura”; Dios es un escultor, y claro que eso implica la necesidad del martillo y los punzones; por eso a veces nos duele; pero Dios está grabando una escultura que es la propia imagen de Cristo que es el Renuevo; “ dice Yahvé Sabaot,...“ ; hubiera podido decir: Yahvé el pastor, Yahvé el Salvador; pero aquí estamos en una guerra, y dice Yahvé Sabaot, de los ejércitos; “ y quitaré el pecado de la tierra en un  día.” Y ese día que proviene de la expiación perfecta es el Milenio; y ¿qué sucederá en el Milenio?  “En aquel día, dice Yahvé Sabaot, cada uno de vosotros convidará a su compañero debajo de su vid y debajo de su higuera.” Esa es la escultura de Dios para el Milenio; Dios trabaja con personas, con un remanente, a favor de la Iglesia; y trabaja con la Iglesia para el Reino.

Entonces nos vamos dando cuenta de que primero están los hermanos dispersos, pero en el corazón de muchos dispersos está la restauración del reino de Dios, y están esperando el tiempo de  la restauración, y ansían por esa restauración, como lo hace Daniel. Pero hay otros que ya están en Jerusalén, que ya volvieron, como lo decían los primeros capítulos del libro de Esdras; ya volvieron Zorobabel y Josué con un remanente a restaurar la casa de Dios; pero en el comienzo entonces aparece aparece este tizoncito; se recuerda de un incendio que hubo, pero se recuerda también que Dios está defendiendo Sus intereses, reservándose un tizón debajo de la ceniza. Algunas localidades, que pueden ser de este mismo distrito capital, puede ser que tengan algunos Danieles, quizá algunos dispersos que están ansiando por la restauración de la casa  de Dios; pero todavía no ha sido restaurada; están esperando su tiempo; hay algunas localidades que apenas están esperando su tiempo, en que todavía no podemos ver la casa de Dios restaurada, y ni siquiera todavía sabemos si hay algunos allí en la posición correcta; porque Josué ya estaba en Jerusalén en la posición correcta, sin embargo Daniel estaba en Babilonia. Entonces hay localidades que están en el estadio de diáspora todavía, pero de seguro habrá hijos de paz, como Daniel,  esperando, ansiando la restauración de la Iglesia y esperando su hora; otras localidades están como el tizón; son unos poquitos hermanos que ni siquiera todavía han restaurado el altar; porque la restauración del altar la produce después Josué; pero si él no hubiera sido vestido de vestiduras de gala, ¿cómo iba a restaurar el altar? Así que vemos un estadio diferente. Hay lugares en donde sí hay una minoría de hermanos que tiene en su corazón el fuego de Dios, pero que todavía tienen mucha ceniza encima y es necesario soplar la ceniza para reavivar el fuego, porque el altar tiene que ver con la consagración, con tener la presencia de Dios. Tener el Espíritu de Dios en el corazón, no es lo mismo que ser consagrado; el Espíritu Santo puede producir una mayor consagración. Por eso, si vamos al libro de Esdras, en las primeras partes vemos que habla del regreso, en el verso 5 del capítulo 1; dice: "entonces se levantaron los jefes de las casas paternas de Judá y de benjamín..."; note, ese es el remanente; las otras diez tribus no se habían sometido al gobierno de Dios, y por eso Dios permitió una división temporal, para con el remanente trabajar mientras que los otros seguían en sus propios golpes de estado y en sus propios asuntos personales; pero con el remanente, que era Judá y Benjamín, Dios trabajaba; y con los sacerdotes y Levitas, todos aquellos cuyo espíritu despertó Dios para subir y edificar la casa de Yahvé, la cual está en Jerusalén.

Note que las mismas palabras utiliza Hageo; habla de que el Espíritu  de Dios despertó el espíritu de Zorobabel de Josué y del remanente del pueblo; esa palabra, "resto" del pueblo, se refiere al remanente; se puede traducir más exactamente "remanente", un resto que queda, que Dios se reserva, un remanente; y aquí usa la misma expresión; aunque la expresión de Esdras es en Esdras con Nehemías; sin embargo, Hageo usa la misma de Esdras, y Esdras usa la misma frase que Hageo: “despertar el espíritu”. Solamente si el espíritu es despertado,  entramos en la realidad de las cosas espirituales; o si no, apenas seguimos en la naturalidad. El espíritu debe ser despertado, el pueblo del tizón tiene que volver a producir el fuego. El fuego del tizón es lo mismo que el espíritu despertado, ¿amén?.

Entonces para avanzar, voy a saltarme varias de las cosas que hay aquí. Luego habla de los que vinieron con Zorobabel, y entonces llegamos al capítulo 3: “Cuando llegó el mes séptimo, y estando los hijos de Israel ya establecidos en las ciudades, se junto como un solo hombre en Jerusalén”. Note como ya ellos estaban establecidos en las ciudades; ellos eran las ciudades de Dios, como se dice de las guerras de David y los descendientes de David, que debían luchar por las ciudades de Dios; estas ciudades de Dios son hoy las iglesias de las localidades; la iglesia de cada localidad es la ciudad de Dios, y las iglesias de las localidades son las ciudades de Dios. Cuando ellos ya habían salido de Babilonia, y habían vuelto a su posición normal en sus ciudades, entonces representan la ciudad de Dios. Es necesario volver a tomar la posición del cuerpo de Cristo, representado en la iglesia de la localidad, con Cristo como verdadera cabeza, con el verdadero gobierno del Espíritu, y con el corazón que incluye a todos los hijos de Dios dentro de su localidad; entonces ahí sí se puede edificar. Entonces dice que se juntó el pueblo como un solo hombre en Jerusalén. Mientras no se restaure el principio de jurisdicción, de un solo cuerpo, de una sola iglesia en la localidad, el pueblo no se puede juntar como un solo hombre; es cuando están establecidos como uno en sus localidades, que se pueden juntar como uno, dar testimonio de la unidad del cuerpo de Cristo, que es lo que se hace verdaderamente con la cena del Señor y la vida de Iglesia; ¿amén?

Entonces se levantaron Josué, (o Jesúa,  que es otra traducción, ¿verdad?), hijo de Josadac y sus hermanos los sacerdotes y Zorobabel hijo de Salatiel y sus hermanos, y edificaron el altar de Dios"; note, antes de poner los fundamentos, de edificar las paredes, y poner el techo, lo primero que hay que edificar es el altar.

Entonces ese es ahora un estadio diferente, el estadio del altar; hay que tener el espíritu despertado y tener visión y regresar a la posición normal, pero hay que consagrarse a Dios para esa causa. Jacob, al principio, tenía visión, pero no consagración a la causa. Hay hermanos que entienden, pero no se dedican; no entienden la importancia que tiene para el Señor el tener Su iglesia en esa localidad; entonces  hay localidades que todavía  no han edificado el altar, no se reúnen como la iglesia en su localidad para consagrarse a Dios para la causa de Dios, para que Dios haga Su voluntad en su localidad. Yo no digo que no visitemosotras localidades; nosotros somos hermanos y debemos visitar otras localidades; pero debemos entenderle a Dios. Dios quiere poder mirar a cualquier localidad y encontrar allí a los que le representan a El, los que están dispuestos a que se haga la voluntad de El según Su palabra y gloria en esa localidad. A veces hay localidades donde los hermanos no pueden reunirse juntos entre sí, y prefieren visitar otras localidades, donde no hay que pagar tan alto precio; pero el precio es el altar, el altar es una renuncia para muerte; aquí viene otra clase de ceniza; hay la ceniza que produce el diablo, y hay la ceniza que produce el altar; son dos cenizas diferentes. Hay una tristeza que es para muerte, y una tristeza que es para vida, para arrepentimiento. Entonces hay una ceniza que produce el incendio de Satanás, y hay otra ceniza que produce el altar de Dios. La ceniza que produce el altar de Dios es para consagrar el altar en su sitio, porque el altar quiere decir consagración a Dios; pero el altar no se podía hacer en cualquier parte.

Usted puede ver la queja de Dios a lo largo de todo el libro de los Reyes, porque ellos levantaban altares en los lugares altos, y no los quitaban de los lugares altos; pero Dios, desde el principio, había dicho que había un solo santuario único. El altar en su sitio es consagrarse al Señor en la posición correcta; el altar es en la casa de Dios; el altar es consagrarse a Dios para que Dios tenga Su casa,y se cumpla Su propósito, y que trate con Satanás en la propia localidad.

Entonces, ¿cómo está nuestra localidad?, ¿será que estamos haciéndole pista al reino del Señor en nuestra localidad?, ¿será que estamos pagando el precio en nuestra propia localidad para que Dios pueda decir: “ESTA ES MI CASA, ESTOS SON LOS QUE ME RECONOCEN Y POR LO TANTO YO LOS RECONOZCO”; porque cuando el Señor diga: “no os conozco”, no es porque tenga algún problema de omnisciencia; ¡no!, el problema es: “no os reconozco”; o sea, ustedes no estuvieron haciendo mi voluntad, no fueron familiares conmigo, yo no estuve con ustedes; entonces no los reconozco. Pero, ¿a quiénes puede reconocer el Señor?, ¿quiénes están interesados en el interés de Dios en cada localidad?. Hace unos días atrás, nuestro hermano Iván Darío, orándole le preguntaba al Señor: -“Señor, ¿qué quieres Tú que yo haga?, ¿cuál es tu voluntad para mí?, ¿qué es tu voluntad para tu Iglesia?, ¿qué es lo que Tú quieres?- y el Señor le respondió y le dijo una frase;  le dijo: -lo que Yo quiero es la edificación de mi Iglesia- Esa frase le respondió directamente el Señor Jesús, ante una insistente oración de nuestro hermano Iván Darío: “Lo que Yo quiero es la edificación de mi Iglesia”. Pasaron unos meses, y él siguió orando: -Señor, ¿y cómo Tú quieres que se edifique Tu Iglesia, Señor?, Señor, ¿qué hay que hacer?, ¿qué es lo que tengo que hacer? Y el Señor le dio una segunda frase y le dijo: “Hay que colocar un buen fundamento en cada lugar”; dos frases: -Lo que yo quiero es la edificación de mi Iglesia; y: -Hay que colocar un buen fundamento en cada lugar.

Entonces hay localidades donde ya se está en el estadio de la edificación, otras que están en el estadio de poner fundamentos, que es el que viene ahora a continuación después del de el altar; y otras que están en el estadio del altar, y otras apenas en el del tizón, y otros apenas en la diáspora. ¿Se dan cuenta de que son estadios diferentes? Y todavía no hemos llegado al estadio de Nehemías, que es el de las ciudades, después de la casa.

Dios quiere extender Su reino a través de la Iglesia; el candelero no es para alumbrar sobre sí mismo, sino para alumbrar a todos los que están en casa; el candelero, la Iglesia, es para alumbrar al mundo, ¡al mundo! Es para aplicar la verdad de Dios en el mundo a todas las cosas del hombre; ese es el Reino, esa es la Ciudad; pero antes de la ciudad está la casa, y antes de la casa está el fundamento, y antes del fundamento está el altar, y antes del altar está el tizón, y antes del tizón está el anhelo por la restauración de la casa de Dios y por la hora de Dios de restaurar.

Entonces, si analizamos Bogotá, porque estamos en Bogota, y es una reunión de la obra metropolitana a nivel distrital, vemos que hay localidades en que ni siquiera sabemos si habrá un Daniel orando hacia Jerusalén. Entonces, si en esa misma localidad no oran por la causa de Dios, debemos haber algunos orando; ojala haya hermanos que oren, que tengan interés en el interés de Dios; el Señor va a establecer Su gobierno. Es como si el presidente Uribe, después de que ganó las elecciones por los que votaron por él, al igual que nosotros "votamos" por Cristo y somos los santos creyentes en general, los que votaron por Uribe son tantos millones, pero quienes le ayudaron en su campaña,  que no son sólamente votantes, los que le ayudaron, que fueron los que produjeron muchos votantes, los que le ayudaron, son los que van a ser los ministros del gabinete, los superintendentes de las distintas entidades. Entonces va a ver un Reino, va a ver un Milenio, va a haber "ministros", "superintendentes" en el Milenio, personas que no sólo son ciudadanos, sino que serán alcaldes, y gobernadores, y reyes sobre diez ciudades, sobre cinco, sobre dos. Esos son los que trabajan con el Ungido, que es el Señor Jesús.

Entonces el estadio del reino requiere el estadio de la facultación; se sentarán a reinar los que fueren facultados para juzgar; y esa facultación es en la era de la Iglesia. Pero en la era de la Iglesia hay vario estadios; antes del estadio del Reino están los estadios de la vida de la Iglesia; y el de la edificación es más avanzado que el de sólo el fundamento, y el de sólo el fundamento es más avanzado que el de sólo el altar, y el del altar es más avanzado que el del tizón; pero hay el del tizón en Jerusalén, (pues Daniel era como un  tizón en Babilonia, pero no todavía  en Jerusalén). Entonces, hay localidades donde no hay un testimonio de la iglesia en la localidad, no hay ese testimonio. El Señor quiere tener a los que van a ser su "gabinete municipal", y ¿en dónde están?, ¿dónde están los hijos? ¡están en la diáspora!, no han regresado a la posición normal, no le han comprendido al Señor; y el Señor, ¿con quiénes va a contar en el Milenio? Porque, amados, el Milenio va a ser todavía en esta tierra, no en la nueva; es en esta tierra, en esta misma Colombia, que va a reinar Cristo en el Milenio con los Suyos. Entonces ¿con quiénes va a reinar Cristo en tu localidad?; ¿se da cuenta?; ¿quiénes van a ser el "gabinete" de Cristo?, el gabinete de cada alcalde, pues hay "alcaldes" locales; ¿se dan cuenta?; hay gobernadores de pentápolis, y de decápolis; de cinco ciudades, y de diez ciudades; pero el Señor está buscando ahora Sus colaboradores, y los que le trabajan en la "campaña", van luego a ser sus "ministros" y sus "superintendentes", o sus "alcaldes", sus "gobernadores"; ¿entendemos, hermanos? Entonces ¿en qué estadio está nuestra localidad? ¿Será que apenas es un tizoncito que todavía está debajo de las cenizas y hay que avivarlo?, ¿será que en algunas localidades nadie tiene el espíritu despierto?, o ¿será que solamente uno o dos, pero que todavía no han empezado a reunirse como la iglesia en su localidad?, ¿todavía no se han consagrado para andar juntos?; porque la consagración individual al Señor no es lo mismo que el altar en su sitio; el altar es una cosa, y el altar en su sitio es otra cosa; el sitio del altar es en la casa de Dios. Tú, en tu propia localidad, debes consagrarte, pagar el precio de ser hecho ceniza, de esta otra clase de ceniza que es la que produce el altar, para que Dios pueda poner fundamentos, para edificar Su iglesia en esa localidad, de la cual el Señor pueda decir: “Aquí se hace lo que Yo quiero, aquí se tiene en cuenta mi palabra, aquí lo que Yo digo es valorado, aquí me oyen y me escuchan, y con ésto Yo puedo contar"; porque el Señor puede contar con hermanos en las denominaciones, pero para otras cosas, no para esta cosa, la del testimonio de la unidad del cuerpo de Cristo expresado en cada localidad; El necesita contar con algunos para esa parte de Su testimonio que es tan importante, porque otros pueden estar evangelizando, pueden estar enseñando a las familias, pueden estar enseñando a ser buenos trabajadores, pueden estar echando demonios, pueden estar haciendo otros trabajos; lo cual corresponde a lo que se significa en el libro de Daniel, o a lo que se significa en el libro de Ester, ¿amen?; mas todo eso es fuera incluso del atrio. Pero hay un más avanzado testimonio en la palabra de Dios; la palabra de Dios nos habla del propósito eterno de Dios, nos habla del lugar del cuerpo único de Cristo en ese propósito, nos habla del cuerpo de Cristo como instrumento en Su reino, y nos habla del reino universal, y de la Iglesia universal expresada en cada localidad como un candelero.

 Entonces, yo puedo estar teniendo visión, y sin embargo todavía no edificarle el altar con otros como un  solo hombre en la ciudad; debe ser establecido en la ciudad, y reunirse como un  solo hombre y edificarle altar en su sitio. Entonces, a veces pensamos que eso no es importante, porque tenemos la mira solamente en el interés espiritual personal; “ah, yo me siento mejor yendo a tal parte, porque por allá los hermanos cantan muy bonito, allá se comparte la palabra, allá somos más, el árbol que está plantado produce una linda sombra; que bueno es sentarse a la sombra de un árbol plantado; pero Dios tiene otro interés; no solamente el tuyo personal; ese es un altar en un lugar alto; hay que trasladar el altar del lugar alto a su sitio en la casa de Dios; o sea, a la iglesia de mi propia localidad, porque Dios quiere tener a los de esa localidad consagrados juntos, pagando un  precio juntos para que Dios pueda poner fundamentos y tener Su casa, no así de una manera indefinida, soñada como Daniel, que soñaba con Jerusalén, pero su vida era en Babilonia; no, se trata más bien de la casa de Dios en el municipio de Usaquén, en el municipio de Suba , en el municipio de Engativá, en la localidad de Rafael Uribe Uribe, en la de Barrios Unidos, en cada lugar. Entonces, cuando miramos cada localidad, nos damos cuenta de que están en diferentes estadios, se dan cuenta? Gracias a Dios que por lo menos hay alguien orando en Babilonia, soñando que algún día regresemos a Jerusalén,  y Dios pueda tener Su casa en Jerusalén; pero hay algunos que ya están en Jerusalén, ya entienden que la Iglesia es una, y en la ciudad, y en su propia localidad es una, pero todavía prefieren reunirse en otra localidad, sin edificar la propia; no es que esté mal visitar otra localidad, pero ¿tú entiendes lo que Dios necesita en tu localidad?, ¿tú comprendes que Dios necesita personas para decir: “ESTA ES MI CASA”, a la cual, si alguien nace de nuevo, lo llevamos para allá, porque la casa de Dios es la puerta del cielo, porque Cristo es la puerta; pero Cristo está en la casa, y nosotros somos los embajadores. ¿No dice Pablo acaso que somos embajadores  de Cristo?, entonces si alguien quiere irse para Francia, tiene que ir a la embajada y conseguir visa en el consulado; y si alguien se quiere ir para Inglaterra, pues tiene que ir la embajada de Inglaterra; pero si alguien quiere irse a la gloria, necesita ir a Cristo quien mora en Su casa, la cual es la embajada del reino de los cielos; la embajada del reino de los cielos es la iglesia en su propia localidad; esa es la embajada; ahí están los embajadores; ahí son llevadas las personas a Cristo y allí las personas son instruidas para ir al país.

Entonces, hermanos, hay que pasar del estadio de gemir y orar y esperar por Jerusalén, e ir a Jerusalén y establecerse en la ciudad, en Israel, y estar en esa ciudad como un solo hombre y reedificar el altar y consagrarse juntos como  cuando  Bernabé, Lucio, Manaén, Níger, Saulo, ministraban juntos al Señor y entonces dijo el Espíritu Santo: -Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Entonces ahí empieza la extensión del reino de Dios, de las iglesias en la región; pero hay que trabajar, hay que orar, hay que interceder, hay que luchar para que el Señor pueda tener altar,  casa y candelero en nuestra propia localidad, y para eso hay que pagar un precio en cada localidad.

No debemos tener sólo  los intereses personales de nuestro bienestar espiritual; debemos también participar de los intereses del propio Señor; porque a veces, los intereses nuestros no coinciden con los del Señor, como Simón Pedro, que dijo: “Señor, ¿no te da cuidado? ¿cómo vas a ir a Jerusalén, si allá te va a pasar esto, allá te va a costar mucho?” Y Jesús ¿qué le dijo?: -“ apártate de mi, Satanás, porque no tienes la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres”. A veces nosotros sólo tenemos cuidado en las cosas de los hombres; puede ser de beneficio espiritual personal, y no vamos a prohibirlo; ¿quiénes somos nosotros para eso? Antes, al contrario, nos alegra que los hermanos de una localidad visiten otras, y cuando son poquitos en una y poquitos en otra, pues apóyense mutuamente, y estos ayuden aquí, y estos ayuden allá, y todos ayudamos en todo lado; pero Dios me ha colocado en una localidad a mí; claro que también nos puede trasladar a otra, pero mientras estemos en una, debemos edificarle altar en su sitio; hay personas que son muy buenas para orar a solas hablando en lenguas, para echar demonios, y todo ¡a solas!; pero ese altar no está en su sitio; el sitio del altar es en la casa, es en el atrio de la casa; la consagración debe ser para vivir en el cuerpo, y no una vida cristiana individual; el altar en su sitio significa que Dios quiere que yo me consagre con mis otros hermanos para que El pueda tener casa según Su voluntad, y Su propósito, y Su modelo, y Sus planos, en mi propia localidad. Gracias a Dios por los de otros lugares, pero el Señor  está organizando este distrito para el Milenio; ¿es que no entendemos eso? Ya el Milenio está a la puerta, y hay que organizarle el distrito al Señor para el Milenio; ¿me entienden eso, hermanos? Entonces eso es la iglesia en cada localidad, esos van a ser los gabinetes municipales en el Milenio, locales, o departamentales, las asambleas; ¿me entienden , hermanos?

Entonces se necesita pasar del estadio en que cada uno esté, no quedarse contento con su estadio, sino saber que ese estadio se continúa con otro; el estadio de gemir hacia Jerusalén desde Babilonia es uno, pero el de venir de Babilonia otra vez a Jerusalén es otro, y ser un tizoncito en Jerusalén que pueda reavivar y encender altar en su sitio es otro estadio, y luego tienen que ponerse fundamentos. Si usted sigue, mire como aparece en el capítulo 3; el primer subtítulo que puso la sociedad bíblica es: Restauración del altar y del culto; y el segundo subtítulo: colocación de los cimientos del templo; o sea, los fundamentos de la casa de Dios se colocan cuando ya hay personas consagradas para eso; y luego vienen las adversidades, la lucha, y por eso es que después de esa lucha dice el capítulo 5o: la reedificación del templo con la ayuda de los profetas; ahí viene Hageo, ahí viene Zacarías; ¿cómo es que ustedes dicen que todavía no es tiempo de restaurar la casa? dice Dios por Hageo; ¿acaso el tiempo que tienen es solo para ustedes solos? Ahora miren lo que les va a pasar: van a trabajar por cincuenta, y cuando piensan obtener los cincuenta, sólo les dan treinta; y cuando van por treinta, sólo encuentran veinte, y yo les voy a decir por qué; porque Yo voy a soplar, dice Dios; Yo voy a disipar el trabajo de ustedes, porque cada uno está ocupado sólo en su propia casa, y la mía está desierta; suban al monte, traigan madera, edifiquen mi casa, Yo voy a poner ahí mi voluntad, mi gloria; y dice la Biblia, ahí en el mismo Hageo: “desde el día en que se pusieron los cimientos de la casa , desde este día os bendeciré"  Dios bendice desde el día en que se colocan los fundamentos; pero para eso tiene que haber un tizón que encienda el fuego del altar en su sitio, y entonces se colocan los fundamentos, y a pesar de toda la resistencia del maligno, se levanta la casa.

Entonces, ya en el capítulo 4 de Zacarías, después del tizón, que incluye el altar, porque el tizón es para el altar, el tizón es para el fuego de Dios en el altar, después viene la plomada y el templo. Zorobabel tiene la plomada; la plomada es para que no le salga torcido el templo, para que no se edifique fuera del modelo, fuera de la arquitectura y de la ingeniería de Dios; se necesita una plomada, porque las paredes se pueden inclinar mucho para acá o mucho para allá y pueden salir torcidas; se necesita una plomada. Josué es un tizón, Zorobabel tiene la plomada; entonces la etapa de la plomada es otra etapa; la etapa de la plomada es la etapa de la edificación sobre el fundamento, la edificación de las paredes, del techo; o sea, de la casa toda, la edificación de la Iglesia. Hay localidades en donde ya está la Iglesia, hay localidades donde apenas se está poniendo el fundamento, hay localidades donde apenas algunos poquitos se están reuniendo por lo menos a orar. ¿Como está tu localidad?, ¿en qué estadio está tu propia localidad? Está bien que hagas turismo, que recorras todo Israel, pero no descuides tu propia localidad. En tu propia localidad, donde estás viviendo ahora, Dios necesita un altar colectivo, en su sitio, el cuerpo, y necesita fundamentos, y necesita plomada; por eso, después de Zorobabel, después de Josué, vienen Hageo y Zacarías, y luego Esdras; ahí está el ministerio del principio, el ministerio de los maestros, Esdras enseñando la palabra  para que le hicieran como Dios quería.

Y de ahí, de la parte de la casa, se pasa a la parte de la ciudad, ¡la ciudad!  De la casa es de donde sale la voluntad perfecta de Dios acerca de todo lo divino y lo humano; no piense que la Iglesia es solamente  un club cerrado en sí mismo, "el club santo", como decía Wesley, o como dice Gene Edwards: “el círculo santo”. El candelero no es para alumbrase a sí mismo; ¡no!, el candelero es para alumbrar a todos los que están en casa. “Vosotros soy la sal de la tierra; vosotros sois  la luz del mundo”; la casa es para el reino, la casa es para la ciudad; de la casa debe salir la influencia de todo lo divino para todo lo humano, que todo lo humano esté sometido a Cristo, que cualquier cosa que el ser humano pueda hacer por voluntad de Dios, todas las dedicaciones a las que se dedican los hombres, por ejemplo, a la agricultura; Dios también habla acerca de la agricultura;  ¿lo habían considerado? Y habla acerca del gobierno, y de la administración, y del arte, etc.; todo según la palabra de Dios; porque todo lo de la Biblia debe ser abarcado en la casa de Dios para la ciudad de Dios. De Dios al tizón, del tizón al altar, del altar al fundamento, del fundamento a la casa, y de la casa  a la ciudad. La casa de Dios, la Iglesia, está para saturar de Dios y Cristo a toda localidad, para influir en todas las localidades, para el reino.

Después de Esdras viene Nehemías; y el libro de Esdras habla de la casa con Zorobabel, con Josué; pero el libro de Nehemías habla de la ciudad, habla de los muros. Hoy la localidad de Chapinero fue declarada abiertamente libre para lo homosexual, por el propio alcalde metropolitano del Distrito; le entregó a los demonios libertad, y lo consideró normal, y quiere que todo mundo acepte la homosexualidad como normal; ¿ese es el reino de Dios?, ¿esa es la palabra de Dios acerca de la homosexualidad? Y ¿será que la gente de esa localidad y del Distrito acepta esas cosas como si nada? ¡Entonces la sal se hizo insípida! ¿Acaso no hay que interceder para que eso sea derribado?, y ¿acaso no hay que alzar la voz? Es necesario. Hay hermanos que por alzar la voz ya están en la cárcel; ya les conté una vez de un pastor en Noruega que fue a enseñar, así como ahora, que la homosexualidad es un pecadoy que no es la voluntad de Dios; lo metieron a la cárcel en Noruega, un país supuestamente Luterano. Y hace poco, en Inglaterra, una nación que pagó no sé cuántos miles de dólares para conseguir el Códice Sinaítico, que lo tenían los rusos, sin embargo ahora el príncipe ya no va a ser el defensor de la fe, sino "de las creencias"; eso dijo el príncipe Carlos para cuando vaya a jurar como rey. Los reyes ingleses juraban ser defensores de la fe; ahora será humanísticamente apenas de todas las creencias. ¿Usted no cree que la sal ya se hizo insípida en Inglaterra? Y un hermano en Cristo, hace pocos días leí esa noticia por internet, tomó los versículos de la versión King James, que es la edición del rey Jaime, de 1611, la primera edición, e hizo un folleto con los versículos bíblicos que hablan en contra de la homosexualidad, del aborto y esas cosas; no le añadió ninguna palabra de él, sólo versículos bíblicos en la propia versión de la King James, la primera edición de 1611, y empezó a repartir esos folletos en Inglaterra;  ahora está en la cárcel por repartir la palabra de Dios; ni si quiera puso palabras de él, sólo las propias de Dios; y el pueblo de Dios no dice nada, se deja arrastrar, no levanta la voz, no pone un cartel, no da testimonio en ninguna parte, no ora, no intercede, no dice que está en contra de la cosa. ¿No era eso lo que Dios decía?, cuando dijo: “Busqué entre ellos alguien que hiciese vallado en la brecha para que yo no los destruyese y no hallé a ninguno”. Dios quería que por lo menos alguien dijera: -Señor, no estoy de acuerdo con las abominaciones que se hacen en Jerusalén, no estoy de acuerdo, Señor; eso se volvió aquí común, pero esto no es tuyo, yo lo aborrezco como Tú Señor-; y entonces dice Dios:- a los que lloran y gimen por las abominaciones que hay en la ciudad de Jerusalén, póngales una marca, póngales una señal, y luego tú, verdugo, pasa y destruye, con excepción de esa minoría- Y casi  mueren todos. Ezequiel pensó que era el único que iba a quedar. “Señor, ¿destruirás a todo el remanente?”; pensó Ezequiel que quedaba sólo él; gracias a Dios que hubo otros también, como en tiempos de Elías.

Pero ¿eso qué quiere decir?, que nosotros no podemos asistir impávidos a la insolencia de Satanás a través del humanismo; no podemos asistir impávidos, tenemos que levantar la voz ante Dios en oración, tenemos que pronunciarnos claramente, y la gente tiene que oir lo que decimos, y tiene que saber que están  desobedeciendo a Dios, y que se van al infierno si siguen ahí, y que la única salida es arrepentirse y someterse al Señor Jesús y obedecer la palabra de Dios. Pero si la sal se hace insípida, si tememos por nuestro pellejo, o que  nos metan en la cárcel, o que nos pase esto o aquello, ya va a ser demasiado tarde, hermanos; el Señor dijo: "Trabajad entre tanto que tenéis luz, porque la noche viene cuando  nadie puede trabajar”. Hay que trabajar mientras tengamos oportunidad, hay que imprimir, hay que reproducir, y hay que hablar, hay que dar testimonio, hay que levantar la voz en los colegios, entre los jóvenes, en las universidades a los estudiantes, en el trabajo a los trabajadores, y a la Iglesia misma; si podemos hacer libros, hacer folletos, hacer blogs en internet, como sea, hay que hablar y decir la verdad. No temáis a los que matan el cuerpo y después nada más pueden hacer, temed a aquel que puede echar el cuerpo y el alma en la gehena”; ¿amén, hermanos?

Entonces hay que levantar los muros de la ciudad, porque por causa de dejar caer los muros, entraba todo el basurero en la ciudad. Cuando salió Nehemías a recorrer, no había muros, pero sí  había basurero; era tal el basurero que no se podía llegar a la fuente de las aguas por causa de la basura. Y el salió, y organizó al pueblo por familias, y cada familia dijo: -nosotros vamos a restaurar esta parte del muro; y otros  esta otra parte, y entre todos restauraron el muro, el muro de separación entre lo santo y lo profano; porque hoy en día la gente no conoce los límites, los niños en las casas no conocen los límites, ni los padres le ponen límites  a los niños; si usan la varita que Dios recomienda, a lo mejor los condenan; pero la Palabra de Dios sigue diciendo: “lo castigarás con vara, y no morirá, y librarás su alma del seol”; la palabra de Dios sigue siendo la misma, y nosotros no somos solamente uno, ni dos, ni tres, sino millares de cristianos. Mantengamos la palabra de Dios, y entonces seremos sal de la tierra e impedimos la corrupción de la carne; pero si no, hermanos, nos van a liquidar.

Entonces, después de la casa viene la ciudad; la casa debe ser restaurada para que la ciudad sea restaurada, para que el reino sea extendido y la voluntad de Dios sea conocida en toda la tierra; porque para eso Él hizo la tierra y  dijo: “los pueblos se fatigarán en vano y las naciones trabajarán para el fuego, porque la tierra va a ser llena de la gloria del conocimiento de la gloria de Dios”; y ese trabajo le corresponde a la Iglesia en el espíritu. Entonces, hermanos, ¿en qué estadio estamos? A veces ni siquiera en el de la Iglesia; pero la Iglesia que ya está edificada debe estar pensando en el reino, debe estar pensando en enseñar la voluntad de Dios a las naciones. "De Jerusalén saldrá la palabra de Dios y enseñará a las naciones hasta muy lejos y mudarán sus espadas en arados, sus lanzas en azadones"; ¿no dice así la palabra de Dios?; desde Jerusalén saldrá la palabra del Mesías, el Señor Jesús, y eso debe gestarse en la Iglesia para que pueda aparecer en el Milenio. El Milenio solucionará las cosas, pero el Milenio se gesta en la Iglesia; es la Iglesia la que debe aprender a poner la palabra de Dios como dirección en todos los asuntos humanos; no sólo en los asuntos religiosos; los asuntos religiosos son de la casa; los asuntos humanos son de la ciudad; pero en la ciudad también tiene que reinar el Señor. “Hijo (le dijo el Padre al Señor), pídeme y te daré como herencia"; no sólo la Iglesia, sino las naciones”. Y el Señor le dice a la Iglesia: “id a las naciones y haced discípulos enseñándoles que guarden todas las cosas que yo os he mandado”; entonces, por eso se habla de la gracia y del apostolado para la obediencia a la fe en todas las naciones. Nosotros debemos mirar a las naciones; lo que el Padre quiere que el Hijo le pida es las naciones. Las naciones van siendo poco a poco Iglesia. Jerusalén era Jerusalén, pero ya estaba Jesús y estaban los doce, estaban los setenta, estaban los ciento veinte, estaban los quinientos, estaba la Iglesia en Jerusalén; y lo que antes era sólo Jerusalén, comenzó a volverse la Iglesia en Jerusalén; y llenaron a Jerusalén de Su doctrina, y los demás veían como ellos vivían, y temían, y se sometían, y cuando alguno se salía,  se moría. Pero ¿cómo está nuestra localidad?, ¿en qué estadio estamos? ¿Estamos verdes, los hermanos, apenas como un brotecito?; ¿será que es el tiempo?, ¿qué es lo que está deteniendo la edificación de la casa en mi propia localidad?, ¿qué lo está deteniendo? Hay que orar a Dios y decirle: “Señor, ¿qué está pasando?, ¿por qué hay sequía? Sólo cuando David, después de tres años de sequía, oró a Dios y le dijo: -pero ¿por qué hay esta sequía?, Dios le dijo que por lo que había pasado hacía décadas de años; ¿sabes por qué era que había esta sequía?, porque Saúl mató a los gabaonitas y fue infiel al pacto de Josué con los gabaonitas y los mató, y esa injusticia la aceptaron como si fuera normal y si Dios no trae la sequía, nadie sino David, iba a preguntar; y aún David no preguntaba sin la sequía; y con tres años de sequía, y sólo después de tres años, David, que era espiritual, se dijo: -aquí debe haber una razón de Dios para está sequía. ¿Por qué está estancado en mi localidad, Señor?, ¿cuál es la razón de la sequía? Ore a Dios, porque si a usted no le interesa preguntárselo a Dios, Dios tampoco se lo va a mostrar; pero si usted le pregunta a Dios, Dios le va a decir  por qué. Aquí sucedió este mal y todavía no ha sido confesado, ni arreglado, y es un impedimento para el florecimiento de la vid en este huerto. Al Señor hay que darle los amores en Su huerto. Señor, ven, salgamos al campo, visitemos las viñas, y veamos si han florecido los granados. ¿Cómo está cada localidad, Señor?, y si algo está pasando, Señor, concédenos un tiempo más para abonar; vamos a echar abono a la tierra, a ver si produce, para no inutilizar la tierra; si no, después quítalo; y qué terrible es cuando el Señor tiene que quitar un candelero. Porque si el Señor no reina, ¿para qué quiere un candelero? Si El no es el primer amor, El no se siente representado, El no tiene novia; pero El necesita novia, que El sea su primer amor, para que el candelero permanezca, para que no sea quitado el candelero.

Hay lugares donde había un candelero bonito, y ahora no lo hay; ¿qué pasó?, ¿por qué fue quitado el candelero? Donde hay candelero, hay que mantenerlo; y donde no lo hay, hay que establecerlo; peor es donde fue quitado porque algo maligno algo sucedió. ¿Qué sucedió? Eso debe ser confesado; ese anatema debe ser quitado; debe haber limpieza, debe haber arrepentimiento, debe haber interés en el negocio de Dios; no piense que no es el interés de Dios; no diga: -no es todavía el tiempo de que la casa de Dios sea reedificada en mi localidad-. Entonces ¿para qué es el tiempo? "Le he dado tiempo (a Jezabel) para que se arrepienta, y no ha querido arrepentirse de su fornicación..." ¿Qué es lo que viene después de perder el tiempo? la cama de la clínica; dice la cama, kliné, cama de clínica; la echaré en cama y a sus hijos heriré de muerte. El Señor hará esto para que todas las iglesias sepan que El es el que escudriña los riñones y los corazones, como dice en el original.

Entonces, amados, espero que el Espíritu Santo nos hable, espero que el Espíritu Santo nos ayude, espero que le entendamos al Señor, y a la luz de El podamos hacer una evaluación de nuestra situación en nuestra propia localidad. Si usted ya tiene el templo, no se contente hasta que no tenga la ciudad; y si sólo tiene el altar, no se contente hasta que no tenga el templo; y sólo tiene el tizón, no se contente hasta que no haya altar; y si está en Babilonia, no se contente hasta que regrese a Jerusalén. ¿Amén, hermanos?.

-------------------------------------giv/1-X-2006/Bogotá.

Permalink :: 14 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

LIBROS, ENSAYOS Y ARTÍCULOS.

Por Gino Iafrancesco V. - 12 de Diciembre, 2006, 12:20, Categoría: General

BIENVENIDO

A ESTE BLOG CRISTIANO:

 

 

LIBROS, ENSAYOS Y ARTÍCULOS

 

Autor: GINO IAFRANCESCO V.

 

 

EN ESTE BLOG ENCONTRARÁ LOS SIGUIENTES LIBROS:

 

(1)   FUNDAMENTOS

(2)     TRES CENTRALIDADES CONCÉNTRICAS (parte 1)

(3)   HACIA EL CENTRO

(4)   FRENTE A LA CAÍDA

(5)   PROVISIONES DE LA CRUZ

(6)   OPÚSCULO DE CRISTOLOGÍA

 

ENSAYO:

(7)     DE LOS TEXTOS

 

ARTÍCULO

     (8) EL LIBRO DE LOS LIBROS

 

Si desea acceder a todos los capítulos de este blog en depósito, y no solo a la primera vitrina, haga click en categoría “General”.

 

 

ADVERTENCIAS:

 

EL AUTOR DE ESTE BLOG NO ES RESPONSABLE POR EL CONTENIDO DE LAS PROPAGANDAS NI DE LOS ENLACES QUE LA EMPRESA DE BLOGS INSERTA PARA SU FINANCIAMIENTO Y EXTENSIÓN.

ROGAMOS AL LECTOR HACER DIFERENCIA ENTRE LOS VERDADEROS CONTENIDOS DEL AUTOR DEL BLOG, Y LOS OTROS DE LAS PROPAGANDAS O ENLACES.

 

EL VERDADERO PENSAMIENTO Y SENTIMIENTO DEL AUTOR SE ENCUENTRA SOLAMENTE EN SUS PROPIOS ESCRITOS.

 

SE ADVIERTE A LOS LECTORES QUE PERSONAS INESCRUPULOSAS HAN ESTADO USANDO INDEBIDA, FALSA E ILEGALMENTE EL NOMBRE DE ESTE AUTOR EN PÁGINAS PIRATAS PARA SOLICITAR DINERO, PROMOVER SEXO ILÍCITO, HACER DECLARACIONES ANTISEMITAS Y PRESENTARLO TERGIVERSADAMENTE COMO OCULTISTA, ESOTÉRICO, HERMÉTICO, CABALISTA, ETC.,

TODO LO CUAL ES FALSO.

 

ESTE AUTOR, GINO IAFRANCESCO V.,

SE DECLARA ABIERTAMENTE CRISTIANO BÍBLICO,

ABIERTO AL DIÁLOGO CIVILIZADO CON TODOS LOS HOMBRES.

POR LO TANTO, ADVIERTE QUE TODA PÁGINA QUE LO PRESENTE COMO SOLICITANDO DINERO,

COMO PROXENETA O PROMISCUO,

COMO ANTISEMITA,

O COMO OCULTISTA ESOTÉRICO CABALISTA HERMÉTICO, 

ES FALSA.

 

 

 

Si desea consultar los blogs legítimos de este autor, puede verlos en:

 

Gino Iafrancesco V. ……………        http://cristianogiv.zoomblog.com

Caminante……………                      http://giv.zoomblog.com

Escritos exegéticos……………          http://exegiv.zoomblog.com

Escritos filosóficos……………          http://filosofiagiv.zoomblog.com

Escritos poéticos……………            http://poemasgiv.zoomblog.com

Escritos políticos……………            http://232.bloghispano.org

Escritos eclesiológicos……………    http://eklesiagiv.voyblogs.com

Escuela de la obra cristiana……     http://esqqelagiv.voyblogs.com

Artículos……………                         http://giv.voyblogs.com

Azotea……………                             http://azoteagiv.blogspot.coom

Hechos en la ciencia y la cultura    http://hcc-giv.blogspot.com

¿Qué de la noche?....                      http://kdln-giv.com.blogspot.com

Voz………………                              http://www.blogextremo.com/giv

Artículos en inglés y portugués      http://es.facebox.com/giv1

Canciones……………..                    http://givevangelio.multiply.com

 

 

A continuación el libro: “FUNDAMENTOS”.

Permalink :: 14 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com