El Blog

Calendario

<<   Febrero 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

ZACARÍAS 13 /

Por Gino Iafrancesco V. - 3 de Febrero, 2010, 18:24, Categoría: General

SEÑALES DE LOS TIEMPOS

 

ZACARÍAS 13

 

BARBOSA, ENERO 17, 2009

 

Anoche en la reunión de viernes 16 de Enero de 2009, aquí en Barbosa, comenzamos considerando algo del capítulo 12 de Zacarías  y ahora vamos a continuar en el capítulo 13. Entonces entreguemos este tiempo proporcionado por el Señor para que avancemos un poco en esta profecía. Continúa en el capítulo 13 Zacarías desde el verso primero. “En aquel tiempo” Viene hablando del mismo tiempo del fin que venía profetizando en el capítulo 12. En el capítulo 12 nos había mostrado cómo  Dios reuniría de nuevo  a Israel y tendría problemas especialmente con sus vecinos alrededor, pero Dios restauraría las tiendas de Judá; primero restauraría a Jerusalén y permitiría que Israel fuese como un  brasero de  fuego entre leña y como antorcha en medio de gavillas y en toda la lucha  de las naciones contra Israel y contra Jerusalén, el Señor abriría sus ojos y bendeciría y defendería a Israel y haría fuerte a Israel y el más débil de ellos sería como David  y la nación sería fortalecida como el mismo Dios, porque es Dios el que está jugándose su honor en esta guerra. Imagínese, entonces Israel no puede ser abatido porque sería como si la palabra de Dios no pudiese tener cumplimiento; pero Dios cumple su palabra, el honor de Dios está comprometido con la victoria de  Israel, la victoria definitiva. No es que Israel no haya pecado, sí pecó y por eso fue terriblemente corregido; no hay otro pueblo que haya sido más corregido, pero no fue desechado. Israel ha sido corregido pero no desechado, porque Dios es fiel a los patriarcas, Dios es fiel a sus amados, Dios también es fiel a sí mismo y El dijo que El los traería de nuevo y así como los dispersó y permitió que fueran tratados terriblemente, así también ahora le llegó la hora de volver, le llegó la hora de retornar a su tierra, ya retornó, ya comenzó a retornar, ya la nación es otra vez una nación, ya está siendo restaurado, el idioma volvió a ser restaurado, las ciudades que eran un montón de ruinas ahora son ciudades del primer mundo, las hermosas ciudades, entonces, el desierto comenzó a ser reverdecido de a poco y estas cosas ya comenzaron y ya tenemos la señal de que es la hora en que la misericordia de Dios se vuelve a Israel. Así como tuvo misericordia de los gentiles que no éramos pueblo y tuvo misericordia de nosotros, cuánto más va a tener misericordia de aquellos que son los descendientes de sus  patriarcas, de los amados  de Dios, de sus amigos, Abraham, Isaac, Jacob, Judá, José, Josué, David, etc. Amén.  

Entonces hermanos junto con la profecía del retorno de Israel en una condición difícil, en un tiempo de angustia, rodeado de guerra pero siendo socorrido en la guerra, ahí en ese contexto es que veíamos al final del capítulo 12, que Dios derrama espíritu de oración y de gracia y que mirarían a aquel a quien  traspasaron y llorarían y se lamentarían por el Unigénito, por el Primogénito que  ellos habían rechazado, pero que ahora  reconocerán y entonces cuando lo reconozcan viene la continuación del capítulo 13 que dice:

“En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia”.  Sin recibir al Mesías, cómo van a ser purificados? Cómo van a ser emblanquecidos, cómo van a ser limpiados? porque lo que nos limpia es la sangre del Señor Jesús; pero la consecuencia lógica de haber reconocido al Mesías, de haber reconocido a aquel a quien traspasaron, al unigénito, al primogénito y haberse lamentado así como era la obligación en el tiempo del Yom kippur, que era aquella fiesta de la expiación que cada año ellos tenían que celebrar y afligir sus almas; ellos no sabían que hacían esto como una especie de profecía del día cuando reconocerían al Señor Jesús. Pero vean, eso está por suceder. Ya comenzó a suceder con grandes grupos de judíos, ya hay iglesias de judíos mesiánicos, que han recibido a Jesús como el Mesías. Antes era una cosa muy rara pero ahora ya comenzaron a multiplicarse y a ser reconocidos y respetados en el propio Israel. Entonces hermanos, Dios está volviendo a los judíos a El otra vez, porque El comenzó por ellos y tiene que terminar por ellos. Es importante que nosotros entendamos esto acá y para eso vamos a mirar Romanos 11 y después volveremos acá, porque Pablo se basaba en ésta y otras escrituras para decir lo que escribió en Romanos 11.

Aquí estamos leyendo en Zacarías 12 y 13, que ellos reconocerían al que traspasaron y que entonces abría un manantial para que ellos fueran purificados. Esa profecía y otras, de las cuales algunas escogidas porque tal vez no tengamos el tiempo de verlas todas; solamente viendo ese aspecto del retorno de Israel nos demoramos tres días con la iglesia en Petrópolis en el estado de Río de Janeiro, en Brasil; tres días y los hermanos lo grabaron y se puede oír en Internet, las grabaciones leyendo las escrituras solo de uno de los aspectos que es este aspecto del retorno de Israel. Entonces hoy no alcanzamos a verlo todo pues hay otros aspectos también que ver pero por lo menos vamos a ver algunos. Entonces yo les ruego que me acompañen a la epístola a los Romanos, capítulo 11, para entender el misterio de Israel. Nosotros aunque estemos aquí en Barbosa en Colombia, por la palabra de Dios debemos entender esto, porque Dios quiere que nosotros lo entendamos.

Vamos a ir leyendo con calma Rom. 11:1 “Digo, pues”, porque en el capítulo anterior había dicho cómo ellos fueron corregidos. Y yo sugiero que inclusive comencemos la lectura un poco atrás en el capítulo 10 para entender esta palabra“pues”. Pues significa: puesto que ha sido establecido lo anterior, como lógica consecuencia viene lo siguiente; eso es lo que quiere decir pues. Entonces para entender este “pues”, aunque sea regresemos un poquito, quizá no lo hagamos todo pero regresemos un poquito al capítulo 10:18 “Pero digo: ¿No han oído?” O sea, será que en Israel no se oyó acerca de Cristo? Acaso el Señor Jesús no les dio orden: Id primero a las ovejas perdidas de la casa de Israel, por camino de gentiles no entréis? El Señor les decía a los apóstoles que debían ir primero a Israel; cuando aquella sirofenicia quería que el Señor la sanara, el Señor dijo que no había sido enviado todavía a los gentiles sino primero a Israel, porque a él era que le había hecho las promesas; entonces estaba mal tomar el pan, quitar el pan a los hijos para dárselo a los perrillos. Ahora, como la mujer dijo: Señor pero los perrillos también comen de las migajas que caen de la mesa de los hijos, entonces Jesús le dijo: ah, sí, por esta palabra, es decir, ella se puso en el lugar correcto: sí Señor, es la hora de los hijos, es justo que los hijos coman primero. Imagínese un papá que le da comida a los perros y no le da comida a los hijos? Qué clase de papá sería ese? Tiene que darle primero a los hijos, pero como ella dijo: las migajitas no más que caen de la mesa mientras comen los hijos. Ah, bueno ella se puso en la situación correcta, entonces le dijo: por esta palabra, lo que has pedido se te ha concedido, es en este sentido; pero era necesario que primero se alimenten: deja primero que se alimenten los hijos, hay un orden de prioridades. Dios había hecho promesas a Abraham, había hecho promesas a Isaac, a Jacob, a Israel y el Señor tiene que ser fiel a esas promesas, ya después es la hora de los demás, ya él hablando a Israel le dijo yo sé que tengo otras ovejas también que no son de este redil a esas también debo traer y será al final un solo rebaño y un solo pastor. Cuando el Señor traiga también las ovejas de los gentiles y las junte con las ovejas de Israel, las ovejas del Señor que están en Israel, ahí habrá un solo rebaño  y un solo pastor y nosotros debemos entender eso. Nosotros ahora somos las ovejas que el Señor tomó de entre los gentiles y fuimos insertados en aquel olivo y luego el Señor va a traer otra vez a los que restan de Israel  que están predestinados, conocidos desde antes de los tiempos de los siglos y reservados para este tiempo, ellos van a aceptar al Mesías al final. Entonces Dios mandó ir primero a las ovejas que habría de la casa de Israel y no entrar mientras tanto en tierra de los gentiles, porque era la hora de Israel; solo después de que ellos recorrieron Israel, y fueron rechazados, entonces dice: puesto que no os juzgáis dignos de la vida eterna, decían los apóstoles, Pablo y Bernabé, entonces nos volvemos a los gentiles; pero ellos iban primero a Israel porque ese es el orden. Antes de darle comida al vecino que tiene hambre, tenemos que dar comida a los hijos de nuestra propia casa, ya después vienen los demás. Primero hay que cumplir los compromisos  hechos con quienes nos hemos  comprometido y después a los demás. Fue por causa de que la mayoría en Israel rechazó, que Dios usó eso para traer también un pueblo de entre los gentiles. Incluso vamos a leer aquí que lo hizo para provocarlos a celos.

Entonces dice aquí: “Pero digo: ¿No han oído?” Sí, Dios envió  los apóstoles a los gentiles, por eso dice, al judío primeramente y luego dice, también al griego. El griego es un representante de los que no son judíos. Ahí están incluidos los bárbaros, los escitas, los griegos, todos. “Pero digo: ¿No han oído? Antes bien, por toda la tierra ha salido la voz de ellos, y hasta los fines de la tierra sus palabras. También digo: ¿No ha conocido esto Israel?” O sea, será que esto que le ha pasado a Israel, era una cosa que Dios ya no se las había anunciado de antemano? Será que Dios está haciendo algo que les ocultó a ellos? Porque Dios es tan leal que dice que él no hará nada sin que anuncie su secreto a sus siervos los profetas. Dios no toma por sorpresa a su pueblo porque él es una persona leal. Entonces como Dios es una persona leal, si Dios va a destruir Sodoma y Gomorra, primero se busca un amigo a quien se lo cuenta y se lo contó a Abraham. Abraham yo voy a destruir a Sodoma y Gomorra; Abraham tu pueblo va a ser esclavo 400 años en Egipto hasta que se complete la maldad del amorreo porque no voy a juzgar al amorreo antes de que lleguen al colmo, pero cuando lleguen al colmo de su maldad voy a castigarlos por medio de entregar a Israel la tierra que ellos profanaron; pero Dios lo cuenta, Dios lo habla, Jesús dice no os he llamado siervos sino amigos porque las cosas que he oído de mi Padre os las he dado a conocer a mis amigos, Dios les cuenta las cosas por eso dice: Abraham mi amigo; cuando Dios considera que alguien es su amigo le cuenta las cosas, le abre los ojos, en eso se nota si alguien es amigo de Dios o no, si  tiene el cielo abierto o lo tiene cerrado. Dios abre los ojos a sus amigos, a sus amigos en particular les cuenta todas las cosas, les revela los misterios, eso dice el Señor. Pero ahora dice: será que Yo no le había dicho esto a Israel? Será que Israel  no había sido ya advertido de antemano? No ha conocido esto Israel? Primeramente Moisés dice y note ya en el tiempo de Moisés Dios dijo lo que iba a hacer y ya Israel todos los sábados en la sinagoga leía a Moisés, pero como que leían y no entendían y mira lo que les dice: “Yo os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo, con pueblo insensato os provocaré a ira”. Un pueblo que no era pueblo, porque el pueblo que sí era pueblo era el pueblo de Israel y los otros  que eran idólatras, no eran el pueblo de Dios, era el pueblo de Bachué, de Bochica o de quién sabe quién, de María Lionza o cualquier otro de los dioses de Baal, Astarté, Astarot, todos esos y la idolatría de allá, de los sumerios, de los fenicios y aquí de los suramericanos, era la idolatría, no éramos pueblo; pero Dios dice que así como ellos lo provocaron a él a celos con dioses que no eran dioses entonces Dios también los provocaría a ellos a celos con un pueblo que no era pueblo y el pueblo que no era pueblo  eran los gentiles, que Israel los llamaba los perros, goim, que quiere decir los perros y así se le llamaba a los gentiles por cuanto vivían como animales, porque no tenían en cuenta a Dios, entonces tenían un vida sucia, andaban como perros, se comportaban como perros y  así se le llamaba a los gentiles y por eso Jesús dijo, no está bien darle el pan de los hijos a los perrillos y utilizó con todo cariño la palabra perrillos para no ser muy ofensivo. Pero esa era la verdad, la gente vivía como perros, la gente que vive en el mundo a veces vive ni siquiera como perros, a veces como chanchos, verdad?  Por eso era que los animales inmundos representaban era a la gente del mundo, nuestros pecados están representados en estos animales, algunos somos cuello estirado como la jirafa o pavoneándonos como pavos, o como chanchos revolcándonos en el barro, o perezosos colgados ahí todo el día durmiendo y eran animales inmundos, pero luego Dios le dijo a Pedro: Pedro mata y come porque lo que lo que Yo he limpiado ya  no lo puedes llamar común o inmundo, fue la inclusión de los gentiles, personas que éramos toda esa parranda de gente que hace lo que hacen los animales, pero El nos purificó y nos incluyó y Pedro se quedó asombrado, también a los gentiles les dio Dios vida eterna,  lo mismo que a nosotros! Porque Dios había dicho les provocaré a celos porque ustedes tienen a su Dios verdadero pero están adorando otros dioses y me han provocado a celos, Yo también los voy a provocar a celos. Ustedes que eran el pueblo de Dios y ahora están es adorando ídolos, entonces Yo también voy a escoger a otro pueblo que es idólatra y  ellos me van a conocer y eso era la inclusión de los gentiles, la llamada plenitud de los gentiles o el pueblo tomado de entre las naciones idólatras que no eran pueblo para ser pueblo de Dios.

“Primeramente Moisés dice” y aquí Pablo solamente nos da la frase principal pero yo les sugiero que para entenderlo mejor tomemos un poquito antes el contexto, desde Deuteronomio, de donde Pablo tomó esto, que es el cántico de Moisés que está al final de Deuteronomio en los capítulos finales para entender un poco esta parte y su contexto inmediato.  Ahora voy a leer el verso 19: “Yo os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo; con pueblo insensato os provocaré a ira”. Ahora fíjense, Colombia está aquí al otro lado del planeta, que no es Israel, pero si Colombia tiene gente que ahora es pueblo de Dios, ellos se sienten celosos y cuando tú les hablas a los judaizantes o a los mesiánicos ellos tratan siempre de exaltar a Israel y de menospreciar al gentil, pero la revelación que Dios le ha dado a los gentiles, a la iglesia, que ya no es más gentil, Dios, como ellos lo provocaron a celos entonces Dios también lo está haciendo.

Entonces mire lo que dice la letra h pequeñita del verso 19. Está llevándonos al versículo en Deuteronomio capítulo 32: 21. Pero voy a leer un poquito desde antes. Vamos a leerlo desde el versículo 12. Dt.32:12, para obtener el contexto completo, porque Pablo nos reportó al Deuteronomio 32 pero solo nos dio el versículo clave. Pero ahora si lees un contexto más amplio, lo entiendes mejor y entiendes mejor Romanos si lees Deuteronomio. Entonces en los primeros versículos de Deuteronomio aparece cómo Dios se reveló a ellos y los sacó y tal y termina esta introducción el verso 12 diciendo: “Yahvé solo le guió, y con él no hubo dios extraño”. Solo él era el único Dios. “Lo hizo subir sobre las alturas de la tierra, y comió los frutos del campo, e hizo que chupase miel de la peña, y aceite del duro pedernal; mantequilla de vacas y leche de ovejas,  con grosura de corderos, y carneros de Basán; también machos cabríos, con lo mejor del trigo; y de la sangre de la uva bebiste vino”. Así hizo Dios con Israel al sacarlo de Egipto e introducirlo. “Pero engordó Jesurún”, Jesurún es el mismo Israel pero se le llama aquí Jesurún. “ y tiró coces (Engordaste, te cubriste de grasa); entonces abandonó al Dios que lo hizo, y menospreció la Roca de su salvación. O sea, empezaron fue a mezclarse con los ídolos y todo. “Le despertaron a celos con los dioses ajenos”, Dios había dicho: Yo soy Yahvé tu Dios celoso, no tendrás otros dioses, pero ellos adoraban a Baal, a Astarté, a Tamuz, aún en el propio templo de Dios  le daban la espalda a Dios y adoraban al sol! Y a un montón de cosas como hoy en día la gente está adorando hasta a santa pacha bendita, menos a Dios mismo! Entonces dice el Señor:“Y menospreció la Roca de su salvación. Le despertaron a celos con los dioses ajenos; lo provocaron a ira con abominaciones. Sacrificaron a los demonios, y no a Dios; a dioses que no habían conocido, a nuevos dioses venidos de cerca, que no habían temido vuestros padres. De la Roca que te creó te olvidaste; te has olvidado de Dios tu creador. Y lo vio Yahvé y se encendió en ira por el menosprecio de sus hijos y de sus hijas. Y dijo: Esconderé de ellos mi rostro”, ah! por eso es que fue endurecido parcialmente Israel, no entendía, no entendían. Porque Dios dijo, me esconderé, por qué? Porque ellos lo ofendieron. Entonces se escondió por un tiempo y dice así: “veré cuál será su fin; porque son una generación perversa, hijos infieles. Ellos me movieron a celos con lo que no es Dios; me provocaron a ira con sus ídolos; yo también los moveré a celos con un pueblo que no es pueblo”. Aquí Dios  ya esta anunciando que El tomaría un pueblo de entre los gentiles; ustedes van a ser mi pueblo, como el Señor Jesús les dijo también; el Señor Jesús les dijo: porque el reino de Dios será quitado de este pueblo, porque Jesús leía  Deuteronomio, y será dado a un pueblo, a otro pueblo  para que dé los frutos de él y ese otro pueblo es la iglesia tomada de entre los gentiles, ese es el pueblo que provoca a celos a Israel, la iglesia del Señor Jesús tomada de los pueblos más gentiles. Cuando ellos se consideraban el pueblo único escogido y sin embargo no le  fueron fieles a Dios, entonces Dios se escogió a otro pueblo para provocarlos a celos, se dan cuenta? Entonces dice así: “Los provocaré a ira con una nación insensata. Porque fuego se ha encendido en mi ira, y arderá hasta las profundidades del Seol”,  o sea que muchos se mueren y se pierden entre ellos por idólatras. “Devorará la tierra y sus frutos, y abrazará los fundamentos de los montes .Yo amontonaré males sobre ellos; emplearé en ellos mis saetas”. Y eso no ha sido la historia de Israel? Ahí fueron llevados cautivos  a Babilonia y antes por los egipcios, luego por los Asirios, luego por los Caldeos, luego por los Persas, regresaron y otra vez se los llevaron los griegos, y los Antíocos y los Romanos y luego los Mamelucos y los Turcos y hasta los Británicos, no ha sido así? No ha sido así? Y dice: “Emplearé contra ellos mis saetas”. Ahí están los alemanes y  está Hitler. “Consumidos serán de hambre, y devorados de fiebre ardiente  y de peste amarga; diente de fieras enviaré también sobre ellos, con veneno de serpientes de la tierra. Por fuera desolará la espada, y dentro de las cámaras el espanto: así al joven como a la doncella, al niño de pecho como al hombre cano. Yo había dicho que los esparciría lejos”, y por eso todos los judíos se fueron por toda la tierra perseguidos y odiados por todos los países. “que haría cesar de entre los hombres la memoria de ellos”. Pero ahora mire lo que dice Dios: “De no haber tenido la provocación del enemigo, no sea que se envanezcan sus adversarios, no sea que digan: Nuestra mano poderosa ha hecho todo esto, y no Yahvé”, o sea Dios los esparció pero no para siempre. El iba a frenar para que el nombre de Dios no fuera blasfemado para que las naciones no digan,  no pues  ahora Israel no es nada, eso ya se acabó, ese era un sueño pasajero, no. Por causa del nombre de Dios, el celo de Dios de su nombre, El dijo que El iba a volver a traer  a Israel, entonces tenemos que ver todo este cántico porque este cántico lo compuso Moisés y se lo cantó  con Josué a ellos para que ellos se acordaran, porque uno los cánticos los  recuerda y a veces  uno canta y repite aún sin entender lo que está cantando y ésta era una profecía que Dios le dio a Moisés para que la cantara y se la enseñara y Moisés y Josué tomaron esta cántico que se llama el Cántico de Moisés y lo enseñaron a Israel en forma de profecía y ellos lo aprendían desde niños así como nosotros aprendemos la historia de Caperucita Roja, que salió el lobo y se comió a Caperucita, todo eso lo repetimos a veces sin entender. Israel cantaba y cantaba esto sin entenderlo, pero Dios se los hacía cantar como un testigo para que de pronto, de pronto el Espíritu Santo les iluminara, pero qué es esto que estamos cantando, pero uy! mire cómo Dios  ya había dicho esto y nosotros lo venimos  cantando desde las generaciones atrás y no nos habíamos dado cuenta que era un testimonio contra nosotros y Dios dijo: miren, Yo voy a poner el cielo y la tierra como testigos y éste cántico que ustedes van a aprender hoy les va a ser de testigo y ellos aprendieron este cántico y se los enseñaban las abuelas a los niños y así todos lo cantaban de generación en generación y hasta hoy se conservó y ahí está todo lo que les iba a acontecer.

Entonces sigue diciendo Dios aquí: “No sea que se envanezcan sus adversarios”, o sea los enemigos, que se envanezcan los enemigos de Israel, que se han envanecido queriendo decir ahora, esas alturas eternas, esos cerros, esos montes, el monte Moriah, el Monte Santo de Sión, son de nosotros, dicen ellos! Entonces dice Dios: para que no se engrandezcan  sus adversarios, para que no digan que fueron ellos los que hicieron, Dios va hacer  respetar su nombre y dice: “No sea que digan: Nuestra mano poderosa ha hecho todo esto, y no Yahvé. Porque son nación privada de consejos, y no hay en ellos entendimiento. ¡Ojalá fueran sabios, que comprendieran esto, y se dieran cuenta del fin que les espera!  Y ahora dice aquí: ¿Cómo podría perseguir uno a mil, y dos hacer huir a diez mil, si su roca no los hubiese vendido? Cómo un enemigo hacia huir a  mil? El que los defendía, el que los había comprado, era Dios y por eso si los vendió, entonces ya no son mi pueblo, ya son pueblo de Astarté, de Baal, de los ídolos, entonces que sean ellos los que los defiendan, vamos a ver si los defiende y entonces sigue diciendo:“y Yahvé no los hubiera entregado? Porque la Roca de ellos no es como nuestra Roca, y aún nuestros enemigos son de ello jueces. Porque de la vid de Sodoma es la vid de ellos, y de los campos de Gomorra; las uvas de ellos son uvas ponzoñosas, racimos muy amargos tienen. Veneno de serpientes es su vino, y ponzoña cruel de áspides. ¿No tengo yo esto guardado conmigo, sellado en mis tesoros? Mía es la venganza y la retribución; a su tiempo su pie resbalará”. Ah! O sea que los enemigos que se habían adueñado de las cosas de Israel y todo y que se creían  ellos, de dónde son ellos? Son sodomitas! “a su tiempo”, Dios tiene un tiempo para castigar  también y si castigó a su pueblo, no va a castigar a los otros que se adueñaron de lo que era de su pueblo? “a su tiempo su pie resbalará”, y dice aquí: “Porque el día de su aflicción está cercano, y lo que les está preparado se apresura. Porque Yahvé juzgará a su pueblo”, y eso es lo que ha pasado con el sufrimiento que ha tenido Israel, verdad? Pero eso es para siempre?  No! Mire lo que dice aquí: “Y por amor de sus siervos se arrepentirá, cuando viere que la fuerza pereció, y que no queda ni siervo ni libre”. O sea cuando Israel ya esté agotado por todo, ahí se van a dar cuenta como dice Zacarías, van a lamentarse, van a reconocer; entonces qué dice acá?“juzgará a su pueblo, y por amor de sus siervos se arrepentirá”, es decir  hasta aquí es el castigo, hasta aquí es la persecución, hasta aquí es la humillación de Israel, hasta aquí es la dispersión, ahora va a comenzar el tiempo de la misericordia. Hermanos, y ya comenzó, las señales de los tiempos de tornarse Dios con misericordia a Israel para traerlo de nuevo ya comenzaron, por eso tenemos que entender esto. Y dice: “Y dirá: ¿Dónde están sus dioses, la Roca en que se refugiaban; que comían la grosura de sus sacrificios, y bebían el vino de sus libaciones? Levántense, que os ayuden y os defiendan”. Pero ninguno de los dioses a los que ellos se volvieron, ni Baal, ni Astarté, se volvieron y querían ser como los gentiles, ninguno les ayudó. Entonces dice Dios: “Ved ahora, ved ahora”, es decir, cuando se den cuenta que  ninguno de esos ocultismos en los que ustedes se metieron, ni esas idolatrías, ni  esas abominaciones les sirven de nada, ahora ved que Yo soy Dios, “yo soy, y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y Yo hago vivir; Yo hiero”,que fue lo que hizo a la ida “y Yo sano”, que es lo que  hace a la vuelta. Se da cuenta? “Yo hiero y Yo sano; y no hay quien pueda librar de mi mano”. Y entonces ahora fíjense lo que viene aquí: “Porque yo alzaré a los cielos mi mano”, lo que dice Dios! “Vivo yo para siempre, si afilare mi reluciente espada y echare mano del juicio, yo tomaré venganza de mis enemigos, y daré la retribución a los que me aborrecen. Embriagaré de sangre mis saetas, y mi espada devorará carne; en la sangre de los muertos y de los cautivos, en las cabezas de larga cabellera del enemigo. Alabad, naciones, a su pueblo”, Ah, ahora se puso serio el Señor, hasta aquí Dios había castigado a Israel y todo el mundo creía que era mejor que Israel, que esos bandidos judíos, que yo no sé qué cuánta cosa! Pero espérese, ahora Dios dice: No, no. Ahora vamos a cambiar esto, y alzó su mano y dijo hasta aquí. Naciones, alaben a Israel, alaben a su pueblo. “Porque él vengará la sangre de sus siervos, y tomará venganza de sus enemigos, y hará expiación por la tierra de su pueblo”. O sea que los redimirá y los rescatará y los traerá de nuevo. Hermanos, no ha sido esa la historia de Israel? Eso era lo que decía Dios ya desde el cántico que ellos desde niños aprendieron. Ahí está la profecía de la historia de Israel: Engordaron, se olvidaron de Dios, se metieron en las cosas del mundo y de la idolatría y de la hechicería y del ocultismo, el cabalismo, el hermetismo y fueron llevados cautivos y sufrieron, pero entonces las naciones empezaron a pensar que ellos eran mejores y se pusieron a menospreciar a Israel y al nombre de Dios y a quedarse con su tierra, no, no, no, dice que Dios se arrepintió, y dijo: hasta aquí. Y ahora ordena que las naciones alaben a Israel. Reconozcan a Israel.

Israel, le dice Dios: no piensen que lo hago por lo que ustedes son, ustedes son la nación más pequeña, no lo hago por ustedes, lo hago por mi nombre. Valdría la pena que de una vez leamos eso porque quizá sea la hora de leerlo. Vamos a Ezequiel capítulo 36. Vamos a leerlo desde el verso 16, vamos a leerlo junto con Deuteronomio 32 para entender por qué está hablando así Pablo en Romanos 10 y 11, nosotros tenemos que entender eso. Ez.36:16. “Vino a mí palabra de Yahvé, diciendo”. Pongamos atención a las razones de Dios, porque hay que aprender a interpretar desde la palabra de Dios. “Hijo de hombre, mientras la casa de Israel moraba en su tierra, la contaminó con sus caminos y con sus obras; como inmundicia de menstruosa fue su camino delante de mí. Y derramé mi ira sobre ellos por la sangre que derramaron sobre la tierra; porque con sus ídolos la contaminaron”. Cómo será que hasta a sus hijos se los ofrecían a Moloc, sacrificaban a los ídolos! “Les esparcí por las naciones”, no es esa la historia de Israel? “y fueron dispersados por las tierras; conforme a sus caminos y conforme a sus obras les juzgué. Y cuando llegaron a las naciones adonde fueron, profanaron mi santo nombre, diciéndose de ellos: Estos son pueblo de Yahvé, y de la tierra de él han salido”.Pero miren lo que dice Dios: “Pero he tenido dolor al ver mi santo nombre profanado por la casa de Israel entre las naciones a donde fueron. Por tanto, di a la casa de Israel: Así ha dicho Yahvé el Señor: No lo hago por vosotros, oh casa de Israel, sino por causa de mi santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre las naciones adonde habéis llegado. Y santificaré mi grande nombre, profanado ente las naciones, el cual profanasteis vosotros en medio de ellas; y sabrán las naciones…”, note, nosotros aquí en Colombia, tenemos que saberlo, y por eso estamos aquí en esto, “sabrán las naciones que yo soy Yahvé, dice Yahvé el Señor, cuando sea santificado en vosotros delante de sus ojos. Y yo os tomaré de las naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país”. No es lo que ha hecho Dios? Dios está exaltando su nombre. “Esparciré sobre vosotros agua limpia”, no es lo que estábamos leyendo allá en Zacarías 13, que había un manantial para la purificación del pecado? Hermano, estamos viendo la palabra de Dios cumplirse! Y dice más: “Esparciré sobre vosotros agua limpia y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne”. Ahí está profetizada la conversión de Israel.“Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios. Y os guardaré de todas vuestras inmundicias; y llamaré al trigo, y lo multiplicaré, y no os daré hambre. Multiplicaré asimismo el fruto de los árboles, y el fruto de los campos, para que nunca más recibáis oprobio de hambre entre las naciones…”, porque les tocaba sobrevivir con un pedazo de pan dividido en cuatro para cuatro días! “Y os acordaréis de vuestros malos caminos, y de vuestras obras que no fueron buenas; y os avergonzaréis de vosotros mismos por vuestras iniquidades y por vuestras abominaciones”. Por eso era el Yom Kippur, por eso era que ellos oraban y lloraban en esa fiesta, no sabían por qué; porque esa es la hora que les está esperando ahora. “No lo hago por vosotros, dice Yahvé el Señor, sabedlo bien; avergonzaos y cubríos de confusión por vuestras iniquidades, casa de Israel. Así ha dicho Yahvé el Señor: El día que os limpie de todas vuestras iniquidades, haré también que sean habitadas las ciudades, y las ruinas serán reedificadas”. Qué es lo que ven nuestros ojos. “Y la tierra asolada será labrada”, qué es lo que ven nuestros ojos?  “en lugar de haber permanecido asolada a ojos de todos los que pasaron”. Noten hermanos, mientras Israel no volvía, era un desierto, inclusive los propios beduinos y los mismos judíos que quedaban, ellos estaban en medio del desierto, pero Dios dijo lo que haría y ya lo está haciendo. Los que hemos ido lo hemos visto. “Y dirán: Esta tierra que era asolada…”, ustedes no nos han escuchado decir eso a nosotros? En el desierto de Parán donde ellos decían qué terrible desierto, ahora están plantando y está verde, yo tengo fotografías que he subido de Internet; todo verde, verde, verde en el desierto! Bosques de dátiles en el Arabá, en el desierto de Parán, tienen sus carpitas así como en la sabana de Bogotá y plantan, pastos verdes, flores y alimentos. Hermanos, llegamos con mi hermana y con la hermana Marcia al pleno desierto del Neguev, de donde tengo esa foto hermosa roja que publico, siempre las publico por que es en el desierto. Todo lo que comimos ahí en un kibutz en pleno desierto, era producido por ellos, del desierto! Hermanos es una cosa maravillosa. Y eso va a crecer más; por eso es que andando por  allá compuse este canto:

El Arabá que era un desierto, se irá tornando en un vergel, esperando el día del milenio, que de antes prometió Yahvé; subiendo a la ciudad sagrada, el desierto he visto florecer, subiendo a la ciudad amada, la palabra he visto yo cumplir. Por eso compuse ese canto. Hay otra estrofa que no voy a cantar ahora.

Y qué dice acá: “Y dirán” y nosotros lo hemos dicho, aquí por lo menos hay dos testigos, y hay muchos por toda la tierra. “Y dirán: Esta tierra que era asolada ha venido a ser como huerto del Edén; y estas ciudades que eran desiertas y asoladas y arruinadas, están fortificadas y habitadas”. Es lo que está sucediendo ya ahora. Llegó la hora de dar vuelta a la esquina, Dios dijo, me arrepentiré, alzaré mi mano para que no se engrandezcan y no lo hago por ustedes, lo hago por mi nombre. Esto que estamos viendo que sucede en Israel, es la mano levantada de Dios para honrar su propio nombre. Y luego dice: “Y las naciones que queden en vuestros alrededores sabrán que yo reedifiqué lo que estaba derribado, y planté lo que estaba desolado; yo Yahvé he hablado y lo haré”. Aleluya! Amén! “Así ha dicho Yahvé Adonai: Aún seré solicitado por la casa de Israel, para hacerles esto”, o sea Israel tiene que orar  y decir Señor tú prometiste esto, hazlo, hazlo, hazlo; por eso dice derramaré Espíritu de gracia y de oración, porque Dios prometió. “multiplicaré los hombres como se multiplican los rebaños como las ovejas consagradas, como las ovejas de Jerusalén en sus fiestas solemnes, así las ciudades desiertas  serán llenas de rebaños de hombres; y sabrán que yo soy Yahvé”. Y llega el Capítulo 37 hermanos que habla justamente de esto, y miren como habla Dios: “La mano de Yahvé vino sobre mí”, sobre Ezequiel que era un sacerdote pero profeta, como Juan Bautista que era un sacerdote pero profeta, como Jeremías era un sacerdote pero profeta “y me llevó en el Espíritu de Yahvé, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos”. Puros huesos secos, así como  cuando vemos esos matachos  que hicieron de los judíos. “Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán  estos huesos? Y dije: Señor Yahvé Adonai, tú lo sabes. Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Yahvé. Así ha dicho Yahvé Adonai a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Yahvé”. ¡Aleluya! ¡Gloria a Dios! Ese es nuestro Dios. El Dios de Israel, el Dios de Abraham, el único Dios verdadero. “Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba”, primero es un ruido, “y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso”. Ellos estaban esparcidos pero comenzaron a juntase. “Y miré, y he aquí tendones  sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu”. Porque primero es así. “Y me dijo: Profetiza al espíritu”, porque ellos están siendo unidos aún sin el espíritu, muchos  se volvieron allá sin ser convertidos y  algunos todavía  tienen hoteles de pornografía  y todo allá en Tel-Aviv,  pero ahora les viene la otra etapa, el espíritu. Y dice así: “Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Yahvé Adonai: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán”. ¡Aleluya!  “Y  profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo”.

“Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos.  Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Yahvé Adonai: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel.

Y sabréis que yo soy Yahvé, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío.

Y pondré mi espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Yahvé hablé, y lo hice, dice Yahvé”.

“Vino a mi palabra de Yahvé, diciendo”. Note, ahora, viene otro aspecto, porque cuando ellos fueron esparcidos, desde después de Salomón fueron divididos en el reino del Norte en las diez tribus y en el reino del Sur dos tribus, el reino de Judá y el reino de Israel, lo que hoy le llaman la margen occidental que abajo es Judea y arriba es Samaria, dizque margen occidental, le llaman  occidental del Jordán, que quiere decir que es de los otros, pero vamos a ver de quién es. Vamos a leer:

“Vino a mí palabra de Yahvé, diciendo: Hijo de hombre, toma ahora un palo, y escribe en él: Para Judá”,  en ese palo, “y para los hijos de Israel sus compañeros. Toma después otro palo, y escribe en el: Para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel sus compañeros”, porque ellos estaban divididos desde el pecado de Salomón, porque Salomón pecó, entonces con Roboam se dividieron y quedaron divididos y hasta se pelearon unos con otros; lo que se llamó Samaria, los Samaritanos no se ven con los judíos. Cómo tú siendo judío me pides a mí que soy samaritana que te de de beber, porque Samaria era lo que eran  José y Efraín hoy. Pero ahora mire lo que Dios dijo ahora cuando ellos regresaran a su tierra, dice así: “Júntalos luego el uno con el otro”, los dos palos, “para que sean uno solo, y serán uno solo en tu mano”. Los dos palos van a ser un solo palo. El reino del norte, el reino del sur, que eran reinos que hasta peleaban entre sí, cuando tú lees Reyes por allá era uno y por abajo otro, y a veces se peleaban entre ellos. Ahora será un solo reino y eso ya se cumplió, si tú vas a Israel, ya no hay dos reinos, hay un solo reino, un solo palo Israel, así es en Israel, eso ya se cumplió y seguirá cumpliéndose con más detalles, y vamos a ver cuáles son. Ahora dice así: “Júntalos luego el uno con el otro, para que sean uno solo, y serán uno solo en tu mano. Y cuando te pregunten los hijos de tu pueblo diciendo: ¿No nos enseñarás qué te propones con eso?, diles: Así ha dicho Yahvé Adonai: He aquí, yo tomo el palo de José que está en la mano de Efraín”, o sea ese es el reino de Samaria, lo que hoy llaman dizque Cisjordania, “y a las tribus de Israel sus compañeros, y los pondré con el palo de Judá”, o sea con los judíos, la tierra de Judá, que es al sur de la otra que es la Jerusalén, “y los haré un solo palo, y serán uno en mi mano”. Y esto ya lo es, esto ya se cumplió. Pero hay más que se tiene que cumplir. “Y los palos sobre los que escribas estarán en tu mano delante de sus ojos, y les dirás: Así ha dicho Yahvé Adonai: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel”  y ahora mire lo que viene: “y un rey será a todos por rey”, ese es el Mesías, “y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos”. No fue eso lo que le pasó a Alemania que persiguió a los judíos e inmediatamente Dios los partió en dos, la Alemania oriental y la occidental, una capitalista y la otra comunista y duraron cuarenta años divididos, se terminó la guerra mundial y en el 49 fueron divididos y en el 89  se acabó el número 40 de juicio y se volvieron a unir. Pero cuarenta años se llevaron el castigo de haber perseguido a los judíos. Ahora ellos le pagan indemnización y ahora defienden a Israel,  o si no, estarían destruidos. Alemania ahora está a favor de Israel y los que han sobrevivido consideran el nazismo como una abominación, los mismos alemanes y les pagan indemnización a los judíos y los apoyan después que fueron restaurados.

Sigue diciendo acá: Verso 22: “y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos”. Esto ya comenzó hermanos. “Ni se contaminarán ya más con sus ídolos”, esto es lo que espera Israel, purificación. “con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré”, por eso dice, en aquel día habrá manantial, viste la relación con Zacarías?  “y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios. Mi siervo David”, porque en él estaba el Mesías, en sus lomos, es una manera de referirse al Mesías, hijo de David, “será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra. Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David”, lo cual se cumple en el hijo de David que es el Mesías, “será príncipe de ellos para siempre. Y haré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos”, o sea, recibirán el nuevo pacto en el Mesías, recibirán al Mesías, se dan cuenta?  “y los estableceré y los multiplicaré, y pondré mi santuario entre ellos para siempre. Estará en medio de ellos mi tabernáculo”, ahora es la iglesia, “y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y sabrán las naciones”, ah note, las naciones tienen que saber esto, por eso lo hablamos, “que yo Yahvé santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos para siempre”. Después tenemos que volver a las siguientes profecías pero por ahora vamos de nuevo a Zacarías y a Romanos.

Vamos a volver a Zacarías, donde íbamos en el 13 y entonces estamos entendiendo lo que decía en Zacarías 13: 1 y 2. “En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia. Y en aquel día, dice Yahvé Sabaoth, quitaré de la tierra los nombres de las imágenes, y nunca más serán recordados, y también haré cortar de la tierra a los profetas y al espíritu de inmundicia”.  O sea los falsos profetas, y aquí está eso, como lo estaba profetizado también en Ezequiel 13, como estaba profetizado también en Jeremías 23, y dice así: “Y acontecerá que cuando alguno profetizare aún, le dirán su padre y su madre que lo engendraron: no vivirás, porque has hablado mentira en el nombre de Yahvé; y su padre y su madre que lo engendraron le traspasarán cuando profetizare”, habrá pena de muerte a la falsa profecía,  “y sucederá en aquel tiempo que todos los profetas se avergonzarán de su visión cuando profetizaren; ni nunca más vestirán el manto velloso para mentir. Y dirá: No soy profeta; labrador soy de la tierra”, en ese tiempo será más orgullo ser un campesino que ser un falso profeta, no soy profeta, estaba en el campo desde mi juventud, “pues he estado en el campo desde mi juventud”. Y ahí es cuando le preguntan al Mesías, “Y le preguntarán: ¿Qué heridas son esas en tus manos?” Al que traspasaron, verdad?  “Y el responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos”. Ah, reconocerán que el Mesías fue herido, como  Jesús  resucitado le decían, así está escrito y así fue necesario que el Cristo padeciese y mostraban, mire, él tenía que ser herido en sus manos, entonces empieza a explicar esa profecía y dice: “Levántate, oh espada, contra el pastor”, el pastor era el Mesías en su primera venida, “y contra el hombre compañero mío”, el Mesías, “dice Yahvé de los ejércitos. Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas” y qué pasa cuando hieren al pastor? Dice: “y haré volver mi mano contra los pequeñitos”. Fue cuando Israel fue rodeada y fue destruida. “Y acontecerá en toda la tierra, dice Yahvé”, miren lo que va a pasar en toda la tierra, “que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán”, dos tercios. Saben hermanos que si ustedes miran la cristiandad general, es un tercio, y las demás religiones sumadas, el islamismo, el hinduismo, el paganismo y todo eso, son dos tercios. Ya esas medidas ya llegaron, “dos tercios se perderán, mas la tercera quedará en ella”. O sea los que van a entrar al milenio. “Y meteré en el fuego a la tercera parte”, esta es la gran tribulación, “y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro”. Para eso es la tribulación, para probar que se decidan los que son de Dios y los que no lo son. El trigo a un lado y la cizaña en otro lado. “El”, o sea ese tercio, “invocará mi nombre, y yo le oiré, y diré: Pueblo mío; y él dirá: Yahvé es mi Dios”. Amén.

Entonces ahora sí volvamos a Romanos. Además de este hay muchos otros pasajes que Pablo además de Deuteronomio, Zacarías, Ezequiel, también en Isaías, Jeremías, Sofonías, en Daniel, en otras partes, está esto ya escrito. Entonces ahora seguimos en el capítulo 10 hacia el final. Estábamos en el verso 19 y vamos a reempatar desde ahí. Pablo dice: “También digo: ¿No ha conocido esto Israel?” O sea, acaso Israel no sabía de esta profecía? “Primeramente Moisés dice”, empieza por Moisés, “Primeramente”, porque después sigue con Isaías y con otros pero empezó con Moisés. “Primeramente Moisés dice: Yo os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo; con pueblo insensato os provocaré a ira”. Y hace una cita referida a este contexto, en Deuteronomio. No citó todo pero citó lo esencial y nos mostró de dónde viene. Amén? Ahora, dijo primeramente Moisés, no fue solo Moisés, “E Isaías”, también Isaías ya había hablado a Israel, Israel ya había sido advertido de antemano. “E Isaías dice resueltamente: Fui hallado de los que no me buscaban”, esos somos nosotros, ese es el pueblo insensato, “Fui hallado de los que no me buscaban; me manifesté a los que no preguntaban por mí”. No es así? El Señor a veces sin preguntar por él se va revelando a nosotros, a los gentiles, a los que no eran judíos. “Pero acerca de Israel dice: Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y contradictor”. Entonces ahora sí, “Digo pues”, ah, este era el pues. Este era el fundamento de lo que va a decir a continuación. La palabra pues, repito, significa, puesto que ha sido establecido lo anterior, por lo tanto lo siguiente es esto, sobre la base de lo anterior. “Digo pues”, lo que va a decir tiene toda esta base anterior. “¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita”, y el apóstol Pablo no fue desechado, “de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. No ha desechado Dios a su  pueblo, al cual desde antes conoció”. Note esa frase es similar a la que le dice a la iglesia, a los que antes conoció los predestinó, Dios sabía el futuro desde el principio, Dios sabía que a pesar de la rebeldía al final seríamos de Cristo y  también Dios sabía que Israel  a pesar  de su rebeldía de los castigos, al final sería su pueblo amado, descendiente de sus Patriarcas que El escogió   de Abraham, de Jacob de Isaac, Dios ya lo sabía. Entonces dice, Dios no ha desechado a su pueblo, al cual desde antes conoció. Ahora están en problemas pero Dios no mira solo lo de ahora, mira el futuro, Dios sabe que recibirán al Mesías, que se arrepentirán que llorarán y se lamentarán y por eso es que celebran el Yom Kippur. Entones dice aquí “No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme?”  Pensaba Elías que él era el único que había quedado.“Pero ¿qué le dice la divina repuesta?”. Note  la divina respuesta, la divina respuesta.  “Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal”, o sea Dios conocía en secreto quiénes eran los que estaban de verdad por Dios y no por Satanás, porque Baal era Belcebú, es el diablo. Se reservó Dios a algunos para Dios, entonces dice Pablo: “Así también aun en este tiempo”, no solo en el tiempo de Elías, “aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia”, qué  la iglesia en Jerusalén, las iglesias de Judea, ciertamente los demás rechazaron al Mesías y muchos hasta hoy,  pero Dios se reservó un remanente  y la primera iglesia era de ellos, en Jerusalén y las iglesias de Judea y las de Samaria y las de Galilea y después así  la de los gentiles. “Así también aún en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia. Y si por gracia, ya no es por obras;  de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra”, entonces Dios se reservó por gracia a un remanente, que si no fuera por su gracia nadie puede venir a El, pero es porque El tiene gracia que estamos con El y estarán  con El. “¿Qué pues? Lo que buscaba Israel”, o sea Israel quería ser el pueblo escogido y quería ser el mejor pueblo, dice, “no lo ha alcanzado; pero los escogidos”, todos los que aceptaron al Mesías, los escogidos, “sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos”, o sea como ellos rechazaron al Mesías fueron entregados a sus propios pecados, esa es la manera como fueron endurecidos; no es que Dios los obliga a ser duros sino  que los deja seguir en lo que ellos escogen, esa es la manera de Dios endurecer; no es forzar al que no quiere ser duro a ser duro, no, es dejar al que se quiere endurecer  que siga endurecido; eso lo podemos decir por las citas que vienen a continuación. En el problema del Calvinismo,  del Arminianismo  y del Hipercalvinismo hay que tener esto claro porque hay algunos  interpretan esto errados, entonces vamos a ver las citas de donde Pablo toma el contexto para no interpretar erradamente. Entonces seguimos allí. “Los demás fueron endurecido”, entonces ahora dice, “como está escrito, como está escrito”. A ver cómo está escrito y en que contexto está escrito y por qué? Porque dice que fueron endurecidos pero cómo, entonces el cómo, bueno, así, como está escrito, ¿cómo está escrito? “Dios les dio espíritu de estupor, ojos con que no vean y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy”. Vamos a leer los otros dos versos y regresamos a esas notas a  pie de página para ver donde se sacaron esos versos para entender su contexto. En el 11:8, ustedes  lo ven abajo que dice Deuteronomio 29: 4; Isaías 29:10. Pero ahora viene el 9 y el 10. “Y David dice: Sea vuelto su convite en trampa y en red, en tropezadero y en retribución”, oigan esa palabra “en retribución”, no es que Dios los endureció porque los predestinó, no, no, les retribuyó su pecado, por eso es que son endurecidos; dice endureceré al faraón  y endureció a Israel, endurecimiento parcial pero  en retribución, no hay que mal interpretar la predestinación, me toca ser duro porque yo mando y aunque usted quiera ser blando yo lo hago duro, no, no es así, es en retribución ¡ Ah! a ustedes les gusta  es eso,  bueno, entonces quédense con eso, los entregó a eso, así es que endurece Dios. ¿Cómo los endureció?, como está escrito y aquí están los tres versos, tres versos del endurecimiento parcial, parcial de Israel. Vamos a ver las razones, entonces cita Deuteronomio, luego dice aquí: “sean oscurecidos sus ojos para que no vean, y agóbiales la espalda para siempre”. Entonces vamos a buscar esos tres versos. Primero, Deuteronomio 29:4 y dice: “Pero hasta hoy Yahvé no os ha dado corazón para entender, ni ojos para ver, ni oídos para oír. Y yo os he traído cuarenta años en el desierto; vuestros vestidos no se han envejecido sobre vosotros, ni vuestro calzado se ha envejecido sobre vuestro pie. No habéis comido pan, ni bebisteis vino ni sidra; para que supierais que yo soy Yahvé vuestro Dios”. O sea Dios les está mostrando cómo El había andado con ellos y ellos como que no se habían dado cuenta que Dios los había cuidado, nunca les había faltado pan para comer, nunca les había faltado ropa para vestir, y no se daban cuenta que era Dios el que les daba todo eso. O sea, ellos estaban ciegos a las bondades de Dios; entonces este es el contexto de Deuteronomio.

Ahora vamos al contexto de Isaías 29:9 “Deteneos y maravillaos; ofuscaos y cegaos; embriagaos, y no de vino; tambalead, y no de sidra” Ahí está el endurecimiento parcial, el cegamiento. “Porque Yahvé derramó sobre vosotros espíritu de sueño, y cerró los ojos de vuestros profetas, y puso velo sobre las cabezas de vuestros videntes”. Por eso no entienden el evangelio. “Y os será toda visión como palabras de libro sellado”, o sea, no entienden lo que está escrito, “el cual si dieren al que sabe leer, y le dijeren: Lee ahora esto; el dirá: No puedo, porque está sellado. Y si se diere el libro al que no sabe leer, diciéndole: Lee ahora esto; el dirá: No sé leer. Dice, pues, el Señor”. Aquí está la razón, noten esta frase: “Porque”, por qué es así, por qué hablaba de retribución allá? “Porque este pueblo se acerca a mí con su boca”, o sea cuando la relación con Dios no es sincera, cuando es pura mentira y pura religiosidad, la gente está ciega, no entiende nada porque es pura apariencia; pero se da cuenta que no es que Dios los predestinó y es culpa de Dios, no es culpa de Dios, es culpa del pueblo mismo, por la falsedad de su relación con Dios. “Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado; por tanto”, esa es la razón de Dios. Siempre, como les decía, hay que atender las razones de Dios, que El las revela en su palabra, “por tanto”, ahí están las razones de Dios, por eso, por ser falsos en la relación con Dios, ser superficiales, por eso no entienden nada; dicen que se acercan a Dios pero no, a veces es pura religión, en el fondo su corazón está en otro lado. Entonces dice: “he aquí que nuevamente excitaré yo la admiración de este pueblo con un prodigio grande y espantoso; porque perecerá la sabiduría de sus sabios, y se desvanecerá la inteligencia de sus entendidos”. Porque la gente pierde la inteligencia por causa de no querer una relación sincera con Dios. “¡Ay de los que se esconden de Yahvé”, por eso, ven?, “encubriendo el consejo, y sus obras están en tinieblas, y dicen:¿Quién nos ve, y quién nos conoce?”. O sea por ser hipócritas. “Vuestra perversidad ciertamente será reputada como el barro del alfarero. ¿Acaso la obra dirá de su hacedor: No me hizo? ¿Dirá la vasija de aquel que la ha formado: No entendió?” Entonces hermano, ese es el contexto del endurecimiento; así es que hay que entender las razones del endurecimiento. Pero por qué Dios los endureció? Todos los días extendí mi mano, pero fueron rebeldes, contradictores, solamente era hipocresía, postura, pero no sinceridad. Por eso, por eso, por tanto, así, por eso fueron endurecidos.

Vamos ahora al tercer versículo, Salmos 69: 22 y 23. Aquí ustedes se van a dar cuenta que este es un salmo mesiánico. Para entender el contexto mesiánico, retrocedamos un poquito desde el verso 19, porque ahí están las profecías acerca del Mesías; allí está: por rechazar a Cristo, porque dice, cuando se conviertan a Cristo, el velo se quita y pueden entender, pero si no se convierten al Señor, el velo está puesto. Esa es la razón del endurecimiento. Entonces, desde el verso 19: “Tú sabes mi afrenta”, van a ver que estas son palabras mesiánicas, “mi confusión y mi oprobio; delante de ti están todos mis adversarios. El escarnio ha quebrantado mi corazón, y estoy acongojado. Esperé quién se compadeciese de mí, y no lo hubo; y consoladores, y ninguno hallé. Me pusieron además hiel por comida, y en mi sed me dieron a beber vinagre”. O sea, ese es el Mesías. Ahora, fue por rechazar al Mesías, como consecuencia, el endurecimiento, por rechazar a Cristo. Entonces ahora dice: “Sea su convite delante de ellos por lazo, y lo que es para bien, por tropiezo. Sean oscurecidos sus ojos para que no vean, y haz temblar continuamente sus lomos. Derrama sobre ellos tu ira, y el furor de tu enojo los alcance. Sea su palacio asolado; en sus tiendas no haya morador”. Por qué? Porque Dios los quiere predestinar arbitrariamente? No. Por qué? Porque persiguieron al que tú heriste, y cuentan del dolor de los que tú llagaste. Se ponen a hablar de lo que le pasó, burlándose. Entonces dice: “Pon maldad sobre su maldad”, o sea que la maldad de ellos fue la causa del mal que les vino, y de la maldad que otros les hicieron a ellos, la que ellos hicieron. “Pon maldad sobre su maldad,  y no entren en tu justicia. Sean raídos del libro de los vivientes, y no sean escritos entre los justos. Mas a mí, afligido y miserable, tu salvación, oh Dios, me ponga en alto”. Entonces hermanos, cuando leemos los versículos de dónde Pablo está basándose, entendemos mejor y no vamos a interpretar de una manera hipercalvinista, esto del endurecimiento, ni de Faraón ni de Israel, como si fuese una predestinación sin causa, sin culpa y sin responsabilidad, lo de Faraón o lo de Israel, no; si Faraón fue endurecido, fue por su culpa, si Israel fue endurecido, fue por su culpa. Pero después Dios le tuvo misericordia.

Entonces regresamos al capítulo 11 de Romanos. Después de todo eso, vuelve el versículo 11, mire que es una frase constante de Pablo: “Digo, pues”. Ya había dicho “Digo, pues” en el verso 1. Ahora vuelve a decir: “Digo, pues” en el 11. Por qué “Digo, pues?” Ahora la pregunta es: ¿Han tropezado los de Israel”, han tropezado porque no han aceptado al Mesías, sino solo los escogidos,  “¿Han tropezado los de Israel, para que cayesen?”. Es decir, lo que dijo el Señor Jesús: El reino de Dios será quitado a este pueblo y será dado a otro, eso es para siempre? No, no, eso es solo temporalmente. Acuérdense que todo eso viene de Deuteronomio, los provoqué a ira pero para que las naciones no digan, yo me voy a arrepentir y los voy a salvar otra vez. Entonces eso es lo que dice: “¿Han tropezado los de Israel, para que cayesen? En ninguna manera”, sí, tropezaron sí, pero no es para caer, es para ser corregidos y ser levantados otra vez. Dice: “En ninguna manera; pero”, qué fue lo que pasó? “pero por su transgresión, vino la salvación a los gentiles”, porque los provocó a celos con otro pueblo, que no es pueblo, por la trasgresión de ellos, vino la salvación a los gentiles. Si ellos eran fieles, no había lugar para nosotros. Mire como dice Pablo al final de esto: La sabiduría de Dios sujetó a todos en desobediencia, es decir, nos permitió a todos ser desobedientes para tener misericordia de todos, tanto de nosotros como de ellos. Si es en cuanto a nosotros, somos pecadores, pero como tuvo gracia con los insensatos, también con los de Israel. ¡Aleluya! Esa es la gracia de Dios. Entonces dice: “En ninguna manera”, es decir, no, ellos no han tropezado para caer de manera definitiva no, los que rechazaron sí se pierden, pero el pueblo, la genealogía, los descendientes de los patriarcas continúan con promesas, en su simiente serán benditas, no malditas, benditas, las naciones; él ya había dicho esto, él ya conocía a Israel, El sabía que Israel al final volvería, El conocía el futuro porque Dios conoce todo de antemano. Entonces dice aquí: “¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su trasgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos”. Se dan cuenta que la base de Pablo es la misma profecía de Dios? Eso no son ocurrencias de Pablo. Pablo dice, yo no he dicho nada fuera de lo que Moisés y los profetas dijeron que habría de suceder y ahí nos estamos dando cuenta la base de Moisés, la base de Pablo en Moisés, en Isaías, en los Salmos, etc. Sigue diciendo: “Y si su trasgresión”, la de Israel, “es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración?”. Entonces, noten, habrá una plena restauración. Por qué dice plena? Porque de todas maneras siempre ha habido unos escogidos, pero ahora la nación, como nación, reconocerá al Mesías, entonces ahora se llama  su plena restauración. “Porque a vosotros, hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles”, porque Dios lo envió a los gentiles, “honro mi ministerio”, por eso él  habla ¿y por qué habla a los gentiles? Dice: “por si en alguna manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos a algunos de ellos”. El entendía que al predicar a los gentiles, ellos se iban a poner celosos y quizás se salvara alguno. Por qué Pablo usa esa frase? Porque ya eso lo había dicho Dios, se dan cuenta? Entonces, dice: “Porque si su exclusión”, cuando fueron castigados y esparcidos,  “es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión”, o sea el retorno para ser admitidos en el Mesías, reinsertados en el olivo, “qué será sino vida de entre los muertos?”. Y de dónde viene esa frase “vida de entre los muertos?”. Acaso no leímos Ezequiel 37? “He aquí Yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío… y os traeré a vuestra tierra”. Vida de entre los muertos, se dan, cuenta? “Si las primicias”, que fueron los patriarcas y el pueblo original que El llamó una novia, “son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas”, o sea Dios los separó para El. “Pues si algunas” no todos, no,  algunas solamente, “de las ramas fueron desgajadas, y tú”, está hablando a los gentiles, “siendo olivo silvestre”, por eso se habla de dos olivos, un olivo es Israel, el buen olivo y el otro olivo silvestre es de los gentiles, pero el olivo silvestre fue injertado en el buen olivo. Entonces dice, “y tú”, o sea los gentiles, “siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas”, o sea Dios tomó un pueblo de entre los gentiles y lo injertó en el buen olivo, o sea, en la continuación de las promesas de Israel, “y has sido hecho participante de la raíz y de la rica sabia del olivo, no te jactes contra las ramas”, que es lo que le ha pasado a algunos miembros de la cristiandad que salieron con una teología del reemplazo absoluto de Israel como si Israel ya fue desechado y ahora solamente es la iglesia católica y los protestantes, no, no, no es así, ciertamente fueron endurecidos en parte pero no para siempre fueron desechados, “no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti”, nosotros tenemos la raíz en todas éstas promesas de Dios en Abraham, Adán en Isaac, en Noe, Jacobo etc. “Pues las ramas, dirás”, esa es la teología del reemplazo, “fueron desgajadas para que yo fuese injertado. Bien”, noten esto “por” la razón de Dios, no es por predestinación arbitraria, no, “por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme. Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará. Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad”, o sea esto es condicional, “pues de otra manera tú también serás cortado”, Dios no podrá cumplir su plan contigo si tu no te mantienes en la fe. “Y aun ellos”, ¡Ah! Israel “si no permanecieren en incredulidad, serán injertados”, siempre hay judíos de a poquitos, pero ahora vamos a ver que llegará un momento en que la nación como nación, las tribus representadas, ciento cuarenta y cuatro mil, doce mil de tal tribu,  doce mil de tal tribu, Israel como nación será salvo pero mientras tanto es la hora de los gentiles y esa hora ya se está acabando y la de ellos está comenzando de nuevo. Entonces que dice aquí,  “Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios”, uno dice, pero quién va a ser esa obra? Pues Dios, ya conocemos muchos testimonios “poderoso es Dios” ¡Aleluya! “para volverlos a injertar. Porque si tu es decir nosotros mismos fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo”, imagínese, pueblos que comían cadáveres que eran antropófagos, caníbales que adoraban espíritus malignos, adoraban cosas, eso es  todo contra naturaleza, sin embargo, recibieron al Dios de Israel, tan raro ese Dios esos nombres raros, sin embargo cuánto más Israel que son las ramas naturales. Entonces dice, “si tu fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?”. O sea que Israel tenía que volver, eso es lo que tenemos que entender de las señales de los tiempos, ellos ya volvieron a su tierra, ya se están afirmando como nación, ya están en su lucha y en su tiempo de angustia, esos dolores de parto y ya muchos se están convirtiendo qué es lo que falta, que al fin en medio del parto mismo de la guerra de todos contra ellos por fin ellos reconocerán al Mesías y se salvan, ve hermano, eso es lo que dice, “porque no quiero, hermanos, que ignoréis ese misterio”, algunos, obreros inclusive, me han dicho, hermano pero para qué habla usted de Israel, si hay que hablar es de la iglesia y de Cristo, claro, pero acaso esto de Romanos no es parte del evangelio? Esto también hay que conocerlo, hay que conocer también entre todos los demás  misterios de Dios éste, no solo éste, pero no hay que ignorar éste, el misterio de Israel: “no quiero hermanos que ignoréis” y por eso estamos hablando acá. “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis éste misterio para que no seáis arrogantes”, con esa nueva teología católica y cierto nivel protestante y ortodoxo de teología del reemplazo, “arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte”, solo en parte, porque ahí está la iglesia de Jerusalén a ellos no, las iglesias de Judea, ellos no, a las iglesias de Samaria, a ellos no y cuántos judíos  que están en las iglesias, entonces no es todo Israel, es  solo en parte, endurecimiento parcial. Y dice, “hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles”, porque Dios dijo: “os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo” y hasta que ese pueblo entre, sea tomado de entre los gentiles, entonces, Dios permite la corrección de ellos pero El lo hace para provocarlos a celos. Cómo es que éste pueblo tiene tanta riqueza de Dios, dicen que el Mesías es de ellos también y todo y se ponen celosos y quieren enfatizar en hebreo, enfatizar esto y aquello eso son solo celos, pero Dios sabe lo que está haciendo y también nos muestra lo que está haciendo, es para salvarlos e incluirnos y hacer un solo rebaño, habrá un solo rebaño y un solo pastor, entonces dice acá; “endurecimiento en parte ha acontecido a Israel hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego”, ¡ Ah! “luego”, es decir, cuando Dios haya llegado a todas las naciones, ahora fíjese hermanos, cuando estuve en Jerusalén  en el 2005 había ancianos de Fiyi, una isla lejana del Pacífico, evangelizando en Jerusalén, o sea las antípodas de Israel es Fiyi, las antípodas, quiere decir el país que queda al otro lado de la tierra pasando por el centro, esas son las antípodas, por ejemplo la antípoda de Bogotá es Yakarta o sea aquí está Colombia al otro lado está Indonesia, aquí está Bogotá y se traza  una línea recta que pasa desde Bogotá por el centro de la tierra y sale al otro lado en línea recta, esa es la antípoda, Yakarta de Indonesia; pero la antípoda de Israel es las islas Fiyi y el Señor dijo que fueran hasta lo último de la tierra, o sea  hasta la antípoda que es Fiyi  y ya de Fiyi había misioneros en Israel, o sea que ya  todas las naciones de la tierra. Entonces ya es la hora de Dios volverse a Israel, entonces ahora dice la palabra aquí, “y luego” o sea aquí entraron la plenitud de los gentiles “todo Israel”. No dice todo israelita, sino Israel, o sea la nación, las tribus representadas. Solo hay una tribu que es la de Dan que no aparece en los ciento cuarenta y cuatro mil y por qué no aparece Dan? Porque Dios había dicho, la persona, la familia o la tribu que adorare ídolos, su nombre será borrado debajo del cielo y los de Dan dijeron: éstos son tus dioses que te sacaron de Egipto y levantaron y todos iban a adorar en Dan a dioses falsos; entonces si Dios había dicho que hasta la tribu sería borrada, no dice eternamente,  dice debajo del cielo, es decir mientras la tribulación, esos ciento cuarenta y cuatro mil no aparecen pero ya después, antes del milenio, después de la gran tribulación, luego en Ezequiel 48 aparece Dan allá arriba, en el extremo Norte pero aparece. O sea que esto es solo en parte, se da cuenta, en parte. Entonces ahora dice aquí: “Y luego todo Israel”, no dice todo israelita;  un israelita por ser israelita no se salva, se salva si acepta al Mesías y si no, como dice, hasta el Seol se encendió mi ira, pero ellos van a recibir y ya empezaron, ya empezaron. Les conté que solo de la comunidad de judíos ortodoxos, seiscientos treinta judíos de la sola ciudad de Sao Pablo ya aceptaron a Cristo, después les cuento con detalles cómo fue el proceso, cómo empezó Dios con una viejita que era una ancianita, pero ahora vamos a seguir con la palabra

Y dice: “como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados”. Entonces Dios prometió esa conversión, a través del Libertador, y quién es ese Libertador? El Mesías. “Así que en cuanto al evangelio” por ahora, los que no son judíos o israelitas, pero rechazan el evangelio, “son enemigos por causa de vosotros”, mientras tanto, “pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres”. Entonces Dios, que bendijo este pueblo que antes conoció, y prometió, como hemos leído acá y en Deuteronomio, Ezequiel y muchos otros versículos que no hemos leído, fueron escogidos por causa de los padres. Abraham, en tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra. Comenzó con Cristo, la simiente, y ellos van a recibir a Cristo al final. “Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios” Cuando Dios da un don, El no lo revoca, y cuando hace un llamamiento, no lo retira; eso es lo precioso hermanos. Qué maravilla que los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables. Cuando Dios te da un don, El no te lo quita, y si te hizo un llamamiento, no te lo quita, porque es como si El se hubiera equivocado en ese llamamiento, pero El no se equivoca, El ya sabía tus faltas, pero también sabía que El te iba a restaurar. El ya sabía: Pedro, vas a ser zarandeado pero yo rogué por ti que no falte tu fe y una vez que vuelvas, confirma a tus hermanos. Caíste pero te vas a levantar, yo no me equivoqué al escogerte. Dios sabía todos tus pecados, todas tus fallas pero sabía que te ibas a arrepentir, que ibas a creer, que te ibas a levantar e incluso a confirmar a tus hermanos. Los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables, gloria al Señor! IRREVOCABLES! Hermano, esto nos da fe, la palabra de Dios, Y dice: “Pues como vosotros también”, o sea los gentiles, porque le está hablando a los romanos, “en otro tiempo erais desobedientes a Dios, pero ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos, así también éstos”, o sea los israelitas, “ahora han sido desobedientes, para que por la misericordia concedida a vosotros”,  a los gentiles, a la iglesia, al pueblo que no era pueblo, “ellos también alcancen misericordia”.  Esa es la plena restauración, la readmisión, la reinserción de Israel. “Porque Dios sujetó a todos en desobediencia” no que los obligó a ser desobedientes, es decir, permitió que fueran desobedientes. Dice: “para tener misericordia de todos.

 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? ¿O quién le dio a El primero, para que le fuese recompensado? Porque de él, y por él y para él, son todas las cosas.

 Todo lo que está pasando en Israel, es para Dios. A él sea la gloria por los siglos.  Amén.”

Permalink :: 21 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com