El Blog

Calendario

<<   Febrero 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

ZACARÍAS 14 /

Por Gino Iafrancesco V. - 3 de Febrero, 2010, 17:35, Categoría: General

Hermanos, vamos con la ayuda del Señor a dar continuidad en esta tarde a lo que anoche y hoy por la mañana estuvimos leyendo y comentando de la palabra del Señor. La parte que reservamos para esta tarde requiere algunas conexiones del capítulo que estamos leyendo, anoche leíamos Zacarías 12 con algunas conexiones, esta mañana Zacarías 13 con bastantes conexiones y ahora nos tocará Zacarías 14, también con unas buenas conexiones. Entonces vamos a orar al Señor y a pedirle que El nos socorra, que El abra nuestros ojos, que no nos quedemos quietos sino que reacciones espiritualmente a la palabra del Señor, que El con Su sangre pueda limpiarnos, con Su Espíritu pueda prepararnos para ser colaboradores suyos en estos tiempos finales, amén hermanos? Oremos al Señor.

Entonces hermanos llegamos al capítulo 14 de Zacarías que es un capítulo que tiene como ustedes lo van a ver inmensa relación con Apocalipsis especialmente en la séptima taza o copa de la ira que es lo que podríamos decir el final de la gran tribulación donde se consuma la ira de Dios y donde el Señor remueve de la tierra lo que tiene que ser removido para dejar el reino inconmovible de Su Hijo Jesucristo y de Sus santos. Acuérdense que las siete tazas ó copas de la ira están contenidas en la séptima trompeta, dice que cuando se tocó la séptima trompeta los reinos del mundo vinieron a ser del Señor y de Su Cristo, dice que las naciones se airaron, y que también vino Su ira, o sea la ira de Dios se consuma en la séptima trompeta que es la que consuma el misterio de Dios, entonces por eso es que de la séptima trompeta surgen las siete tazas ó copas de la ira, y lo mismo las siete trompetas surgen del séptimo sello cuando fue abierto el séptimo sello hubo silencio en el cielo como media hora y se le dieron a siete ángeles las siete trompetas, entonces cuando el Cordero abre los sellos, en el séptimo sello se esconden las siete trompetas y en la séptima trompeta se esconden las siete tazas. Primero El Señor abre los sellos, después hace sonar las trompetas y por fin derrama las siete tazas y ahí cuando termina todo ese plan los reinos del mundo han llegado a ser del Señor y de Su Cristo, o sea es un trabajo progresivo que hace El Señor, primero El envía el caballo blanco, primero El Señor envía el evangelio, primero El Señor envía el Espíritu Santo, Sus apóstoles, Sus profetas, Sus evangelistas, Sus pastores y maestros, levanta los santos para todos trabajar en la obra del ministerio para que las personas conozcan la reconciliación con Dios, las buenas nuevas de parte de Dios, pero si los seres humanos no quieren recibir al Señor detrás del blanco viene otro caballo, el rojo que es el de la guerra, y después otro, el negro que es el del hambre y después otro, el amarillo que es el de la muerte y del Hades, claro que los siervos del Señor mueren pero no van al Hades, van al paraíso que es en el quinto sello, aparecen las almas de los que murieron por el nombre del Señor, por la palabra del Señor, esperando y descansando y El Señor les dice que aún descansen un poco hasta que se complete el número de los que han de morir como ellos, pero ya en el sexto sello comienza El Señor a sacudir la tierra por un primer terremoto mundial, pero en medio de esa terrible tribulación que El inaugura, entonces El toma aquellos 144.000 de las tribus de Israel, y una multitud incontable de las demás tribus y pueblos y naciones de la tierra que limpian sus ropas con la sangre del Cordero y entonces ya se alistan para el séptimo y último sello. Cuando ese sello es abierto por el Cordero hay silencio en la tierra porque la cosa se pone seria, se pone solemne y ahí es cuando El Señor da la orden de que esos sietes ángeles empiecen uno por uno, y uno detrás del otro a tocar sus trompetas, pero esas trompetas sólo van afectando primero las partes del planeta, los árboles pero apenas un tercio, las plantas, los ríos pero apenas un tercio, las aguas, los mares, pero apenas un tercio, un tercio apenas de la luz de las estrellas, de la luz del sol, de la luna, pero luego de que sin arrepentirse ellos continúan entonces El Señor tiene que ir apretando un poco más la tuerca y ya de las trompetas pasamos a las copas de la ira, a las tazas de la ira, y ahí sí se consuma la ira de Dios con la última taza, todo lo removible como lo vamos a ver es removido para que quede el reino inconmovible del Señor. Y ahora nos ha tocado estudiar algo que atañe a la última taza, al momento de la remoción final, y eso tiene que ver con lo que pase con Israel, con lo que las naciones le hagan a Israel y a Su pueblo, porque El Señor dice: es justo pagar delante de Dios con tribulación a los que os atribulan y a vosotros que sois atribulados daros reposo con nosotros cuando se manifieste El Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de Su poder en llama de fuego para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecieron al evangelio, y a vosotros daros reposo. Cuando El venga para ser glorificado en Sus santos y admirados en todos los que le creyeron. Entonces esas palabras de Pablo por El Espíritu Santo están en el primer capítulo de la segunda epístola de Pablo a los Tesalonicenses. Entonces El Señor va a tener que castigar al mundo, al mundo le gusta derramar la sangre de los cristianos, entonces qué van a tener que decir al Señor, justo eres, por cuanto ellos derramaron la sangre de los santos Tú les diste a beber sangre. Ninguna de las trompetas, un tercio se vuelve sangre, pero en una de las copas el mar y los ríos se vuelven sangre como aconteció con el río Nilo cuando Moisés estuvo aquí. El Señor al final tendrá dos profetas, con el ministerio de Moisés y Elías y también castigarán al mundo con plagas, o sea que lo que hicieron Moisés y Elías fue un pedacito pequeñito a lo que va a tener que hacer al final a través de estos dos profetas, estos dos testigos finales del Señor antes de Su venida en gloria, pero entre una de las cosas que acontecerá es esta que vamos a estudiar aquí con sus conexiones en Zacarías 14. Zacarías 14 ya termina con el milenio, entonces aquí vamos a ver lo que va a pasar en el momento de la transición de la tribulación hacia el milenio con la venida del Señor Jesucristo con todos Sus santos. “He aquí, el día de Jehová viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos”  Por qué habla de repartir despojos, porque las naciones se juntan contra Israel, se juntan contra Jerusalén y vienen todos contra el pueblo del Señor, y vienen todos, hay persecución contra los santos y hay persecución contra Israel, entonces dice El Señor “Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén”; ya ése es el momento de mayor angustia en el tiempo de angustia, es el momento del parto, pero es también momento de la intervención directa del Señor, no de los Estados Unidos, del Señor. Entonces dice aquí “y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres”; ve eso es tiempo de angustia, eso es parto, “y la mitad de la ciudad irá en cautiverio”, pero no es toda la ciudad, en Apocalipsis decía que en el tiempo de Dios había usado a los gentiles pero había una parte ahí que está reservado ahí, no lo toquen, Dios le puso un cordel a los que adoran al Señor allá no los pueden tocar, pero de ahí para fuera Dios va a permitir que muchas cosas acontezcan, será necesario que el templo sea restaurado, y dice “más el resto” o sea el remanente, esa palabra resto es una traducción de una palabra hebrea que significa también remanente “del pueblo no será cortado de la ciudad”. Y ahora llegamos entonces al momento importante, dice “Después”, o sea luego “saldrá Yahvé”, no los ejércitos como le digo de los Estados Unidos o de los aliados de Israel, no, Yahvé, “saldrá Yahvé y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla”. O sea que ya Dios nos está dando la pista, cómo es que saldrá, y cómo es que peleará a favor de Israel cuando todas las naciones de la tierra se vuelvan contra Su pueblo.

Entonces dice que el mismo Señor saldrá y peleará como peleó en el día de la batalla, ya Dios nos está dando una pista, como peleó, El ya había hecho esto antes una vez, de una manera especial, y ahora dice que va a tener que hacerlo otra vez, saldrá y peleará como peleó, ahí está la clave, como peleó. Entonces vamos a ver cómo fue que El Señor peleó por Israel en el pasado, y cómo va a tener que pelear de nuevo, y lógico que el fin del negocio es mejor que el principio, la cosa va a ser más seria, si fue seria como peleó va a ser más seria cuando ya lo hace para acabar definitivamente con el problema. Entonces para entender eso marquemos aquí en Zacarías, porque estaremos yendo y viniendo haciendo las conexiones y continuaremos todo Zacarías de este capítulo, pero con sus conexiones, entonces mientras tanto vamos al libro de Josué al capítulo 10, Josué capítulo 10, vamos a ver cómo fue que El Señor peleó por Israel en el día de la batalla porque dice que El saldrá y peleará como peleó, entonces vamos a ver cómo fue que peleó, entonces en el capítulo 10 desde el versículo 8 vamos a ir leyendo. Josué capítulo 10 verso 8, los que tenemos esta misma versión de la Reina Valera, del 60 está en la página 223 “Y Yahvé dijo a Josué: No tengas temor de ellos” o sea ésa es la hora que hay temor, se juntan contra uno, decía “No tengas temor de ellos; porque yo”  ,quién?, yo dice El Señor “porque yo los he entregado en tu mano y ninguno de ellos prevalecerá delante de ti. Y Josué vino a ellos de repente, habiendo subido toda la noche desde Gilgal” porque Gilgal queda al lado del Jordán, él subió, “y Yahvé los llenó de consternación delante de Israel, y los hirió”, noten no fue Josué, fue Yahvé, “con gran mortandad en Gabaón; y los siguió por el camino que sube a Bet-horón, y los hirió hasta Azeca y Maceda. Y mientras iban huyendo de los israelitas, a la bajada de Bet-horón”  que ya queda al otro lado de los montes de Israel “Yahvé arrojó desde el cielo” que cosa esta “grandes piedras sobre ellos hasta Azeca, y murieron; y fueron más los que murieron por las piedras del granizo, que los que los hijos de Israel mataron a espada”. Oiga aquí pasó algo gravísimo. “Entonces”, en ese momento cuando estaban sucediendo las cosas de esa manera, “Josué habló a Yahvé el día en que Yahvé entregó al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas: Sol detente en Gabaón; y tú luna, en el valle de Ajalón. Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos. ¿No está escrito esto en el libro de Jaser? Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero. Y no hubo día como aquel día, ni antes ni después de él, habiendo atendido Yahvé a la voz de un hombre” aquí está la frase “porque Yahvé peleaba por Israel” Entonces volvemos ahí a Zacarías “Después saldrá Yahvé y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla”, entonces qué sucedió en el día de la batalla, no solamente que hubo una batalla en la tierra, sino que hubo un cataclismo cósmico, la tierra se paró, el sol se detuvo, la luna también por casi un día entero, pero aquí aconteció una cosa curiosa, al mismo tiempo que eso acontecía dice que caían grandes piedras de granizo y caían sobre los enemigos de Israel, yo me imagino, perdónenme que trate de entender esto, que Dios utilizó la pasada de un cometa bien cercano a la tierra, imagínense, si la tierra gira hacia allá, y el cometa viene hacia acá, y pasa, no choca con la tierra pero su cola que está formada por aquellas piedras de granizo que caen a la tierra, cuando el cometa está viniendo para acá y la tierra para allá al estar tan cerca hay un detenimiento por causa de la gravedad, y entonces la cola del cometa, todas aquellas piedras de granizo caen a la tierra, la cola del cometa, cayeron cola del cometa y la tierra se detuvo y después todo volvió a la normalidad, se acabaron las piedras y la tierra volvió a girar, los científicos ya y a través de planetarios ya con esos instrumentos pueden regresar a cómo estaba el cielo, ellos descubrieron que faltaba un día en el universo y solamente los científicos que dijeron que eran cristianos dijeron, no lo que pasa es que en el tiempo de Josué casi un día retrocedió pero también otros diez minutos en los tiempos de Isaías y de Ezequías, verdad?, también hubo que retrocedió la sombra y hay se completa el espacio y ahí quedaron arregladas las máquinas. Un hermano físico que nosotros conocemos, el hermano, por lo menos los libros de él los conocen, es un siervo de Dios, el hermano Cristian Chen, el hermano es doctor en física nuclear y es un siervo de Dios, un apóstol del Señor en estos tiempos, predica por toda la tierra, él mismo trabajó en la Nasa, y él mismo muchas veces para poder bajar un cohete y no seguir dando vueltas y vueltas sino que pueda amarizar, él tenía que incluir, ayudar a incluir esa clave de tiempo para poder medir exactamente dónde tenía que quedar el cohete, esa ecuación incluyendo el día en que El Señor mandó a Isaías a que retrocediera un minuto. Entonces hubo algo que aconteció en los días de Josué y ahora que dice aquí la Palabra del Señor, que El Señor peleará como peleó, o sea que, si yo no quiero ser dogmático pero si fue un cometa tiene que volver, tiene que volver, entonces mire lo que va a pasar aquí, seguimos leyendo, estamos en el 14:3 de Zacarías, “Después saldrá Yahvé y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla”, esa es la clave, ya vimos como El peleó, a través de un sacudimiento cósmico, “y se afirmarán sus pies” entonces esa es la venida de Cristo, la segunda venida de Cristo con sus santos, “en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio”, hermanos ya los satélites ya descubrieron que hay una grieta en el monte de los Olivos, sólo que todavía está pegado pero con ese movimiento de la tierra que va a  ser como vamos a leer en otros versículos un terremoto no localizado, sino de todo el planeta entero, entonces se va a abrir esa grieta, y en el monte de los Olivos se va a armar un valle porque el movimiento brusco de la tierra que no va a ser un movimientico pequeño, les voy a leer en la Biblia que el movimiento que va a acontecer es como si fueran cambiados los polos magnéticos del planeta tierra, dice que estando el sol a mediodía se va a poner, quiere decir que aquí está el mediodía, allá está el sol, va a ser este movimiento así, un movimiento brusco cuando los polos del magneto cambian, inmediatamente se sacude todo, dice que las ciudades de las naciones cayeron, los montes no fueron hallados, las islas desaparecieron y entonces hermanos ahí lo removible va a ser removido, ve, y eso es lo que vamos a leer aquí a continuación, pero vamos leyéndolo despacio para ir entendiéndolo bien, dice el verso 4 en la mitad, “y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte y la otra mitad hacia el sur”, o sea un terremoto tan grande que separa ese monte, la pelea es por ese monte, no?, y ahí ese monte es desaparecido cuando El Señor viene, se abre el monte y queda un valle y a ese valle huyen y dice así, “huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal”, y aquí hay otra clave que es la siguiente, “huiréis de la manera que”, ah así como había otra primera clave, peleará como peleó, cómo fue que peleó, vamos a ver “huiréis de la manera que huisteis”, vamos a ver cómo fue que huisteis, ahí es otra clave, “huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías rey de Judá”; y después de eso que viene, dice “y vendrá Yahvé mi Dios, y con él todos los santos”. Ahí es cuando El Señor viene, la segunda venida de Cristo, pero note que ya antes de la segunda venida de Cristo ya hay una catástrofe, todo lo removible tiene que ser removido, entonces aquí hay otra clave, dice “huiréis al valle de los montes de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías”, o sea que ellos huirán por causa de un gran terremoto y un tremendo terremoto aconteció en los días de Uzías y se repetiría de nuevo porque dice “huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías”, entonces vamos a marcar aquí, volveremos a Zacarías a continuar pero vamos al libro de Amós para entender esos dos terremotos, el que aconteció y el que se repetirá porque será de la manera que huisteis, cómo huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías. Vamos al profeta Amós, después de Ezequiel, viene Daniel, después Oseas, después Joel, después Amós, Joel y Amós. Entonces en Amós 1:1 dice lo siguiente “Las palabras de Amós, que fue uno de los pastores de Tecoa, que profetizó acerca de Israel en  días de Uzías”, acuérdense del terremoto en días de Uzías y dice “en días de Uzías, rey de Judá y en días de Jeroboam hijo de Joás, rey de Israel, dos años antes del terremoto”, aquí vuelve a hacer mención de un famosísimo y terrible terremoto que aconteció en los días de Uzías, pero dos años antes de que aconteciera ese terremoto Dios le dio esa profecía a Amós y Amós profetizó un terrible terremoto y un primer cumplimiento típico aconteció dos años después, pero ese terremoto que aconteció no sería lo único porque ya Dios por de Zacarías dijo, de la manera que habían huido por causa del terremoto en los días de Uzías huirían otra vez, o sea que volvería a acontecer, o sea que la profecía de Amós tiene dos cumplimientos y no sólo uno, tiene el primero que es el típico, y el final que es el que menciona Zacarías, porque Zacarías estaba diciendo que como que se va a repetir, así como lo que pasó con Josué se va a repetir porque saldrá Yahvé y peleará como peleó y huiréis de la manera que huisteis, o sea hay una repetición como dice la Palabra de Dios, que Dios hace esas cosas para que los hombres teman, aquello que fue ya es y Dios restaura lo que ya pasó, o sea vuelve a acontecer algo que ya había acontecido antes, entonces vamos a ver que más nos dice Amós  de ese terremoto porque aquello aconteció en días de Uzías dos años después que lo profetizó Amós, pero El Espíritu Santo está diciendo que va a volver a acontecer otra vez, o sea al final, entonces nos toca leer un poco Amós, porque lo de Amós se cumplió en los días de Uzías se cumplirá otra vez cuando todo mundo venga contra Israel, contra Israel. Entonces pasemos al capítulo 8 del profeta Amós, y vamos a leer desde el versículo 7, Amós 8 desde el versículo 7, “Yahvé juró por la gloria de Jacob”, juró, esto es delicadísimo, esto no es cualquier pamplina, esto es irrevocable, es un juramento divino, “No me olvidará jamás de todas sus obras. ¿No se estremecerá la tierra sobre esto?”, o sea por ese juramento de Dios por la gloria de Jacob, ¿no se va a estremecer la tierra? Y dice así “¿No llorará todo habitante de ella? Subirá toda”, no es el agua, es la tierra pero va a ser como si fuera agua, “Subirá toda, como un río, y crecerá y mermará como el río de Egipto”. O sea como el Nilo, el río tiene las aguas suben y bajan, pero aquí no dice que es el río, sino la tierra, los movimientos, las ondas telúricas que suben y bajan del planeta, de la tierra, miren lo que dice “Subirá toda”, la tierra “como un río, y crecerá y mermará como el río de Egipto. Acontecerá en aquel día, dice Yahvé Adonai, que haré” noten lo que hará Dios, eso es lo que les acabo de decir, la mudanza de los polos magnéticos del planeta, “haré que se ponga el sol a mediodía, y cubriré de tinieblas la tierra en el día claro”, hermanos no es cualquier cosa este terremoto, estando el sol a mediodía, o sea estando allá arriba se va a poner, son las doce del día y parece que fueran las seis de la tarde y donde era día claro queda oscuro y donde era oscuro queda claro, o sea un movimiento brusco del planeta, cambio de los polos magnéticos del planeta, como pasó en los días de Josué que la tierra se detuvo y la cola del cometa, ó las piedras del cielo, granizo inmenso que dice que vendrá como granizo de 45 kilos caerá sobre la tierra, hermanos eso es lo que sucedió y sucederá, volvamos otra vez a Zacarías y sigámonos dándonos cuenta que sigue diciendo esto, dice allí, vamos a leer el verso 6, Zacarías 14:6, “Y acontecerá en ese día no habrá luz clara, ni oscura”. No se saben qué horas son ahora, parece que estábamos como mediodía pero ahora parece que ya son las seis de la tarde, y en otra parte están de madrugada y de pronto quedó al mediodía, o sea y con todo lo que significa ese movimiento terrible, entonces dice “en ese día no habrá luz clara, ni oscura”, y dice “Será un día, el cual es conocido de Yahvé, que no será ni día ni noche; pero sucederá que al caer la tarde” cuando ya debía ser de noche “habrá luz”, ay Señor, claro cambio el planeta como dice en Isaías 24 que la tierra está como un borracho, que tambalea como un borracho la tierra y caerá dice El Señor porque El Señor dijo que todo lo removible iba a ser removido, entonces hermanos no es cualquier cosa cómo va a pelear Yahvé a favor de Israel, sino como peleó en el día de la batalla.

Ahora entonces vamos a Apocalipsis capítulo 16 y volveremos a Zacarías, pero mientras tanto vamos a Apocalipsis 16. Ahora hermanos a mí me gustaría leerles no sólo la última taza sino desde la anterior porque es que muchas personas están diciendo que no van a estar aquí cuando esas cosas acontezcan, entonces que van a ser arrebatados antes, pero vamos a ver qué dice la Biblia. Entonces vamos a leer desde la quinta taza, desde la quinta copa, amén?, desde la sexta copa porque en la quinta ya aparece el anticristo, si ustedes quieren ver en la quinta está en el versículo 10. Apocalipsis 16, versículo 10, la quinta copa ó taza de la ira, voy a leer de la quinta para llegar a la séptima, “El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia”, o sea que ya está la bestia ó el anticristo, “y su reino se cubrió de tinieblas, y mordían de dolor sus lenguas, y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras”. O sea Dios estaba apretando la tuerca a ver si se arrepentían y no se arrepintieron, entonces llega el sexto, “El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates”; sabe dónde queda eso?, en Irán, en Irak, ahí queda el Éufrates, ahí en Irak, dice la Biblia que están atados cuatro ángeles destructores que serían desatados, dónde?, en Irak, ¿qué fue a hacer Bush allá?, a despertar esos ángeles, la taza, la copa porque hay una copa que habla del Eufrates que corresponde con una trompeta que habla del Éufrates, porque cada trompeta es un tercio de su copa, se inicia con un tercio y se completa con la copa, la trompeta es para iniciar el juicio, la copa es para consumar el juicio, el juicio lo introduce la trompeta y lo consuma la copa y ya en la trompeta del Éufrates nos dice que estaban esos ángeles atados para destruir, y que de allí se desataría una matazón terrible con esas tres plagas del fuego, del humo, del azufre, o sea de guerra y destruirían no sé cuantos miles de personas, ¿qué hace la gente metiéndose en Irak?, usted cree que eso se va a apagar, ese incendiecito  se va a apagar, no hermano, eso va es a crecer por toda la tierra y ahora dice aquí, “y el agua de éste”, o sea del Éufrates que queda en Irak, “se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente”, o sea China se va a meter en esto y parece que no sólo China porque no habla sólo en singular sino también en plural, puede que tenga algunos asociados, puede ser Camboya, Vietnam, no sabemos con quienes se van a meter en esto, de hecho las armas de Irak son hechas por la China. “Y vi salir de la boca del dragón”, que es el diablo, “y de la boca de la bestia”, que es el anticristo, “y de la boca del falso profeta”, que es un precursor, “tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso”. Ah, espíritus malignos reuniendo a la gente, van a los reyes de la tierra, o sea se meten con las élites y ellos deciden involucrarse en Medio Oriente y se van para el valle de Megido, y dice acá, “para reunirlos a la batalla”, para la batalla, aquella batalla que pelearía Jehová, y ahora dice así la Palabra del Señor “He aquí yo vengo como ladrón”, todavía no ha venido como ladrón y estamos en plena sexta taza, todavía está anunciando la venida como ladrón, o sea que no ha venido como ladrón todavía, y ya estamos en plena sexta taza, aquí está el anticristo, la bestia, el falso profeta, el Armagedón. “Bienaventurado en que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón”, o sea monte de Megido porque el valle de Megido tiene hacia el sur un monte donde estaba la ciudad de Megido, ahí se ve el valle donde será esa reunión de guerra, la sangre llegará hasta el freno de los caballos, lo dicen otras profecías, y ahora entonces cuando se reúnen todos y es contra Israel que se reúnen, entonces dice, “El séptimo ángel”; el séptimo, el último, “y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está”. Ya cuando los tiene a todos reunidos, las cubas de la tierra, la hora crucial, hecho está, “Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, y un terremoto tan grande, cual no hubo jamás desde que los hombre han estado sobre la tierra”, o sea más grande que el terremoto de los días de Uzías, más grande que el terremoto del sexto sello que fue también a nivel mundial para inaugurar la gran tribulación, pero esta es la séptima taza que corresponde a la séptima trompeta, que corresponde al séptimo sello, o sea que ese terremoto es peor que el del sexto sello, el del sexto sello usted lo puede ver en Apocalipsis y es terrible, y este será peor, “Y la gran ciudad fue dividida en tres partes”, esta es Babilonia, ésa es la gran ciudad, Roma, “y las ciudades de las naciones cayeron”, no dice que se agrietó una pared, no “las ciudades de las naciones cayeron”, es mejor como que dormir en carpas. Hermanos las ciudades de las naciones cayeron, no es cualquier terremotico, es que es un terremoto terrible, es el peor de todos, y el último gracias a Dios, cayeron, y dice “Y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del ardor de su ira. Y toda isla huyó”, ¿dónde era que quedaba San Andrés?, parece que quedaba por aquí, pero como que se mudó, y Górgona, como que todas las islas se mudaron, cambiaron de lugar, porque un movimiento brusco, así que estando el sol al mediodía se ponga no es cualquier volería hermanos, muda la geografía de la tierra, las ciudades se vienen al piso, ahí no habrá compañía de seguros que aguante, entonces que dice aquí, dice, “y los montes no fueron hallados”, ¿dónde era que quedaba este monte?, no ahora mudó la geografía, ¿dónde era que quedaba el Everest?, todos sabían donde quedaba el Aconcagua, Monserrate, todos esos montecitos, pero la geografía muda hermanos, “no fueron hallados. Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo”, otra vez, se acuerdan que junto con el terremoto viene granizo otra vez y ese no era granicito de ese chiquitito, porque nosotros estamos acostumbrados a ese pequeñito, aunque en Bogotá ya ha caído uno como pelotas de tenis, ahora ya empezaron a juntarse los chiquitos y han caído como pelotas de tenis en Bogotá varias veces, pero aquí dice, “como el peso de un talento”; y hay talentos de 34 kilos ó de 33 y medio y hay talentos de 45, ya sea el más chiquito igual es un balón terrible, piedras grandes, piedras como pasó en el día cuando Jehová ó Yahvé peleó por Israel y fueron más los que murieron por las piedras que cayeron del cielo, o sea los aerolitos que pueden ser atraídos por algún cometa ó por cualquier cosa de esas, o sea es una cuestión cósmica, por eso dice que todo lo removible va a ser removido para que quede el reino inconmovible del Señor y eso es lo que está a punto de acontecer, son dos terremotos mundiales, el primero que es el sexto sello que es para inaugurar la tribulación que es antes que las trompetas porque las trompetas comienzan en el séptimo sello, y luego dentro de las trompetas surgen las tazas y la última es este peor incluso que aquel primero, y ahí el primero es terrible, el primero también es un movimiento brusco porque dice que el cielo y la tierra se enrollaron porque dice que Él estremecerá los cielos y la tierra y ya han empezado a llegar noticias que ven los astrónomos, no astrólogos, astrónomos de, por ejemplo viene un planeta que es nuestro propio sistema solar como el Júpiter y viene un cometa Kohutek y se estrelló con Júpiter y ahora hace poco saben que aconteció?, dos galaxias chocaron y lo filmaron; El Señor dijo que las potencias de los cielos serían conmovidas, entonces El Señor sabe que hace, El sabe cómo peleará cuando todo mundo ha creído porque si se vienen contra Israel es porque no creen en Dios, no tienen temor de Dios, entonces El Señor alzó su mano como diríamos esta mañana, y estremecerá los cielos y la tierra y vendrá el deseado de las naciones como dice en Hageo, estremecerá los cielos y la tierra y vendrá el deseado de las naciones, o sea Él viene después de la séptima taza, y ahí pone su pie, allí, en el monte de los Olivos y luego desciende con sus santos al valle que el monte abre, se abre el monte, se raja y Él desciende a juntar las naciones para el juicio de las naciones. Primero el tribunal de Cristo para juzgar los santos, segundo el juicio de las naciones, y luego después del milenio el tribunal de lo que se llama el gran trono blanco, tres juicios distintos, el tribunal de Cristo para juzgar a los santos, todos compareceremos ante el tribunal de Cristo, los santos para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras haya estado en la tierra, sea bueno ó sea malo; luego juntará las naciones, serán reunidas delante de Él para separar cabritos y ovejas, porque en el tribunal de Cristo van a salir los vencedores y el dijo: El que venciere le daré autoridad sobre las naciones y las regirá con vara de hierro. Los vencedores surgen del tribunal de Cristo, ellos han de regir en el milenio a las naciones, o sea que como veíamos esta mañana dos tercios de la tierra serán destruidos, pero un tercio va a sobrevivir y ese tercio van a formar las ovejas, son sobre las que van a reinar los vencedores y esas son las naciones que  en Mateo 25 cuando habla del juicio de las ovejas y cabritos es el de las naciones, juntará las naciones y las separará como separa el pastor las ovejas de los cabritos, los cabritos de las ovejas y después del milenio es que viene el gran juicio del trono blanco que es el juicio final, son tres juicios. Si nosotros estamos en el bando de los hijos de Dios nacidos de nuevo en la iglesia nos toca es el tribunal de Cristo donde no se define la salvación sino la posición en el reino: el galardón ó corrección de los hijos, pero luego viene sobre qué naciones van a reinar esos vencedores porque dice que reinarán sobre las naciones y las regirá con vara de hierro, entonces hay dos categorías, los santos que reinan sobre las naciones y las naciones sobre las que reinan los vencedores, esas salen del otro juicio, del juicio de las naciones de Mateo 25 y los demás muertos, todos los que habían muerto en otras eras, no son del final, es después del milenio que resucitan y llega el trono blanco y el que no esté inscrito en el libro de la vida va al lago de fuego, ése es el final juicio, son tres. Entonces aquí hermano está hablando es de la séptima copa antes de Su venida en gloria para establecer tanto el tribunal de Cristo como el juicio de las naciones y establecer el milenio después de los 1260 días de la gran tribulación, ó los 42 meses ó los tres años y medio, tiempo, tiempo, tiempo y medio tiempo, ésa es la gran tribulación, pero luego quedan treinta días para el tribunal de Cristo y 45 días para el juicio de las naciones. Bienaventurado el que espere 1335 días, ahí ya le dice Dios a Daniel que descanse y es un bienaventurado, por eso esos tres periodos 1260 que es tribulación, 1290, 1335, entonces es porque hay tribunal de Cristo y hay juicio de las naciones antes del milenio y después del milenio todos los demás muertos resucitan para el juicio del trono blanco, pero quién esté en Cristo ya fue juzgado, ya pasó de muerte a vida, ahora lo que se define no es su salvación, lo que se define es su posición en el reino, lo que se define es qué hiciste con tu vida, Señor Tú mina produjo diez minas, bien hecho, sé sobre diez ciudades, tú qué hiciste con tu mina: Señor Tú mina produjo cinco minas, tú también sé sobre cinco ciudades, y tú qué hiciste, ah Señor tú eras duro y tal y escondí tu mina, quítensela y dénsela al que puso diez, y a él a las tinieblas de afuera; ése es el juicio del tribunal de Cristo, y después es el de las naciones: tuve hambre y no me distéis de comer, Señor cuándo te vimos hambriento, cuando no lo hiciste con uno de estos pequeñitos conmigo no lo hiciste, al lago de fuego. Tuve hambre y me distéis de comer, Señor cuándo te vimos hambriento, cuando lo hiciste con uno de estos mis hermanos pequeños conmigo lo hiciste, al reino preparado para vosotros; de las naciones porque El que venciere le daré autoridad sobre las naciones y las regirá con vara de hierro, entonces los vencedores de la iglesia reinarán sobre gente que sobrevive de las naciones porque leíamos esta mañana, dos tercios se perderán pero un tercio pasará por el fuego y esos entrarán, esas son las ovejas que entran en el reino y quién reinará en el reino: los vencedores de la iglesia, en el milenio serán los vencedores los que reinen sobre los que sobreviven de las naciones y después del milenio viene, entonces esa es una reunión más, el diablo se suelta, resucitan los muertos, muchas de esas naciones, porque muchos de ellos nacerán en el milenio porque en el milenio sí habrá niños que juegan con las serpientes y algunos se van a rebelar y vamos a leer aquí en Zacarías 14 cómo se va a reinar con vara de hierro en las naciones. Entonces aquí estamos viendo era lo que dice Apocalipsis 16, “y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande”. Entonces ahora regresemos a Zacarías 14 para continuar el traslado ahora para el milenio. Ya habíamos visto ese día tan raro que dice que no será ni día ni noche, no habrá ni luz clara ni oscura y a la hora de caer la tarde hay luz, o sea así como pasó en el tiempo de Josué, llegó la tarde y había luz y donde era mediodía se puso de tarde y donde era de noche salió el sol en día claro, o sea la mudanza de los polos magnéticos del planeta, terremoto terrible, amén?. Y entonces dice sigue diciendo acá, íbamos en Zacarías 14, eso estaba en el verso 7: “Será un día, el cual es conocido de Yahvé, que no será ni día ni noche”, porque la gente no sabrá, ¿ahora en qué estamos?, mi reloj dice que son las doce del día pero el sol parece que se puso ya, ¿qué pasa?, y entonces dice acá, “pero sucederá que al caer la tarde”, donde debía ser de noche, “habrá luz. Acontecerá también”, ah gloria a Dios, hay otra cosa buena que acontece, “que saldrán de Jerusalén aguas vivas”, aleluya, “la mitad de ellas hacia el mar oriental, y la otra mitad hacia el mar occidental, en verano y en invierno”, porque el cronos del Señor, Él va a estar en Jerusalén, va a reinar en Jerusalén y Jerusalén queda sobre los montes de Judea, entonces de debajo del trono dice Zacarías porque Zacarías también habla de esto, dice que salen un río hacia el Arabá, el Arabá es como si fuera la continuación del río Jordán que viene bajando, llega el mar de Galilea, continúa el río Jordán saliendo el mar de Galilea, llega al mar muerto y en el mar muerto se estanca y sigue como si fuera un lecho ancho de un río hasta el océano Indico que se llama el Arabá. Aquí van los montes aquí y el Arabá viene así a desembocar allá en el mar Rojo, en el océano Índico. Pero qué va a pasar con las tazas, dice que va a matar a los peces del mar, que va a convertir las aguas en sangre. Entonces del trono saldrá un río hacia el mar Oriental o sea por el Indico y el Pacífico y el otro saldrá por el otro lado, por el lado occidental, o sea el Mediterráneo hacia el Atlántico a sanar las aguas, las aguas que son contaminadas durante la gran tribulación serán sanadas en el milenio por el río que sale del trono de Dios porque salen dos ríos, uno hacia el mar oriental y otro hacia el mar occidental. El mar oriental es ahí donde está el mar muerto y dicen que llegarán las aguas, dice Ezequiel que cuando lleguen las aguas del trono de Dios sanarán las aguas y continuará hasta el océano Índico y seguirá al Pacífico y las otras llegarán hasta el mar occidental que es el Mediterráneo y de ahí hasta el océano Atlántico y sanarán las aguas. Entonces dice aquí “y saldrán de Jerusalén aguas vivas, la mitad de ellas hacia el mar oriental, y la otra mitad hacia el mar occidental, en verano y en invierno. Y Yahvé será rey sobre toda la tierra”. Por eso cuando termina dice, cuando tocó la séptima trompeta los reinos del mundo vinieron a ser de nuestro Señor y de Su Cristo, ahí es cuando el Padre le da al Hijo todos los reinos, se da cuenta?, y donde todo lo removible es removido, las naciones cayeron, sus ciudades, sus montes, sus valles, las islas, todo cambió y quedó el pueblo de Dios, los santos recibirán el reino. Y dice habiendo nosotros de recibir un reino inconmovible que nunca más será quitado y dado a otro pueblo, ¿no debemos vivir para El Señor hermanos?, y ahora viendo las cosas como se están presentando sobre todo allá en Israel, todo eso está demasiado cerca más de lo que nos imaginamos, vamos a ver si seguimos estudiando y dando más detalles mañana, mientras tanto avancemos por acá. “En aquel día Yahvé será uno, y uno su nombre. Toda la tierra se volverá como llanura desde Geba hasta Rimón al sur de Jerusalén; y ésta será enaltecida, y habitada en su lugar desde la puerta de Benjamín hasta el lugar de la puerta primera, hasta la puerta del Angulo, y desde la torre de Hananeel hasta los lagares del rey. Y morarán en ella y no habrá nunca más maldición, sino que Jerusalén será habitada confiadamente”, bueno y ahora qué más, “Y ésta”, bueno esta es la suerte de Jerusalén, y los que vinieron contra Jerusalén, ah después la suerte de ellos, hermanos radioactividad, radioactividad, éste es el efecto de la radioactividad, “Y esta será la plaga con que herirá Yahvé a todos los pueblos que pelearon contra Jerusalén”:, cuál será la plaga, “la carne de ellos se corromperá estando ellos sobre sus pies, y se consumirán en las cuencas sus ojos, y la lengua se les deshará en su boca”, éste es el efecto de la radioactividad, la radioactividad produce esto, destrucción de la carne, tendrán fuego y granizo sobre ellos, dice porque nos falta estudiar otras profecías, pero aquí nos dice qué es la plaga que vendrá, o sea va a ser usada, la energía nuclear va a ser usada, los que vienen contra Jerusalén vienen montones, pero realmente son como Hiroshima y Nagasaki. Hermanos esta ser la plaga y ahora continúa más y dice “Y acontecerá en aquel día que habrá entre ellos gran pánico”, vuelve a hablar del pánico como decía en el otro libro que habló del pánico, recuerdan que leímos sobre la locura y el pánico allá en Zacarías 12, ahora vuelve y habla aquí en el 14, “enviado por Yahvé; y trabará cada uno de la mano de su compañero”, o sea ellos empezarán a pelear entre ellos, “y levantará su mano contra la mano de su compañero. Y Judá también peleará en Jerusalén. Y serán reunidas las riquezas de todas las naciones de alrededor: oro y plata, y ropas de vestir, en gran abundancia. Así será también la plaga de los caballos”, claro si afecta a los jinetes cómo no va a afectar a los caballos, “de los mulos, de los camellos, de los asnos, y de todas las bestias que estuvieren en aquellos campamentos”, esa será la plaga.

Ahora habla de las naciones que sobreviven, lo que estábamos hablando, lo que hablaba en el capítulo 13 que dice que sobrevivirá una tercera parte, dos tercios serán destruidos en toda la tierra y quedará una tercera parte, esta mañana lo estudiamos y aquí continúa, “Y todos los que sobrevivieren de las naciones”, o sea las naciones que sobreviven, las que van a entrar en el milenio, las que van a ser regidas con vara de hierro por los vencedores de la iglesia son éstos y mire cómo se va a usar la vara de hierro en el milenio; el que venciere le daré autoridad sobre las naciones y las regirá con vara de hierro como Yo lo he recibido de Mi Padre. Vamos a ver un ejemplo cómo será eso aquí, “Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, a Yahvé de los Ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos”, ésta es la verdadera fiesta de los tabernáculos, cada fiesta representaba un aspecto de Cristo, la pascua: Cristo crucificado; los ázimos: Cristo repartido; las primicias: Cristo resucitado; pentecostés: Cristo ascendido y enviando al Espíritu; trompetas: Cristo anunciado en la historia de la iglesia; expiación: Cristo abogado e Israel convirtiéndose y tabernáculos: Cristo estableciendo Su reino, porque la fiesta de los tabernáculos es para recordar que aquí somos pasajeros, que nuestro destino no es aquí, sino allá al final y por eso saldrán de sus casas y morarán en otras casas porque Dios tiene otro tabernáculo distinto para nosotros. Entonces el milenio es el cumplimiento de lo que en tipología era la fiesta de los tabernáculos. Entonces dice, verso 17, “Y acontecerá que los de las familias de la tierra que no subieren a Jerusalén para adorar al Rey, Yahvé Sabaot, no vendrá sobre ellos lluvia”, ve, regirá con vara de hierro todas las naciones, simplemente ellos quieren vivir como si no hubiera Dios, no quieren agradecer a Dios para nada, entonces simplemente uno de los actos, dice no llueva, como Elías dijo: no lloverá sino con mi palabra, para que se den cuenta que si dependen de la gracia de Dios y entonces no llueve, entonces alguno no va a ir, y no va a llover. Hermanos como pasaba aquí cuando se venía el fenómeno del niño, que no llovía en ninguna parte, solamente llovía en la finca de Chucho durante la hora en punto hermanos, en el tiempo del fenómeno del niño estaba todo reseco, varios meses sin llover y empezaba la reunión en la finca de Chucho a las tres de la tarde, y empezaba a llover en la finca, sólo en la finca durante el culto, terminaba la reunión de 3 a 6 de la tarde y paraba la lluvia, la primera vez pensamos que había llovido en todas partes, cuando salimos sólo había llovido en la finca donde estábamos reunidos, de resto todo seco; el próximo domingo empezaba el culto a las tres, volvía y llovía otra vez, sólo en la finca durante el culto y así por varios domingos, sólo llovía el domingo en la hora del culto en la finca de Chucho, las plantas de Chucho, los maíces todos grandes, todos lo de los vecinos, todo seco, todo muerto, como pasó hermanos, eso pasó aquí en Chiquinquirá, en Saboyá, ahí entre Chiquinquirá y Saboyá, ustedes conocen, hermanos como pasaba en Gosén, allá había luz y los demás en oscuridad y aquí dice que si no quieren adorar a Dios alguno de los santos quedó encargado de esa ciudad, entonces no va a llover y punto, y cuando no llueve ahí se van a acordar de que hay que agradecer a Dios, no?, entonces ahí se dan cuenta que no pueden vivir sin Dios porque dice regirá con vara de hierro, porque son las naciones sobrevivientes, ellos están en esta carne, los vencedores ya están resucitados, no es necesario que se casen ni que tengan hijos, pero las naciones van a tener hijos, los niños de ellos van a jugar y el pecador de 100 años será maldito dice en los profetas, en cambio los vencedores ya nunca más mueren porque están resucitados, están reinando con El Señor, pero van a tener que corregir a esa muchachada que nazca en el milenio y que no quiere reconocer al Señor y que al final algunos se van a ir en Og y Magog con Satanás después del milenio. Entonces dice acá, el 18 continúa “Y si la familia de Egipto no subiere y no viniere, sobre ellos no habrá lluvia”; y no sólo que no habrá lluvia, algo más, “vendrá la plaga con que Yahvé herirá a las naciones que no subieren a celebrar la fiesta de los tabernáculos”, entonces son dos cosas, no vendrá lluvia, pero sí vendrá una plaga, se da cuenta, herirá con vara de hierro, ya incluso los dos profetas en la gran tribulación herirán la tierra con plagas cuántas veces quieran como tuvo que a hacer Moisés, porque todavía no es el cielo nuevo y la tierra nueva, se da cuenta?, entonces se necesita que las naciones aprendan. “Esa será la pena del pecado de Egipto, y del pecado de todas las naciones que no subieren  para celebrar la fiesta de los tabernáculos. En aquel día estará grabado sobre las campanillas de los caballos”, aún los caballos trabajan para Dios, “SANTIDAD A YAHVÉ; y las ollas de la casa de Yahvé serán como los tazones del altar”, o sea van a subir a comer juntos en Jerusalén, ahí están las ollas de la casa de Dios porque ellos suben a celebrar la fiesta, a compartir porciones, ve?, y dice “Y toda olla en Jerusalén y Judá será consagrada a Yahvé Sabaot; y todos los que sacrificaren vendrán y tomarán de ellas”, o sea comerán carne ahí en el milenio, todavía se va a comer carne en el milenio, “y cocerán en ellas; y no habrá en aquel día más mercader” ,o sea la mercaduría es de acá, ahora es, son kibuts, comunión, comunidad, los mercaderes se acabaron, “ no habrá más mercader en la casa de Yahvé Sabaot”. Ahora agradece la fiesta, en la fiesta se comerán las ollas, serán santificadas para El Señor, aún las campanillas de los caballos, todo vivirá para El Señor, entonces hermanos esto es lo que nos dice la Palabra de Dios, es demasiado serio, ya después estaremos viendo otros aspectos, yo les sugiero que tomemos un descansito y después les invito a ver un DVD que trata sobre cuestiones de Israel, del medio oriente, está en portugués, pero voy a procurar por lo menos las frases más oscuras traducirlas al español.

Permalink :: 18 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com