El Blog

Calendario

<<   Abril 2010  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Abril del 2010

EL CIMIENTO

Por Gino Iafrancesco V. - 15 de Abril, 2010, 22:07, Categoría: General

(11)

 

EL MISTERIO DEL REINO DE DIOS11

 

EL CIMIENTO

 

 

     Siguiendo la serie sobre el misterio del reino de Dios, y habiendo considerado que las parábolas del Señor Jesús se refieren a los misterios del reino de los cielos, entonces vamos a ver hoy una parábola. Inicialmente quisiera que viéramos la ubicación de ella, tanto en Mateo como en Lucas, que es donde esa parábola aparece. Mateo capítulo 7, la última perícopa que registra Mateo del que ha sido llamado el sermón del monte. Capítulo 7, desde el 24 hasta el 29; pero antes de que leamos, quisiera que fuéramos un momentito al capítulo 5, donde comienza el sermón del monte. Dice: “Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos. Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo:…” Entonces ahí aparecen las bienaventuranzas, la parábola de la sal de la tierra, la luz del mundo, la posición de Jesús ante la ley, la ira, el adulterio, el divorcio, los juramentos, el amor a los enemigos, la limosna, la oración, el ayuno, tesoros en el cielo, la lámpara del cuerpo, Dios y las riquezas, el afán y la ansiedad, el juzgar a los demás, la oración y la regla de oro, la puerta estrecha, por sus frutos los conoceréis, nunca os conocí; y ahí termina en el capítulo 7 la síntesis que hace Mateo de las enseñanzas del Señor Jesús en el sermón del monte; lo que ha sido dado en llamar la Constitución del Reino de los Cielos. Ya en el capítulo 8 dice: “Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente”; y ahí nos damos cuenta de que lo que es el sermón del monte tiene su finalización en el pasaje de los dos cimientos, que está aquí, desde el verso 24 al 29 del capítulo 7.

 

     Vamos entonces a Lucas también, al capítulo 6; y si leemos desde el verso 17, pareciera aparentemente como si hubiera una contradicción; no la hay, como lo vamos a ver; y por eso quise detenerme unos minutitos en ello. Dice: “Y descendió con ellos, y se detuvo en un lugar llano, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud de gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y Sidón, que había venido para oírle, y para ser sanados de sus enfermedades”. Entonces allí aparece como si estuviera hablando en un lugar llano; sin embargo, continúa con las bienaventuranzas, los ayes, el amor hacia los enemigos, y la regla de oro, el juzgar a los demás, por sus frutos los conoceréis; o sea, los mismos temas que registra Mateo los está registrando también Lucas; pero si tú regresas al verso 12 del capítulo 6, ahí ya te das cuenta de que ese lugar llano era en el monte, era un lugar llano que había en el monte, porque dice: “En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos”.... Verso 17: “Y descendió con ellos”; o sea, descendió de la parte más alta del monte; y mientras descendía, en la bajada había un lugar llano; no era que estaba en el puro llano de abajo, sino que era un lugar llano en el monte. Entonces no hay una real contradicción, sino solamente que cada uno lo cuenta desde su punto de vista; además, ellos no se pusieron de acuerdo, porque ellos no estaban inventándose nada; contaba cada uno las cosas como eran.

 

     Luego llegamos al capítulo 7 de Lucas, que dice: “Después que hubo terminado todas sus palabras al pueblo que le oía, entró en Capernaum”. Ya Capernaum es una ciudad que queda al lado del Mar de Galilea o Lago de Tiberíades o de Genesaret o de Cineret; son varios nombres del mismo lago o Mar de Galilea; entonces El entró a Capernaum, pero no estaba en Capernaum;  había ido al monte, y mientras bajaba, se detuvo en un lugar llano de ese monte; por eso Mateo dice que era el sermón del monte; y aquí Lucas dice que era en un lugar llano, pero vemos que era descendiendo. Esto lo digo sólo por cuestión de las críticas que existen, aprovechando la oportunidad para que los hermanos tuvieran en cuenta esto.

 

     Me llama la atención, ahora sí, la ubicación, en el contexto del sermón del monte, de esta perícopa, que aquí le pusieron: “Los dos cimientos”; pero realmente es un cimiento y un no cimiento; no son dos cimientos, es un solo cimiento. “Los dos cimientos” fue la última parábola que dijo el Señor Jesús en la ocasión del sermón del monte, en ese lugar llano en el monte por el cual El bajaba; y es muy interesante ubicar esa perícopa de la parábola del cimiento al final de todas las cosas. Mateo lo dice con unas palabras, Lucas lo dice lo mismo, también con algunas otras palabras; ustedes saben que ellos no tenían grabadora, ni hacían transcripciones exactas, sino que ellos se confiaban a la memoria que les daría el Espíritu Santo. Jesús dijo: El Espíritu Santo os recordará todas las cosas que yo os he dicho y os hará saber las cosas que habrán de venir; así que el Espíritu Santo fue el que recordó a Mateo algunas de las palabras, y a Lucas también algunas de las palabras; y esas palabras no son contradictorias, sino complementarias, porque seguramente esos pocos versos se hablaron en poco tiempo; por ejemplo, aquí en Lucas son cuatro versos; esos se hablan en un minuto; y seguramente que Jesús habló más de un minuto, verdad? Lo que pasa es que El habló con muchas palabras, y la esencia de lo que El dijo, y las frases que el Espíritu Santo les recordó a ellos, ellos las registraron; y Dios quiso que hubiera varios testigos; y si Dios quiso que hubiera varios testigos es porque El quiere que veamos aquella ocasión desde distintos ángulos, desde distintos ojos; y por eso yo me he propuesto hacer la síntesis, la armonía de este testimonio, porque un testigo es Mateo, el otro testigo es Lucas; a veces son los tres y hasta los cuatro; hablan de un mismo asunto; entonces aquí en esta hojita lo que yo hice fue unificar los dos testimonios, el de Mateo y el de Lucas, para tener más amplia visión de lo que el Señor habló. Ustedes lo pueden seguir en Mateo o lo pueden seguir en Lucas; y usted se va a dar cuenta de qué es lo que uno comparte que el otro no dijo; de todas maneras las dos cosas son inspiradas por el Espíritu Santo, son palabras del Señor Jesús que el Espíritu les recordó y que las ponemos juntas.

 

     Voy a leerles la síntesis que tengo aquí; está basada en Mateo 7 desde el 24 al 29, y en Lucas 6 del 46 al 49; ustedes pueden seguir al que quieran; yo voy a ir leyendo despacio; primero, para que tengamos una visión completa uniendo los dos testimonios de una misma situación. Entonces dijo el Señor Jesús en este contexto, al final de todo el sermón del monte; estas palabras cobran más significado si nosotros sabemos en qué momento las dijo, porque las dijo después de hablar todo el sermón del monte, que fue una enseñanza, digamos, después de que El pasó la noche orando y luego bajaron a Capernaum; puede ser que pasaron un día entero allá; a veces los hermanos nos reunimos un día entero en un pequeño campamentito para compartir la palabra del Señor; y seguramente el Señor pasó un buen tiempo, después de haber orado toda la noche, y llamó a sus discípulos y se quedó en el monte a enseñarles; seguramente que El se quedó un buen tiempo, quizás mínimo un día estarían allá. Entonces, lo último que dijo fue esto; y esto que dice acá se está refiriendo a todo lo que trataron ese día; a todo lo que trataron ese día es a lo que El está llamándonos la atención aquí.

 

Entonces dice así, citando la versión integrada de los dos testimonios, juntándolos como hacen los jueces, que tienen que oír a un testigo, a otro, a otro, y armar el cuadro. Dijo el Señor Jesús: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quien es semejante. Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, (las del sermón del monte) y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó, y ahondó y puso el fundamento sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó,” dice esta traducción, “…porque estaba fundada sobre la roca”, dice en el griego, “porque estaba bien edificada; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, El que oyó y no hizo, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena, semejante es al hombre que edificó su casa sobre la tierra, sin fundamento alguno; contra la cual el río dio con ímpetu, y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y luego cayó, y fue grande su ruina, la ruina de aquella casa. Y cuando acabó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. Después que hubo terminado todas sus palabras al pueblo que le oía, entro en Capernaum”. Esta es la enseñanza final del Señor Jesús en el sermón del monte, en ese lugar llano del monte.

 

     El Señor, cuando se está refiriendo a: el que no oye estas palabras, se está refiriendo a todo el asunto del sermón del monte. A veces nosotros podemos tener la tendencia a olvidarnos de esto; quizá nos acordemos más de Romanos, de la justificación por la fe; quizá nos acordamos más de Gálatas, que recibimos el Espíritu por oír con fe y no por las obras de la ley; y todo eso está bien; claro que Romanos y Gálatas son el evangelio de Dios, son epístolas apostólicas que nos colocan dentro de la salvación para comenzar el camino de los salvos: ser salvos de la ira; pero claro que no sólo tenemos que ser salvos de la ira, sino también salvos de nosotros mismos en la cotidianidad; y eso no es ya solamente por el perdón de los pecados, instantánea, sino que se usufructúa y aplica el Don Perfecto por la fe, al llevar la cruz constantemente, que es un aspecto diferente. Entonces, hermanos, a veces nosotros agarramos un aspecto del evangelio, la parte del evangelio de la gracia, y nos olvidamos del aspecto del reino; pero el evangelio de la gracia se llama también el evangelio del reino; tiene la gracia y tiene el reino; no son dos evangelios diferentes, sino que son dos partes, dos aspectos del mismo evangelio, porque no hay otro evangelio; hay un solo evangelio; claro que Jesús habló de la gracia, claro que Jesús habló El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y ha pasado de muerte a vida, y no vendrá a condenación y yo lo resucitaré en el día postrero; habló de la fe; eso lo dijo Jesús; y el mismo Jesús que dijo eso, también dijo esto otro; el mismo Jesús que habló de creer, habló también de hacer; ¿por qué? porque creer tiene que ver con nuestra liberación del juicio eterno, pero el hacer tiene que ver con la aplicación de la gracia que hemos recibido por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios, para que demos fruto. Efesios muestra los dos lados; pero dice: fuimos salvos, creados en Cristo Jesús, para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. Nuestras buenas obras no son la base de nuestra salvación de la ira, del juicio eterno de Dios, sino que son el resultado de haber sido perdonados, de haber sido regenerados, de haber recibido el Espíritu y de caminar con el Señor; el Señor no está preocupado solamente en que nosotros no nos vamos al infierno; El quiere que los que El libra del infierno seamos su familia, sus hijos, semejantes a Él, y que cooperemos con Él, con lo que Él tiene que hacer; no para ser salvos, sino porque nos salvó, y porque quiere también, además de salvarnos, acrecentarnos un galardón.

 

La Biblia habla del don y del galardón; el don es en relación con la salvación por gracia; el galardón es algo adicional a la salvación; es lo que el Señor le da a sus hijos que salvó por gracia y que le sirvieron; y se los da como premio a sus obras. Jesús no solamente habló de la fe; habló de la obras. He aquí vengo pronto y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno, no según sea su fe, sino según sean sus obras. El lugar de las obras no es la base de la salvación; el lugar de las obras es porque fuimos salvados, somos hijos, trabajamos para el Señor, y El además de salvarnos, nos va a galardonar en el reino con una posición en el reino, sobre diez ciudades, sobre cinco ciudades, sobre dos ciudades; todos están salvos, pero su posición en el reino es diferente; la posición en el reino, que es distinta a la salvación eterna, la posición en el reino tiene que ver con el servicio al Señor. Entonces aquí el Señor Jesús está hablando de eso. “¿Por qué me llamáis, Señor…”. Bueno, nosotros, cuando estábamos perdidos, necesitábamos primeramente al Salvador; pero el Salvador, dice Pablo, el mismo Pablo que habló de la gracia, dice que Él murió y resucitó por nosotros, y así nos salvó, para ser Señor. Dice: para que los que viven, ya no vivan más para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos; o sea que murió y resucitó no sólo para salvarnos, sino para que nosotros lo tengamos por Señor y andemos como El quiere; ya no es solamente creer, sino además de creer, perfeccionar la fe por el amor, que es lo que El nos está queriendo decir. “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis....

 

Cuando nosotros oímos esa expresión: la casa edificada sobre la roca, nos imaginamos que la roca es Cristo, que la casa edificada sobre la roca son los creyentes que creyeron en Cristo; pero en este contexto, si usted lo lee con cuidado, el Señor está hablando más que eso. Aquí la roca no es solamente el Cristo objetivo fuera de ti, que hizo todo por ti y a ti no te costó nada, no; aquí la roca es el mismo Cristo, pero formado y expresándose a través de nosotros; por eso analicémoslo bien, con cuidado.

 

     Vamos a seguir de nuevo la parábola de este cimiento, porque realmente no son dos cimientos; el otro no tenía cimiento alguno; hay un solo cimiento: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”, por ejemplo, el sermón del monte. “Todo aquel que viene a mí…”; bueno, la persona estaba fuera del Señor, y entonces por la fe fue salva; Dios lo trajo, porque no hubiera podido venir al Señor si el Padre no lo trae; el Padre lo trajo, y la persona también vino, porque el Padre lo trajo y él vino, las dos cosas juntas; “…y oye mis palabras y las hace,,,”; o sea que las palabras a que El se refiere son las del sermón del monte, no son las palabras de la salvación eterna; hay palabras que se refieren a la salvación, por ejemplo: de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, cree, ahí habla de la fe; no se pierda, mas tenga vida eterna. Ese es el primer aspecto de la vida, la persona es perdonada, recibe al Señor y es regenerada, muy bien, ya se salvó del juicio eterno, del lago de fuego para siempre, el eterno, el castigo eterno, porque la Biblia habla del castigo eterno; ya se salvó por la fe, ahora es un hijo; ahora entonces la palabra que sigue es “hacer”. El que oye mis palabras y no sólo cree, sino que el Señor usó otro verbo distinto al de creer, usó el verbo “hacer”, que nosotros los protestantes, para no parecer muy católicos, tenemos la tendencia a olvidar; y el Señor nos lo quiere recordar otra vez, porque no estamos hablando del hacer para ser salvos, sino que estamos hablando del hacer por ser salvos, y porque las obras de los salvos van a ser galardonadas, no con la salvación, sino con un galardón adicional a la salvación, como dice 1ª a los Corintios 3; lo digo por causa de algunos hermanos que quizá no se han fijado en este aspecto. Dice: Si la obra de alguno se quemare, (la obra de los salvos, de los siervos) él sufrirá pérdida, usa sufrir y usa pérdida; si bien él mismo será salvo; o sea que no es pérdida de la salvación, ni es sufrimiento del juicio eterno, pero si es pérdida y si es sufrimiento, aunque será salvo así como por fuego. Ahí nos damos cuenta de que la salvación es por gracia, pero el galardón de los salvados por gracia, es el de las obras de los salvados.

 

Entonces ese es el verbo “hacer” que el Señor enfatiza en el sermón del monte; Él predicó el evangelio completo, no sólo la justificación; amén? “os indicaré a quién es semejante. Cualquiera, pues, que me oye estas palabras…”, (las del sermón del monte) “y las hace, le compararé a un hombre prudente”. También había diez vírgenes, las diez eran vírgenes, las diez eran creyentes, las diez creían en Cristo, estaban esperando al esposo, pero sólo cinco de las diez eran prudentes; tenían aceite en sus lámparas que se refiere a su espíritu, y en sus vasijas que se refiere a sus almas; en cambio las insensatas tenían el aceite en la lámpara, pero no en la vasija; es decir, habían recibido al Señor en su espíritu, pero no habían aplicado la vida de Cristo a su alma, a sus pensamientos, a sus sentimientos, a sus decisiones, a su andar. Entonces dice aquí: “un hombre prudente…”, prudente; ¿por qué el Señor usa palabras más allá de creyente? ¿Por qué no es suficiente creyente, si para salvarse es suficiente creyente? Pero es que el Señor no quiere solamente tener gente salvada, pero mañosa; El no quiere salvos mañosos; hay muchos salvos mañosos; El quiere salvarnos no sólo del infierno sino de nuestras mañas. Entonces dice: un hombre no sólo creyente, sino: “un hombre prudente, que edificó…”; aquí se trata de edificar la casa; ya no se trata solo de la fe; dice Pablo en 1ª a los Corintios 3: que sobre este fundamento, que es Cristo se sobreedifica; la persona recibió a Cristo, Cristo murió por ella, la persona creyó, recibió al Señor, se salvó, fue perdonado, fue justificado; ahora que es un hijo, va a servir al Señor porque es un hijo, no para ser salvo, sino porque es salvo. Entonces dice: Si alguno edificare sobre este fundamento, porque nadie puede poner otro, para la salvación nadie puede poner obras para salvarse; la única base para la salvación es lo que el Señor hizo por nosotros recibido por fe; pero sobre ese fundamento, dice: si alguno edificare oro, plata, piedras preciosas o madera, heno y hojarasca, la obra de cada uno será manifiesta porque el fuego la probará; y ese fuego aparece en forma de lluvia, de ríos, de vientos que el Señor dijo que vendrían. Así que hermanos, esto viene, vienen ríos, vienen inundaciones, vienen lluvias torrenciales, vienen vientos huracanados, vienen, vienen. Entonces aquí el Señor está hablando de edificar, ven? como Pablo hablaba a los salvos, a los Corintios, que eran ya la iglesia en Cristo, de edificar con oro, lo que tiene que ver con la naturaleza divina; con plata, lo que tiene que ver con la redención; con piedras preciosas, lo que tiene que ver con la obra transformadora del Espíritu Santo; y no con madera, que es lo meramente humano; no con heno, que es pura paja; no con hojarasca, que es lo que está separado de la vida, por eso está seco. Podemos edificar secos, o unidos a la vid; la diferencia está en estar unidos a la vida para edificar; aquí no está hablando de la salvación inicial; aquí está hablando del reino, del evangelio del reino. El sermón del monte es la constitución del reino; el reino de los cielos es semejante, dice el Señor muchas veces, dando parábolas acerca del reino.

 

Muchas personas han pensado que el reino se refiere a la salvación; claro que no; el reino de los cielos no se refiere a la salvación; si tomas todos los versos que hablan del reino, esos versos que hablan del reino se relacionan con la obra de los salvados por gracia; júntalos y verás. “Edificó su casa sobre la roca”; entonces fíjense que el Señor está comparando al que hace las palabras del Señor, y dice de él ser prudente, que edifica la casa sobre la roca; el que oye pero no hace, no está sobre la roca. No quiere decir que no sea cristiano; en otro contexto, sí, claro, en otro contexto, en otras parábolas, en otros pasajes, Cristo es la roca; no estamos diciendo que Cristo no sea la roca, pero ahí en el aspecto exterior, histórico, antes que tú nacieras, lo que Cristo hizo por ti; pero ahora hay el otro aspecto, el de recibir a Cristo subjetivamente, y que El se forme en nosotros, y que nos vaya transformando; ese es otro aspecto también; y ese es el contexto en que el Señor usa la roca aquí, porque El dice así: “El que oye mis palabras y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca”; o sea, este hacer lo que el Señor dice, es edificar la casa sobre la roca; no está hablando sólo de la fe, sino de edificar sobre la roca. El que no hace, no está sobre la roca en el sentido de esta parábola. Sí, si es un creyente desobediente, flojo, bueno, es un hijo carnal; porque hay hijos, como dice Pablo a los Corintios, a quienes él no les pudo hablar como a espirituales, sino como a carnales, porque eran niños en Cristo; o sea que hay creyentes carnales que andan en su carne; nosotros podemos andar en nuestra carne y estar en madera, en heno y en hojarasca; o podemos andar en el Espíritu, y estar en oro, plata y piedras preciosas.

 

     Continua diciendo: “Semejante es al hombre que al edificar una casa…”, y aquí Lucas expresó varias cosas; aquí habla de “cavar”, y la palabra en el griego es “excavar”, o sea, no quedarse en la superficie; eso es excavar; a veces nosotros somos cristianos, pero somos cristianos superficiales, cristianos que nos quedamos en lo superficial, en el evangelio barato; o sea, en la parte del evangelio que a nosotros nos gusta, pero no en la otra parte; entonces ahí es cuando las cosas se hacen baratas, se hacen superficiales; excavar es bajar de la superficie, excavar, y luego ahondar, que son dos cosas diferentes, son dos verbos; excavar es para pasar de la superficie a buscar, pero ahondar es hasta llegar a la roca, es decir, hasta que realmente esté viviendo en Cristo; no que solo haya comentado creer en Cristo; ya uno puede comenzar a creer desde la superficie, pero después de creer, tiene que cavar; cavar es dejar la superficialidad; pero después de cavar, hay que seguir, hay que ahondar, o sea, ir hondo, llegar a las profundidades. Cuanto evangelio superficial es presentado por los cristianos hoy, por no cavar y por no ahondar. Sí, se comienza por algo verdadero pero muy inicial, muy rudimentario. La palabra habla de “rudimentos”, como por ejemplo, los rudimentos de que habla Hebreos 6, el arrepentimiento, la fe en Dios, la doctrina de bautismos, la imposición de manos, la resurrección de muertos, el juicio eterno; esos son los primeros rudimentos o fundamentos de la palabra de Dios; pero El dice: dejando ya los rudimentos, vamos adelante a la perfección. Dice que los que son niños no están preparados para la palabra de justicia; ya no es solamente la palabra de fe, que es la inicial, sino la palabra de justicia, porque hay que perfeccionar la fe por la virtud, la virtud por el conocimiento espiritual, éste por la templanza, por la piedad, la paciencia, el afecto fraternal, el amor; ahí está hablando de una fructificación práctica de la fe, que es lo que los protestantes hemos olvidado. Sin negar las verdades protestantes de la justificación por la fe, hay que continuar, amén?

 

     Dice aquí: “cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca;” es decir, asegurarnos de que lo que estamos edificando sea en Cristo. Hay que cavar, salir de la superficialidad, ahondar y poner el fundamento en la roca; es decir, ¿estamos realmente haciendo eso? O ¿estamos contentos con nuestra naturalidad?, o ¿ya empezamos a aborrecernos? ¿Y ya no nos queremos más a nosotros mismos, ni queremos seguir siendo lo que somos, sino que buscamos al Señor para que realmente El nos ayude y no sigamos siendo nosotros solos? Ahondar y poner el fundamento en la roca; y aquí el Señor presenta varias direcciones de donde vienen las pruebas: “Descendió lluvia”, y la lluvia desciende del cielo, desciende de arriba, y es una bendición, pero fíjense que esa lluvia puede aumentar los ríos; y entonces dice: “vinieron ríos, y soplaron vientos”; ay, ¿qué será eso de soplar vientos? ¿quién anda por ahí por los aires? Hay alguien que se llama el príncipe de la potestad del aire que hace soplar vientos; ¿recuerdan a Job, como le hizo soplar un viento y le tumbó las paredes encima de los hijos? ¿Quién era el que estaba detrás de ese viento? Satanás. ¿Ustedes creen que cuando el Señor estaba durmiendo en la barca, cruzando el mar, fue tan solo un viento que se levantó? no, yo creo que detrás de ese viento era el diablo que quería ahogar al Señor y a los discípulos, aprovechando que El estaba durmiendo; y Jesús se levantó, y reprendió al mar y al viento como si fueran personas, y se aquietaron, porque a veces detrás de los fenómenos naturales suelen esconderse también espíritus, como en el caso de Job, que es muy claro. Entonces aquí nos damos cuenta de eso: “soplaron vientos”.

 

     Hermano, no piense que la vida cristiana va a ser fácil, que no va a haber tropiezos, no; Jesús advirtió, y lo pintó por varios lados; por un lado es lluvia, por el otro lado es ríos, inundación, porque Lucas se acordó lo de inundación, porque Mateo no mencionó la inundación, mencionó los ríos, pero no la inundación con ímpetu; o sea, que si el enemigo sí pudiera, nos mataría; si pudiera, nos mataba ya; pero ya que no ha podido matarnos, él tira por un lado, por otro, pero con todo, él lo que quiere es destruir, lo que quiere es arrasar; y a eso es a lo que el Señor nos quiere llamar la atención, que nuestra vida no es sin oposición, sino con una oposición terrible; esa oposición puede ser del mismo Dios en primer lugar, porque la lluvia viene de arriba, porque Dios se opone a nuestra carne, Dios se opone a nuestro temperamento descontrolado, Dios se opone, entonces Dios permite la zaranda; Satanás, claro, que tiene mala intención, Satanás no nos quiere perfeccionar, Satanás nos quiere destruir; pero el Señor permite que Satanás nos zarandee. Simón, Simón, Satanás te ha pedido para zarandearte como a trigo; lo que Satanás quería era destruir a Simón Pedro; lo que el Señor quería al permitir la zaranda era fortalecer a Pedro, trasladar a Pedro de su naturalidad a la dependencia del Señor. Como la vez pasada recordábamos, con agonía agarrarse del Señor, con agonía aborrecerse para poder acudir al Señor, porque mientras estamos contentos con nuestro ser natural no nos aborrecemos. Entonces descendió lluvia de arriba para abajo, pero vino contra la casa; la lluvia del cielo permite que crezcan los ríos, y los ríos ya son corrientes a veces hasta subterráneas, a veces son bien terrenales; así que tenemos problemas y pruebas, porque el mismo cielo nos resiste y porque nosotros mismos somos malos. Entonces el cielo tiene que tratarnos, y nosotros mismos somos el problema; y adicional a eso, hay una parte sobrenatural, una parte maligna. Hermanos, lo único que tenemos a favor, como solemos repetir, es al Señor. El mundo está en contra nuestra, y cada vez su hostilidad es más manifiesta; la carne está en contra nuestra; Satanás está en contra nuestra; sólo la gracia del Señor está a nuestro favor, sólo la gracia del Señor puede conducir a que incluso estos ríos, estas cosas, sirvan para bien. Dios no los permitiría sino sirvieran para bien; pero les sirven a los que están sobre la roca. Los que están sobre la roca, aquí en este contexto, no son los que solamente creen un poco en Cristo, sino los prudentes que hacen por fe lo que Él dice; aquí la roca no es solamente la fe en Cristo; aquí la roca es la obediencia espiritual a Cristo por la fe; esa es la roca que resiste.

 

     Hermanos, Satanás puede atacar nuestra fe, pero si nuestra fe no está acompañada por la experiencia de caminar con Cristo, puede zarandearse; pero si has tenido la experiencia de caminar con Cristo, para ti Cristo no es solamente una cuestión histórica; claro que Cristo es histórico, pero Cristo es más que histórico; tú conoces hoy a Cristo, tú tienes una relación hoy con Cristo, tú sabes la diferencia de lo que eres tú solito, y tú ayudado por Cristo; tú has experimentado la unción de Cristo, has experimentado la providencia de Cristo, has experimentado el cuidado de Cristo, el fortalecimiento de Cristo; para ti ya Cristo no es solamente una historia, tú tienes una relación actual con Cristo, con el Cristo vivo que está hoy; pero si no caminamos con Cristo, solamente hemos oído la historia de Cristo, y por ahí vienen algunos de los críticos de Alemania para decirnos que Cristo no existió, así lo dicen muchos, están locos, pero así lo dicen, el que no quiere creer, no quiere creer; pero hasta los enemigos hablan de Cristo, hasta el Talmud habla de Cristo, hasta los historiadores romanos, que eran contrarios al cristianismo, hablan de Cristo; no sólo los cristianos.

 

     Acudir a El desesperados con fe para que El nos ayude, y al experimentar su ayuda, ahí nos damos cuenta de que ese era Cristo, que no éramos nosotros; nosotros nos conocemos en parte un poquito, nosotros sabemos lo que nosotros somos, las miserias que somos capaces de hacer, pero que nos ayudó Cristo, nos damos cuenta. Si no hubiera sido el Señor, yo no estaría aquí, pero porque El es y El vive, nosotros también vivimos. Entonces por eso habla aquí: “y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, golpearon…”, ay! el verbo que usa aquí: golpearon, golpear es un verbo, los golpes a veces lo agarran a uno desprevenido; cuando menos te imaginabas, el cachetazo; golpear, la inundación golpea. Cuantas personas que viven al lado de los ríos, cuando están durmiendo se los lleva la corriente con casa y todo. Entonces dice: “golpear” y dice: “y no cayó”; o sea que es posible sobrevivir a golpes de vientos, lluvias, inundaciones, si hacemos lo que el Señor dice; hacer lo que Él dice es estar sobre la roca; no sólo creer; claro que tenemos que empezar creyendo para poder tomarlo en serio y hacer, pero aquí cuando el Señor habló de comparar al hombre prudente que edificó sobre la roca, dijo que ese era el que oía y hacía, ese era el que estaba sobre la roca; “y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu”; acuérdese, hermano, cuando esté debajo de una sacudida, acuérdese de esa palabra que dijo Jesús: golpear con ímpetu; no piense que eso era algo que no podía pasar, no; El ya lo dijo: sucederá esto, vendrán sacudidas terribles; cuando estemos en la sacudida, hay que anunciar: este es un golpe impetuoso contra mí para destruirme y arrastrarme, pero si busco al Señor, si cavo para salir de la superficie y ahondo, y pongo el fundamento de mi edificación en la propia roca que es el Señor, pero ahora ya el Señor objetivo hecho subjetivo, vivido por la fe, formado en nosotros. Entonces dice: “no la pudo mover”, oiga, ni mover; golpes, ímpetu, ni la mueven; miren esa promesa del Señor: ni la mueven, y dice: “porque estaba fundada sobre la roca”, o sea, porque estaba bien edificada; dice el Señor Jesús, y aquí el traductor no lo colocó de esa manera, que estaba bien edificada; estar bien edificado es estar con la raíces arraigadas en Cristo.

 

     Luego dice: “Pero cualquiera…”; aquí si ninguno se escapa; aquí es que bueno, a otros sí, pero conmigo habrá una excepción, no; “Cualquiera”, todo aquel, “Cualquiera que me oye estas palabras y no las hace”, el que oyó y no hizo, “le compararé a un hombre insensato”; aquí hace contraste también con la parábola de las vírgenes, las vírgenes prudentes y las insensatas. Hermanos, tomemos en serio esas dos palabras: estoy siendo prudente o estoy siendo insensato. “insensato, que edificó su casa sobre la arena;” y también luego lo dice: “semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra”. Claro que edificar sobre la arena o tierra es más fácil, hermanos, porque está todo listo, está todo planito, mire que lindo todo planito; en cambio, sobre roca es más difícil. Edificar sobre roca es más difícil, dura más; es más fácil edificar sobre algo que está planito, no hay que derribar nada, no hay que sacar piedras, ni cortas raíces, ya todo está planito, es muy fácil; pero a un lugar que tiene roca, allí hay que invertirle más, hay que invertirle, hay que cavar, hay que ahondar, hay que trabajarlo más; entonces por eso la gente prefiere lo fácil, o sea el camino ancho y no el angosto. Entonces dice acá: “edificó su casa sobre tierra, sin fundamento alguno”. Este fundamento aquí se refiere no solo al Cristo en quien apenas creemos, sino al Cristo por quien vivimos y cuyas obras guardamos. Como dice Jesús: el que guardare mis obras hasta el fin; no sólo hay que guardar la fe. Sí, Pablo habla de guardar la fe: He guardado la fe, he peleado la buena batalla de la fe, he guardado la fe; pero Jesús a la iglesia en Tiatira le habla no sólo de guardar la fe, sino de guardar Sus obras. O sea que el Señor está haciendo hoy obras a través de su cuerpo; y si nosotros no hacemos con El las obras que El nos pone a hacer, no guardamos sus obras; esa obra se queda sin hacer por nosotros; la tendrá que hacer otro, quizá veinte años después, y se retarda la venida del Señor y el cumplimiento de su plan; “contra la cual el río dio con ímpetu”; o sea, no piense que el diablo va a decir: bueno, como éste está sobre la roca, le voy a dar duro; pero como ese está sobre la arena voy a venir despacito, voy a venir suavecito, no; aquí la palabra “ímpetu” es la misma, ímpetu para el que está sobre la roca, y el mismo ímpetu para el que está sobre la arena, sobre tierra, y ahora es barro porque está mojada, verdad? El río dio con ímpetu, descendió lluvia, vinieron ríos, soplaron vientos, la misma cosa, no hay diferencia. No piense que Satanás va a tocar sólo a los duros, no; a todos; si es un ser humano, ya lo quiere destruido, porque es a la imagen de Dios; él no le puede hacer nada a Dios, entonces le hace a los hombres; él quiere volvernos monstruos, degenerarnos, depravarnos, quiere mutilarnos; fíjense como los que le siguen se van pareciendo a los demonios; se hacen operaciones en la lengua, se ponen cosas, hasta se hacen operaciones con lengua de serpiente como los muchachos de hoy; el diablo quiere que nos parezcamos a él; él no le puede hacer nada a Dios; entonces quiere ofender a Dios con los hombres, haciendo daño a los hombres: “y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa”; que palabra esa terrible: “ruina”. Personas que estaban con el Señor, que dedicaban su tiempo a oírle, pueden estar en ruina; si solamente dedicamos tiempo a oírle, digamos leer, estudiar, ir a la reunión, todavía la ruina amenaza; hay que hacer lo que El dice para ser salvos de la ruina; no es suficiente solamente oír, mientras leemos, mientras nos reunimos; hay que hacer; si no hacemos, amenaza ruina; nos salvamos de la ruina si hacemos.

 

     Traje aquí una revista muy a propósito de estas palabras, porque aquí hay un artículo acerca de un filósofo que cuando yo no era cristiano, cuando estudiaba psicología en la Universidad Nacional, era mi autor favorito, Federico Nietzsche; era mi favorito porque era de los ateos más radicales. Los últimos once años de su vida él se volvió loco y lo encerraron en un manicomio, y su mamá y su hermana lo cuidaban, y él escribió muchos libros, y hasta hoy celebran el aniversario, los cien años de él, ahora en el año 2000 cumplió cien años; y especialistas, profesores que hablan alemán para leerlo en alemán y no en traducciones, se reúnen a hablar de Nietzsche como si hubiera sido un gran hombre; y ese era el que yo admiraba, junto con Freud y Sartre, los tres ateos, y el más radical, y por eso me gustaba más, era Nietzsche. Pero Nietzsche llegó al final de su vida; él escribió unos libros al principio, unos libros en el medio, y escribió otros libros al final; y en el manicomio él escribió el último libro que se llamaba “Mi hermana y yo”; no lo publicaron mientras viviera su hermana; cuando murió su hermana publicaron el libro; y en ese libro, ya al final de su vida, Nietzsche dice algunas cosas; y como tienen que ver con lo que está escrito aquí, yo quiero leerles lo que escribió Nietzsche hacia el final; son extraídas estas palabras del libro “Mi hermana y yo”, y están aquí citadas, como también otras palabras en un artículo sobre Nietzsche, en una revista humanista, no es una revista cristiana, es una revista humanista; pero entonces leyendo me vi en la gran sorpresa de encontrar esto; yo ya en mi juventud había leído de lo que dice aquí, pero no lo había captado, porque era demasiado joven e incrédulo; ahora lo capto con más entendimiento, y pienso que ustedes van a captarlo.

 

     Oigan lo que dijo Nietzsche al final de su vida: “Si la vida nos anda ultrajando, la verdad es que también nosotros de cierta manera ultrajamos la verdad. Estamos a la espera de nuestros primeros errores y estamos vigilando, esperando la ruina. Todas las generaciones luchan para fundir la verdad en una unidad, en la idea de Dios, la justicia, el amor y el poder. Mi dios era el poder, y me doy cuenta que lo construí por impotencia, con fundamentos de arena. Decía Jesús así:…” Nietzsche citando a Jesús; el que escribió un libro que se llama “El Anticristo”, hablando contra Cristo, yo lo leí, diciendo que él era anticristo, él, entonces miren lo que dice, Nietzsche citando a Jesús: “Decía Jesús así: “Todo aquel que oye estas palabras mías y las lleva en cuenta, lo compararé al hombre sabio que edificó su casa sobre la roca y vino la lluvia, trasbordaron los ríos, soplaron los vientos y combatieron aquella casa, y no cayó porque estaba fundada sobre la roca. Y todo el que oye mis palabras y no las lleva en cuenta, será comparado al hombre insensato que edificó su casa sobre la arena, vino la lluvia, trasbordaron los ríos, soplaron los vientos, combatieron aquella casa, y ella cayó y fue grande su ruina”. Cierra comillas Nietzsche citando a Jesús. Continúa Nietzsche: “Mi casa se derruyó y fue grande su ruina. El anticristo yace en ruina, delante del indestructible pie del Cristo calzado con el amor del mundo, el amor que se manifiesta en hechos. Oh vida, no te burles de mi. Venciste Galileo, venciste en el mismo corazón de tu mayor enemigo. ¿Acaso a mi propia alma deberé ocultarle la victoria de Cristo para perpetuar el mito del anticristo, tema de mis futuros biógrafos? ¿Ayax no gritó: -ilumínanos Zeus aunque tu luz nos mate-? La verdad me asesinó una y más veces; y a Cristo, habiéndome él derribado sólo un momento o para siempre, debería negarle los laureles de la victoria?” Palabras de Nietzsche al final de su vida. Aquí él usó una palabra que usó Juliano el apóstata, que fue uno de los descendientes, tataranieto más o menos, del emperador Constantino. Como Constantino introdujo la cristianización del imperio, aunque realmente fue también una paganización de la cristiandad, uno de sus descendientes llamado Juliano, que fue un emperador, él no concordó con la cristianización, y él no fue cristiano, él era pagano, y él quiso rescatar el paganismo, y promovió el paganismo; él era uno de los sacerdotes de la línea de Pérgamo, aquella escuela de Pérgamo, de Esculapio, él era de esa escuela, y él quiso restaurar el paganismo, y en toda su vida procuró restaurar el paganismo, inclusive quisieron levantar de nuevo el Templo de Jerusalem, y reconstruir Babilonia, lo mismo que quería hacer Sadan Husseim; y hasta unos rayos, unas explosiones de gases impidieron que reconstruyeran el Templo; y al final de su vida, ya cuando estaba muriendo, Juliano el apóstata dijo así de Cristo: “-Venciste, Galileo-“; fueron las últimas palabras de Juliano el apóstata, y ahora Nietzsche toma las mismas palabras y se las aplica él, y le dice a Cristo: “Venciste Galileo en el corazón de tu peor enemigo”. Y dice: “Acaso a mi propia alma habré de ocultarle la victoria de Cristo para perpetuar el mito del anticristo, tema de mis futuros biógrafos?” Hoy todavía siguen los biógrafos, a cien años de muerto, honrando a Nietzsche, leyendo sus obras de juventud; pero esta final palabra vale más que todo lo que escribió; esto que escribió al final es mucho mejor que todos los volúmenes de obras completas de él. Entonces, hermanos, quería compartir con ustedes esto, porque venía exactamente al caso, verdad? Porque él citaba esa parábola. El se enloqueció, pero tenía sus momentos de lucidez; éste, por ejemplo, creo que fue el momento más lúcido de su vida; aún en el manicomio fue el momento más lúcido de su vida. Lo escribió y fue honesto. Vamos a dar gracias al Señor.  q

 

Transcripción de Marlene Alzamora revisada por el autor.

Permalink :: 27 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com