El Blog

Calendario

<<   Marzo 2012  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

PERSONA, DIVINIDAD Y TEOFANÍA

Por Gino Iafrancesco V. - 25 de Marzo, 2012, 5:23, Categoría: General

Persona, divinidad y teofanía. Estaremos considerando lo que el Espíritu Santo ha dicho acerca de la divinidad del Hijo, y esto hay que decirlo muy a propósito, porque la divinidad es una sola, y la divinidad del Padre es la misma divinidad del Hijo, y la del Hijo, la del Espíritu. El Señor Jesucristo dijo: “Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo” (Jn.5:26). Esa es la Palabra, la vida autosuficiente de Dios nuestro Padre, que incluye tanto su esencia como su naturaleza. La vida divina incluye su esencia, los atributos incomunicables de Dios, y también incluye su naturaleza, es decir, los atributos comunicables de Dios. Hay atributos de Dios que son exclusivos de él, que nunca pueden ser comunicados a nadie, y esos se refieren a su esencia, a lo que Dios es en sí mismo. La esencia es lo que hace que un ser sea como es; la calidad de un ser está determinada por su esencia. Es la esencia divina la que hace que Dios sea divino; por lo tanto, es omnipotente desde la eternidad, y es eterno, y omnisciente, omnipresente, eterno, perfecto, único, supremo, maravilloso. Y dentro de esos atributos de Dios – que, por supuesto, no se han mencionado todos –, hay algunos que serán siempre solo de Dios, aunque él nos haya hecho hijos participantes de la naturaleza divina, pero que no significa que podamos ser como el mismo Dios, porque nosotros, de hecho, fuimos hechos de la nada; en cambio él nunca fue creado, él es eterno, es omnisciente, él es omnipotente, y omnipresente. Pero, aparte de la esencia que se debe a sus atributos incomunicables, de los cuales nunca nadie participará, existe la naturaleza divina, que se refiere a los atributos comunicables de Dios. “Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo” (1 Jn.5:11). En esa vida se está refiriendo a su naturaleza. Nunca la Palabra dice que nosotros seremos Dios, pero sí dice que somos participantes de la naturaleza divina. Por lo tanto, la naturaleza divina en la vida divina, se refiere a los atributos comunicables de Dios, lo que él comunica acerca de su Palabra, sus atributos morales, el ser santos. “Santo seréis, porque santo soy yo…” (Lv.19:2). Todo lo que tiene que ver con su santidad, con su rectitud, con su amor, con su pureza, los atributos que pudiéramos llamar morales, son atributos comunicables. Dios quiere vernos ser como él es; nunca nosotros seremos Dios, pues siempre hay algo que es exclusivo de Él; incluso no todas las cosas las ha revelado en la Palabra, porque dice que: “Hay cosas que son secretos exclusivos”. Y del Señor Jesús se dice: “…y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo” (Ap.19:12). Lo que implica tener ese nombre, el íntimo significado, no lo conoce el hombre, sino sólo lo conoce él, porque sólo él sabe lo que es ser Dios. Nosotros somos sus hijos, sus criaturas, porque hemos sido hechos a su imagen y semejanza, para contenerlo. Ahora lo hemos recibido a él, y él vive en nosotros, y nos ha hecho participantes de su naturaleza divina; por lo tanto, la naturaleza divina sí incluye los atributos comunicables de Dios. El ser de Dios se diferencia de los otros seres por su esencia y por su naturaleza. La naturaleza es una manera especial de ser. La Biblia habla de la naturaleza, y diferencia a los seres entre sí por su naturaleza. La Biblia habla del género, de la especie, de la naturaleza, y en el Génesis, Dios creó animales, plantas y semillas para que se reproduzcan según su género, y según su especie, y según su naturaleza. Los seres son diferentes entre sí por ciertas características de su ser, que los diferencian unos de otros. Aunque todos son “seres”, se diferencian entre sí por su naturaleza. Por ejemplo, aquellos llamados dioses, no son dioses por naturaleza, pues son hechos de piedra o de madera o de metal, y la naturaleza del metal, de la piedra, y de cualquier otro material no es divina. La Biblia habla mucho de la naturaleza y de las distintas naturalezas, y nos dice también que la naturaleza humana ha conquistado las distintas variedades de la naturaleza animal, vegetal, y mineral. Por lo tanto, la Biblia utiliza palabras relativas a naturaleza, y a esencia, especialmente cuando se usa el verbo “ser”. Cuando el Señor dice que él es “YO SOY” (Ex.3:14), o “Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo” (Jn.5:26), esto nos habla de esa esencia divina autosuficiente que no depende de otro, que no le debe a nadie nada. Nosotros no somos iguales a Dios, porque la esencia humana, la naturaleza humanan, no son divinas. Nosotros no éramos, pues Dios nos creó; en cambio, en el caso del Hijo dice: “Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo” (Jn.5:26). Ahí nos damos cuenta que el propio Hijo de Dios está confesando su propia divinidad. Él no solamente tiene naturaleza divina, sino esencia divina. Por eso al Hijo en la Biblia se le confiesa Dios, y esto lo ha confesado primeramente el Padre. El Señor ha recibido adoración incluso en su humillación, y en su condición de hombre él también recibió adoración, porque no dejó de ser la persona que era, sino que solamente se vació a sí mismo, se hizo como hombre, pero no dejó de ser el Hijo de Dios. Él ha dicho palabras que confiesan esto, por ejemplo: “De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy” (Jn.8:58). “Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Jn.17:5). Estas palabras son dichas por aquella persona divina: “En el principio era el verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Jn.1:1). Nos damos cuenta que debemos considerar ver no solamente la divinidad en cuanto a su esencia, o su naturaleza, sino también su persona. Recordaremos pasajes, aunque no todos, que nos hablan de su divinidad, su esencia y naturaleza; pero también necesitamos juntamente con la confesión de su divinidad, la de su persona coexistente con el Padre, para que nuestra confesión sea la del Espíritu y la de la Biblia, y la de los apóstoles de la Biblia. Los apóstoles de la Biblia, así como los profetas de la Biblia, confesaron la divinidad del Señor Jesús, pero también confesaron su persona, que era distinta del Padre, pero no distinta en esencia, ni en naturaleza, ni en divinidad. La divinidad, la esencia y la naturaleza divina sólo subsisten en la persona del Padre, en la del Hijo y en la del Espíritu Santo, quien, siendo tres personas distintas, no lo son en divinidad, ni en esencia, ni en naturaleza, sino que lo son en la manera como la divinidad, la esencia y la naturaleza divina subsisten en cada uno. Aquí es donde llegamos a la palabra “hipóstasis” que aparece en Hebreos 1:3: “…el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia…”. La palabra exacta es carácter de su hipóstasis. Entonces, ahí nos damos cuenta que la divinidad subsiste. De ahí viene hipóstasis, de su subsistencia en el Padre como ingénito, es decir, no engendrado. La misma divinidad, esencia y naturaleza, subsisten en el Verbo de Dios como Unigénito del Padre. En cambio, se distingue el Padre del Hijo, en que el Padre es el Padre del Unigénito, y el Hijo es el Unigénito del Padre. Nunca podremos llamarle al Padre unigénito, y siempre tendremos que decir del Hijo que es el Unigénito de Dios, es decir, engendrado del Padre sin principio principio. Esa palabra que está ahí parece complicada, ¿cómo, “engendrado”? En Proverbios 8, la Sabiduría divina, que es el Verbo de Dios, habla de sí misma, diciendo: “Yo, la sabiduría…” (Pr.8:12). La Sabiduría divina está hablando en primera persona, y continúa con más: “Eternamente tuve el principado, desde el principio, antes de la tierra” (Pr.8:23). Antes de los siglos, la Sabiduría es engendrada; por eso el Hijo, que es Cristo, la Sabiduría divina, es llamado Unigénito. Pero ¿cómo es engendrada la Sabiduría divina en Dios? Haciéndola también divina, reconociéndola divina y principal, y a la vez engendrada. Parece un misterio, y no nos introduciríamos en él si no estuviera hablado en la Biblia. Pero nos dice que lo que está revelado es para nosotros, y, por lo tanto, hay que recibirlo. Ahora, también puede surgir una interrogante: ¿Se conoce Dios a sí mismo? Y la respuesta es rotunda: ¡Claro que sí!, o no sería omnisciente, y no sería Dios. Si Dios no se conociera a sí mismo, y no conociera todo, su esencia no sería divina. Dios se conoce a sí mismo por eso él puede revelarse y decir: “YO SOY EL QUE SOY” (Ex.3:14). Palabras que nos muestran que Dios se conoce a sí mismo, y al conocerse, él engendra de sí y ante sí una imagen de sí mismo que es igual a él, pero no la engendra en el tiempo, pues no es que empezó un día a conocerse, y antes no se conocía, sino mas bien, él siempre se ha conocido a sí mismo. Por lo tanto, en el ser eterno de Dios existe la Sabiduría de Dios, y con Dios. La Sabiduría con él estaba ordenándolo todo, o sea el Hijo con el Padre, el Verbo con Dios. La Sabiduría de Dios implica que Dios se conoce a sí, y conoce todo, y si se conoce a sí mismo tiene una imagen de sí, y esa imagen de sí es igual a él, y por la cual él se revela. El Hijo es la imagen de Dios, él es la imagen del Dios invisible, quien reconoce ser fielmente representado en su Hijo, y por eso puede hablar de nuestra imagen, aunque el Padre no es la imagen, ya que el Padre es el Dios invisible, pero la imagen del Dios invisible es el Hijo, como dice Colosenses: “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación” (Col.1:15). El Padre es el Padre del Unigénito, y son dos personas distintas, no en divinidad, pues la divinidad es la misma; no en esencia, ni en naturaleza, porque también es la misma en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu, porque es el Espíritu de Dios que procede del Padre y del Hijo, porque el Padre no precede de ninguna parte. De manera que la divinidad con su esencia y naturaleza divina, subsisten en el Espíritu como procedentes; en cambio, la misma divinidad, esencia y naturaleza divina, subsisten en el Padre como no procedentes, porque él no procede de nadie, en cambio de él procede, a manera de Sabiduría, de imagen, el Hijo, y entonces de los dos también el Espíritu, pero éste procede, no sólo del Padre, sino también del Hijo; el Espíritu viene en el nombre del Hijo, y toma todo lo de él. La Divinidad es una sola, un mismo ser divino, con una sola esencia divina, con una sola naturaleza divina, pero que subsisten en tres personas distintas: una es el Padre ingénito, otra es el Hijo unigénito, y otra es el Espíritu Santo, procedente del Padre y del Hijo. El Padre ama al Hijo, y el Hijo ama al Padre. El Padre es el amante, el Hijo es el amado, y el Espíritu es el amor entre el Padre y el Hijo. Por eso la Iglesia, por causa de la revelación de Dios en su Palabra, no sólo debe confesar la divinidad del Hijo, sino la personalidad distintiva del Hijo, en confesión de Hijo como persona distinta del Padre, pero no distinta en divinidad y naturaleza, sino consustancial al Padre. Allí está la diferencia también la confesión del Espíritu de Dios, y la otra, la del espíritu del anticristo. Veamos qué nos dice la Palabra respecto de esto: “Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad. ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo?” (1Jn.2:20,22). Hay muchos mentirosos en la tierra, inclusive dentro del judaísmo ortodoxo, pero no mesiánico. Creemos que Jesús es el Cristo esperado. Los mismos que tenían la promesa del Mesías no creyeron que era Jesús. Otros, en cambio, dicen que Jesús sí es el Mesías, pero hacen separaciones, colocando a Jesús por un lado, y a Cristo por otro, como si fueran dos personas. Nestorio hizo eso, como si la persona divina fuera una y la persona humana fuera otra. Jesús es el Cristo, y es la misma persona divina y humana. Ahora, en la modernidad apareció otra manera de negar que Jesús es el Cristo, en la que teólogos afirman que uno es el Jesús histórico del cual saben muy poco, porque no están seguros de que lo que está escrito en la Biblia sea verdad, o que sólo es un invento de los cristianos primitivos; y el otro es el Cristo de la fe. O sea, esos teólogos están poniendo al Jesús histórico por un lado, y al Cristo de la fe por otro. La verdad es que el Cristo de la fe es el Jesús histórico, y el Jesús histórico es el Cristo de la fe. Jesús es el Cristo, y esa es la confesión del Espíritu Santo. La unción misma enseña a los hermanos y dice “esto sí” o “esto no”. Esto no sucede con los que no han nacido de nuevo, pero sí sucede con los que tienen el Espíritu. La obligación de la Iglesia es probar a los que se dicen ser apóstoles, porque no todos los que dicen ser, lo son. En esto conocemos el Espíritu de la verdad y el espíritu de error. Nos damos cuenta en qué se distingue el Espíritu de Dios al espíritu del anticristo, y es en aquello que confiesan de Jesucristo, porque sobre la roca de Cristo revelado y confesado por la Iglesia, es que la Iglesia es revelada. Entre la revelación de Dios acerca de Jesucristo y la edificación de la Iglesia, hay una íntima relación, pues no hay edificación sin revelación. La verdadera edificación es una verdad cada vez más clara, más nítida, más sólida, revelación acerca de Jesucristo. La verdadera edificación es conocer al Señor en espíritu; su persona, su divinidad, su humanidad, su obra, su cruz, su resurrección, su ascensión, su intercesión, su Espíritu, su reino, su juicio. Esto es lo que edifica a la Iglesia, la revelación de Jesucristo recibida directamente del Padre, que concuerda con los apóstoles. El que es de Dios oye a los apóstoles del Nuevo Testamento, y el que no es de Dios no los oye, pues les resulta difícil aceptar lo que está escrito, y tienen otras voces en sus cerebros. Volviendo a 1ª de Juan, que nos dice que el mentiroso es el que niega que Jesús es el Cristo, y que este es el anticristo, la Palabra dice que: “Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre. Lo que habéis oído desde el principio, permanezca en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre”(1 Jn.2:23-24). Es decir, que permanezca lo que habéis oído. A veces, parece que captamos todo lo que dicen, pero no es así. El Espíritu Santo nos hace detenernos una y otra vez sobre una misma frase para desentrañarnos todo lo que implican esas palabras. No hay que correr sobre estas frases, sino más bien, hay que orar delante de Dios para que no nos deje entenderlas a nosotros solos. Los “Sólo Jesús”, es decir, la herejía unitaria, que dice que Dios es una sola persona y que esa persona se vuelve Hijo al vivir en un tabernáculo humano, y que el Padre es el mismo Espíritu y son la misma persona de modo diferente. Estas personas están negando al Hijo, porque al decir que en la Divinidad sólo existe la persona del Padre, es lo mismo que decir que no existe la persona del Hijo con el Padre. Si sólo confesamos al Padre, estamos negando al Hijo. No hay nada de malo en confesar al Padre, sino que lo malo es negar al Hijo, al decir que la Divinidad es una sola persona. Esto es influencia de un espíritu maligno que está en contra del Hijo. El Hijo era antes de hacerse carne; en el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios y era Dios, como lo dice Juan en el capítulo 1 en su Evangelio. El Hijo es el heredero de todo, y para quien Dios hizo todo, por quien hizo el universo. La Iglesia debe de entender esto. La Iglesia debe confesar al Hijo. El evangelio de Mateo comienza con el hijo de Abraham, el hijo de David; Marcos comienza con Juan el Bautista; y Lucas comienza desde Adán; pero Juan comienza desde el principio, antes de la fundación del mundo. Mateo comienza con el ministerio en Galilea, pero Juan comienza con el ministerio en Judea, antes de llegar a Galilea. O sea, que lo que trata Juan es anterior a lo que trata Mateo, Marcos y Lucas. Y así como el Antiguo Testamento comienza con: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Gn.1:1), así mismo comienza Juan en el Nuevo Testamento, hablando de lo más antiguo, siendo el que habla de lo primero con mayor autoridad: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios” (Jn.1:1-2). Nos damos cuenta cómo la confesión de Génesis se agrandó. Es importante detenerse en la pluralidad que implica la única Divinidad. Por la eternidad, Dios ha usado varias veces el plural diciendo “hagamos al hombre”, “defendamos”, “confundamos”, “quién irá por nosotros”, etc. Dios habla en plural varias veces, y ahora Juan está desentrañando ese plural escondido en la Palabra. Juan está agregando revelación. Al inicio del Nuevo Testamento, como si fuera un nuevo inicio, aunque está hablando del mismo principio, pero Moisés solamente dijo de Dios “Elohim”, pero ahora Juan desentraña lo que está escondido en esa palabra, y saca del seno del Padre al Hijo, y lo muestra desde el principio: “…el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios (Elohim plural) y el verbo era Dios” (Jn.1:1). O como veíamos anteriormente, cuando el Hijo dice: “Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Jn.17:5). El que habla aquí es la persona del Hijo, y no habla sólo como hombre, pues también dice: “De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy” (Jn.8:58). Juan está viendo mucho más de lo que vio Moisés. Moisés ya implicaba al Hijo, pero no tan claramente como Juan, porque la revelación no termina con Moisés, sino que tenía que ser completada con el Mesías, y quien no lo oyera sería desarraigado del pueblo de Dios. Pero Juan ahora está haciendo la confesión completa de la fe de la Iglesia, la verdadera revelación de Dios. “Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna” (1 Jn.5:20). Ahora estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo, quien es el verdadero Dios. “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros” (Jn.1:14). Juan está confesando al Hijo con el Padre. Jesucristo es el “quien”, el “con quien”, y el “para quien” el Padre creó todo. Jesucristo es el heredero de todas las cosas, y por quien asimismo hizo el universo. El Hijo es creador con el Padre, y no solamente el Redentor. Eso es lo que la Iglesia debe ver en el Hijo, para no negarlo como lo hace el mentiroso. No vamos a entender ni siquiera nuestra propia persona si no entendemos al Hijo, porque el hombre fue hecho en relación al Hijo, en función del Hijo, quien es el modelo que Dios puso para hacer al hombre. Y ¿quién es la imagen del Dios invisible? El primogénito de toda creación, que estaba en el principio de todo. Cuando se dice del Hijo que fue engendrado, lo dice a manera de sabiduría eterna, y divina. “…sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Jn.1:3). Juan está tomando el comienzo del Antiguo Testamento, pero está añadiendo todo el contenido que estaba apenas escondido, y ahora lo está sacando a la luz, porque el Hijo les enseñó las Escrituras a ellos, y lo que ellos enseñaron fue del Hijo, del Espíritu Santo, y de las Santas Escrituras. El propio Pablo decía: “…no diciendo nada fuera de las cosas que los profetas y Moisés dijeron que habían de suceder…” (Hch.26:22). En el Antiguo Testamento, ya el Espíritu Santo había confesado la Divinidad del Hijo, pero estamos viendo que la divinidad del Hijo implica la persona del Hijo con el Padre. Hay que reconocer la segunda persona de la Trinidad, y por lo tanto, también la tercera. El Padre ama al Hijo, el Hijo ama al Padre, y ellos no empezaron a amarse en el tiempo, sino desde la eternidad. Es ahí donde brota, y procede desde la eternidad, el Espíritu Santo que también es eterno. Hay un aspecto económico, y futuro del Espíritu, cosas que él haría después, pero en cuanto a su existencia, y a su esencia, él es eterno, y estaba con el Padre y con el Hijo desde la eternidad, o si no, no sería eterno. El Espíritu Santo en la Biblia confiesa al Espíritu como eterno: “…mediante el Espíritu eterno…” (Heb.9:14). Existen muchas confesiones sobre el Hijo en la Palabra, en relación a lo económico, con la administración, con la identidad del Hijo, y otras tienen que ver con su condición humana en humillación, en despojamiento. Pero es importante tener presente que las frases humanas que él habló en su despojamiento, no niegan lo que él es en su divinidad, solamente habla en su condición humana de despojamiento. Y esas frases no son contrarias, sino complementarias a las de su divinidad. No debemos quedarnos sólo con aquellas palabras que nos muestran a Jesús despojado de su condición gloriosa, encontrándose como hombre delante del Padre, así como lo han hecho los llamados Testigos de Jehová. Éstos vienen a decirnos a nuestras casas solamente lo que habló Jesucristo en su despojamiento y en su humanidad, sin mostrar también lo que el Padre ha dicho del Hijo, lo que el Hijo dice de sí mismo, lo que el Espíritu dice por los profetas en el Antiguo Testamento, y por los apóstoles en el Nuevo Testamento acerca de la divinidad del Hijo. Isaías, en el capítulo 7, dice: “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Is.7:14). Esto sí que es una señal, porque una doncella que no sea virgen conciba no es ninguna señal, más bien es lo normal, pero si una virgen concibe, esa sí que es una señal. Y ¿quién es el Hijo de la virgen? Dios con nosotros. Luego sigue hablando de ese Hijo, en el capítulo 9: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz” (Is.9:6). ¿Quién es ese Hijo, ese niño que vino a estar con nosotros como hombre? El mismo Dios. El propio Padre vino a morar en el Hijo. No dejó solo el Padre al Hijo, pues Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo. Ese niño Admirable, Consejero, no era cualquiera, porque ese niño era Dios con nosotros. Por eso, el mismo testigo Isaías dice: “Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará” (Is.35:4). ¿Quién nos salvará? ¿Quién será nuestro salvador? Dios mismo. “Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo…” (Is.35:6). Cuando Juan el Bautista tambaleaba un poco según el hombre exterior, mandó a preguntar: “¿Eres tú el que había de venir, o esperaremos a otro?” (Lc.7:19). Y ¿cómo responde a esto Jesús? “En esa misma hora sanó a muchos de enfermedades y plagas, y de espíritus malos, y a muchos ciegos les dio la vista” (Lc.7:21). El Señor Jesús hizo lo que Dios haría cuando él mismo viniera a salvarnos. Y dijo: “…Id, haced saber a Juan lo que habéis visto y oído (…) y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí” (Lc.22-23). Juan el Bautista ya había tenido claro esto, pero es que en el hombre interior lo sabemos, pero en el hombre exterior, dudamos. Hay una diferencia en conocer con el Espíritu, y el conocer con la carne. En el Espíritu, adentro, sabemos que es de Dios, pero con el de afuera viene el diablo y hace dudar. Hay que andar en el Espíritu, y conocer según el Espíritu, porque la Unción nos enseña todas las cosas; pero cuando estamos en la carne existe el sí y el no al mismo tiempo. En el Espíritu le podemos decir “amén” al Señor, así como María le dijo, porque ella no sabía cómo iba a dar a luz siendo virgen, pero ella creyó. “…hágase conmigo conforme a tu palabra” (Lc.1:38). Cuando decimos “amén”, la palabra cimienta, y engendra un nuevo nacimiento, una nueva creatura. Entonces ese niño, ese varón perfecto, comienza a formarse en el vientre de la Iglesia, en el espíritu de la Iglesia, por el amén a Dios, por el conocimiento interior del Espíritu. Entonces Juan, cuando andaba según el Espíritu que estaba sobre él, en el vientre de su madre, todavía no en él, pero sí sobre él, aún en el vientre de su madre, el Espíritu vino sobre él y lo acompañó todo el tiempo. El otro Juan, el apóstol, al inicio de su evangelio, dice que cuando le preguntaban a Juan el Bautista las siguientes preguntas: ¿Tú, quién eres? Confesó, y no negó, sino confesó: Yo no soy el Cristo” (Jn.1:19). Algunos decían que él era el Cristo, y aún hasta hoy hay un grupo en Irak, los mandeos, que dicen que Juan el Bautista era el Cristo. Luego, le preguntaron a Juan si él era Elías o un profeta, a lo cual Juan responde a ambas con una negativa. Pero Juan dice de él: “Yo soy la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino de Señor, como dijo el profeta Isaías” (Jn.1:23). Y esa es la profecía que está aquí en Isaías 40: “Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios” (Is.40:3). Continúa diciendo Juan el Bautista: “…el que viene después de mí, el que es antes que mí, del cual yo no soy digno de desatar la correa del calzado” (Jn.1: 27). Juan sabía que Juan el Bautista era esta voz que clama en el desierto, pero esta voz le preparaba camino al propio Jehová, nuestro Dios. Enderezaba calzada en la soledad a nuestro Dios, porque detrás de Juan el Bautista venía Dios. ¿Nos damos cuenta a quién era que venía anunciando Juan? Pues Dios mismo; por eso Juan se sentía indigno de desatar las sandalias. Ahora veamos otro testigo, a Jeremías con una profecía acerca del Mesías: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra” (Jer.23:5). ¿Quién es este renuevo de David? ¿Acaso no es el Mesías? “En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado (especialmente cuando reciba al Mesías y comience el Milenio); y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra” (Jer.23:6). Entonces, ¿quién sería el Mesías? Jehová nuestra justicia; dice que así le llamaríamos. Ezequiel es otro testigo; se dice que: “…en boca de dos o tres testigos conste toda palabra” (18:16). En tal caso llamamos a Isaías, Jeremías y ahora a Ezequiel. El testigo Ezequiel vio la gloria de Dios, y la describió en el capítulo 1, describiéndola hasta el final del primer capítulo: “Y cuando se paraban y bajaban sus alas, se oía una voz de arriba de la expansión que había sobre sus cabezas. Y sobre la expansión que había sobre sus cabezas se veía la figura de un trono que parecía de piedra de zafiro; y sobre la figura del trono había una semejanza que parecía de hombre sentado sobre él” (Ez.1:25-26). Este es el prototipo, la imagen del Dios invisible. Cuando Dios dijo: “hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza…” (Gn.1:26). Este era el modelo para hacer al hombre, este “antes” de la encarnación era el modelo para que el hombre fuera hecho a su imagen y semejanza, y la imagen del Dios invisible es el Hijo. “Y vi apariencia como de bronce refulgente, como apariencia de fuego dentro de ella en derredor, desde el aspecto de sus lomos para arriba; y desde sus lomos para abajo, vi que parecía como fuego, y que tenía resplandor alrededor” (Ez.1:27). Podemos recordar en Hebreos, cuál fue la primera palabra del canto que el Señor dio a cantar al inicio de esta reunión: “…siendo el resplandor de su gloria…” (Heb.1:3). El autor del Nuevo Testamento había leído a Ezequiel; el Espíritu Santo le hizo usar el lenguaje de Ezequiel. “Como parece el arco iris que está en las nubes el día que llueve, (aparecía en el trono de Dios en Apocalipsis) así era el parecer del resplandor alrededor. Esta fue la visión de la semejanza de la gloria de Jehová. Y cuando yo la vi, me postré sobre mi rostro, y oí la voz de uno que hablaba” (Ez.1:28). “El que hablaba” era el prototipo en función de quien Dios hizo al hombre, de la gloria de Dios, del resplandor de su gloria. Él es el resplandor de su gloria, la imagen misma de su sustancia, como dice Hebreos. Hemos visto tres testigos, pero hay un postre. En Zacarías, vamos a leer algunos versículos. Primero, fijémonos quién comienza a hablar aquí: “Así a dicho Jehová mi Dios…” (Zac.11:4). Es el mismo Jehová quien empieza a hablar aquí. Y ¿qué dice Jehová Dios? “…Apacienta las ovejas de la matanza, (…) Por tanto, no tendré ya más piedad” (Zac.11:6). ¿Quién no tendrá más piedad? Jehová. “Apacenté, pues,…” (Za.c11:7). Esa es la persona de Jehová. “Y destruí…” (Zac.11:8), “Y dije:…” (Zac.11:9), “Tomé luego…” (Zac.11:10). Luego dice: “Y les dije: Si os parece bien, dadme mi salario; y si no, dejadlo. Y pesaron por mi salario treinta piezas de plata. Y me dijo Jehová: Échalo al tesoro; ¡hermoso precio con que me han apreciado! (Zac.11:12-13). Jehová dice: - me han apreciado- ¿A quién apreciaron por treinta piezas de plata? A Yahvéh Elohim. ¿Quién era, entonces? Jesús, el mismo Dios ¿Nos damos cuenta? Era el mismo Dios. Y luego, si seguimos leyendo, lo mismo pasa en el capítulo 12, en el principio donde dice: “Profecía de la palabra de Jehová acerca de Israel. Jehová, que extiende los cielos y funda la tierra, y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho; He aquí, yo pongo a Jerusalén…” (Zac.12:1-2). Este “yo” es Jehová quien sigue hablando en el verso 4: “En aquel día, dice Jehová, heriré…” (Zac.12:4). ¿Quién es este Dios? Jehová; ¿Quién herirá? Jehová. “En aquel día pondré…” (Zac.12:6). Y sigue hablando el Señor, diciendo: “Y en aquel día yo procuraré destruir…” (Zac.12:9). “Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron…” (Zac.12:10). Desde el principio viene hablando Jehová. ¿Quién derramará? ¿A quién traspasaron? A Jehová, pero venía como un niño, que creció en sabiduría, en gracia, que fue probado como un hombre, pero era el propio Dios, la persona divina que se hizo también humana. “…y mirarán a mí, a quien traspasaron” (Zac.12:10). Esta expresión es del Hijo unigénito. Jehová usó esa expresión, y no fue un invento de alguna teología. El propio Dios había usado estas palabras, y eso es lo que está usando Juan en su evangelio, lo que el mismo Señor Dios habló. Entonces, el Espíritu Santo, por boca de los profetas, confesó de antemano la divinidad del Mesías, del Hijo de Dios, y en el Nuevo Testamento, los apóstoles. Ya hemos mencionado bastante a Juan; por lo tanto, veremos ahora a Pedro. También tenemos a tres testigos en el Nuevo Testamento. “Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra:…” (2P.1:1). ¿Cómo le llamó Pedro a nuestro Señor Jesucristo? Le llamó nuestro Dios y Salvador Jesucristo, y esa es la confesión de la Iglesia, es la roca firme en la cual estamos, en las manos de este que también es hombre y Dios, y hombre que murió, resucitó, ascendió y envió a su Espíritu. ¿Nos damos cuenta? Nuestro Dios y Salvador Jesucristo. ¿Lo podemos confesar? La misma confesión que hizo Juan, la hace Pedro, y también la hizo Pablo al escribirle a Tito: “…aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo…” (Tit.2:13). Esta es la confesión de Pablo, y la de Pedro, que Jesucristo es nuestro gran Dios y Salvador, además de hablar de la manifestación gloriosa y bienaventurada. Si volvemos al Antiguo Testamento, podemos leer: “Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos…” (Zac.14:4). ¿Quién es el que vendrá a poner los pies en el Monte de los Olivos? Aquel que viene a poner los pies con todos los santos en el Monte de los Olivos es Jehová, el mismo Dios. “…y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos” (Zac.14:5). ¿Quién fue el que ascendió desde el monte de los Olivos? “…dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando el cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo” (Hch.1:9,11). El que ha sido tomado de vosotros, como hombre resucitado, y no como un fantasma, sino como hombre y Dios, ascendió en las nubes, y fue a la diestra del Padre. Ya tenemos el testimonio de Juan, Pedro y Pablo, y seguiremos también con Romanos, viendo solamente lo esencial: “Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne; que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén” (Ro.9:3-5). Decimos “amén” con Pablo, con el Espíritu Santo. Es esta la confesión en boca de dos o tres testigos, y el postre está con Tomás, en el evangelio de Juan: “Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron” (Jn.20:29,29). ¡Gloria al Señor! Ahí está la confesión del Padre, Del Hijo y del Espíritu Santo, por mano de los profetas y de los apóstoles en el Antiguo y Nuevo Testamentos; esa es la fe de la Iglesia acerca de la divinidad del Hijo, pero hemos visto también la persona del Hijo. Ahora, la tercera palabra de divinidad y persona es “teofanía”. Teofanía significa “las apariciones de Dios”. Cuando Dios se aparecía, esa era una teofanía. La Escritura dice que: “Nadie ha visto jamás a Dios” (1ª Jn.4:12). Pero, por otra parte, también dice que: “Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara” (Ex.33:11). Hay muchas apariciones de Dios, pero esto no quiere decir que sean contradicciones. Cuando la Palabra dice que a Dios nadie le ha visto jamás, se refiere a la plenitud de su gloria. Aunque Dios hablaba cara a cara con Moisés, él tenía que retener su gloria, revelándole solo un poco, para que Moisés no muriera. En la Biblia, las apariciones de Jehová, sus teofanías, como el mensajero, eran el Verbo antes de su encarnación. “Rodéate ahora de muros, hija de guerreros; nos han sitiado;…” (Mi.5:1). Eso fue Jerusalén, porque rechazaron al Mesías fueron sitiados. “…con vara herirán en la mejilla al juez de Israel” (Mi.5:1). Aquí está parte de los sufrimientos del Mesías. “…pequeña para estar en las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad” (Mi.5:2). Está hablando de atrás para adelante, como a veces sucede en las películas cuando empiezan por el final y luego van retrocediendo, y así fue en este pasaje. Sus salidas, son las salidas del que sería el Mesías, y son desde el principio. Dios nuestro Padre, el Dios invisible tenía que revelarse. Entonces, él enviaba al Mensajero de Su Faz, que es el Hijo, el Verbo, antes de la encarnación. Las apariciones de Jehová son teofanías, donde no se presenta con toda su gloria, sino se retiene. El mismo Mesías, el que nació en Belén, el que fue herido, ya había salido desde el principio. Es decir, que a lo largo de todo el Antiguo Testamento las apariciones de Dios son las teofanías del Verbo de Dios que después se hizo carne. Lo que pasa es que a veces nosotros nos confundimos con la palabra “ángel”. La palabra ángel es un nombre que se refiere a oficio, y no a naturaleza. La palabra ángel simplemente significa mensajero. Si vamos a decir “mensajero” en griego, se dice angelos, y si lo decimos en hebreo es malak; entonces malak y angelos, o ángel, significa “mensajero”. Hay mensajeros que son de naturaleza angelical como Gabriel, o mensajeros que son de una naturaleza humana. Y la Biblia, incluso si leemos el Nuevo Testamento, cuando Jesús envió ciertos discípulos a prepararle camino o la mesa para celebrar la Pascua, dice que envió mensajeros, pero no eran los ángeles celestiales con alas, sino sus discípulos a los que él envió. El Angel de Yahvé no es un ángel creado, sino que es el Mensajero del Padre, usando la palabra ángel sólo como el oficio del Hijo eterno de Dios. Para ver eso, vamos a Éxodo: “Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios. Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. Viendo Jehová…” (Ex.3:1,4). Entonces, el que estaba en la zarza como el Angel de Jehová, era el Hijo, como una teofanía divina, no en toda su gloria, ya que así nadie le ha visto jamás, pero aquí hablaba con Moisés cara a cara. “… y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios. Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias, y he descendido…” (Ex.3:4,8). Esta es una aparición económica de Dios. Dios es omnisciente y no tiene que subir, ni bajar, pero en sus apariciones, en sus trabajos, el habla de esta manera: “He descendido”; es decir, era una aparición teofánica de Dios. Era el Mensajero de Dios, el mismo Hijo de Dios, que viene a representar a su Padre. Sus salidas son desde el principio, del que sería el Mesías. Él ya había venido varias veces, y ésta que vemos en Éxodo fue una de esas veces, y una muy importante. “… y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, (…) El clamor, pues, De los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión (…) Ven, por tanto, ahora, y te enviaré (…) Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? (…) He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé? Y respondió Dios a moisés: YO SOY EL QUE SOY” (Ex.3:8,14). EL QUE SOY es el Dios invisible, es el Dios que se conoce y se revela, pero Yo soy es la imagen del Dios invisible, el Hijo, el mensajero de la faz de Dios, una teofanía divina, una de las salidas del Verbo antes de la encarnación. “Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros (…) Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos. Ve, y reúne a los ancianos de Israel, y diles: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me apareció diciendo…” (Ex.3:15,16). ¿Quién era el Ángel de Jehová? Jehová, quien le apareció a Moisés diciendo que el Dios de Abraham, Isaac y de Jacob es el mensajero de Dios, el Ángel de Jehová. Cuando Agar está llorando, después de ser afligida por Sarai, y de haber huido de ella, se le aparece el Viviente que ve, y dijo: “… ¿No he visto también aquí al que me ve? (Gn.16:13). Este es el mismo Dios apareciéndose en una teofanía, es el Verbo como el Mensajero de Jehová. Dios se revela en la medida de la persona a tratar. A él nadie le vio jamás en toda su gloria, pero el Hijo es el que lo mostrará en su gloria cuando él venga. También en Éxodo aparece otra teofanía, y vamos a verla: “He aquí yo envío mi Ángel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado” (Ex.23:20). Ese “yo” es la persona del Padre, y ese Mensajero de su Faz es la persona del Hijo. “Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonara vuestra rebelión, porque mi nombre está en él” (Ex.23:21). Dios le puso a su Mensajero su propio Nombre. ¿Nos damos cuenta? Ahora, sigamos a este Ángel, a este mensajero de la faz de Dios, y vamos al libro de Jueces y veamos cómo habla el Ángel de Jehová: “El ángel de Jehová subió de Gilgal a Boquim, y dijo: Yo os saqué de Egipto, y os introduje en la tierra en la cual había jurado a vuestros padres, Diciendo: No invalidaré jamás mi pacto con vosotros, con tal que vosotros no hagáis pacto con los moradores de esta tierra, cuyos altares habéis de derribar; mas vosotros no habéis atendido a mi voz. ¿Por qué habéis hecho esto? Por tanto, yo también digo: No los echaré de delante de vosotros, sino que serán azotes para vuestros costados, y sus dioses os serán tropezadero. Cuando el ángel de Jehová habló estas palabras a todos los hijos de Israel, el Pueblo alzó su voz y lloró. Y llamaron el nombre de aquel lugar Boquim, y ofrecieron allí sacrificios a Jehová” (Jue.2:1-5). El mismo que dijo: “Mi Nombre está en él”, Él los introducirá, y “Yo os introduje”, fue el que los acompañó todo el tiempo, viéndolo Moisés; lo mismo que vio Agar, lo vio Abraham, Isaac, Jacob, y Job desde un torbellino. “Yo, yo hablé, y le llamé y le traje; por tanto, será prosperado su camino. Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió Jehová el Señor, y su Espíritu. Así ha dicho Jehová, redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te encamina por el camino que debes seguir (Is.48:15,17). Así habla Dios, y habla de la Trinidad; Yo hablé, y me envió Él, y su Espíritu. Allí está la Trinidad, y el Yo que habla es el Hijo, el que lo envió es el Padre y su Espíritu. “Porque dijo: Ciertamente mi pueblo son, hijos que no mienten; y fue su Salvador. En toda angustia de ellos él fue angustiado, y el ángel de su faz los salvó…” (Is.63:8-9). ¿Quién fue el que los salvó? El Ángel de su Faz, el mensajero de la faz de Dios, la imagen del Dios invisible, el representante, el testigo fiel y verdadero de Dios. “He aquí, yo envío mi mensajero el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Mal.3:1). Estas apariciones son las salidas del que sería el Mesías desde el principio hasta el fin; y si queremos ver que esta es la enseñanza del Nuevo Testamento, la enseñanza apostólica, debemos ir al Nuevo Testamento: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, y todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo” (1ª Co. 10:1,4). ¿Quién era el Angel que los introducía a la tierra prometida, en el cual el Nombre Divino estaba en él? Era Cristo; por lo tanto, hay que ver esto de la teofanía, junto con lo de la persona, junto con lo de la divinidad, y junto con lo de la humanidad del Hijo. Para finalizar, es necesario ver a Zacarías. En este libro vamos a ver cómo Jehová habla como el Padre y cómo Jehová habla como el Hijo, y aun cómo en la misma Trinidad aparece Jehová enviando a Jehová. Ese Jehová que envía es el Padre, y el Jehová enviado es el Hijo. El Hijo siempre estuvo en la Biblia, sólo que la leemos muy rápido: “…y otro ángel le salió al encuentro, y le dijo: Corre, habla a este joven, diciendo: Sin muros será habitada Jerusalén, a causa de la multitud de hombres y de ganado en medio de ella. Yo seré para ella, dice Jehová, muro de fuego en derredor, y para gloria estaré en medio de ella. Eh, eh, huid de la tierra del norte, dice Jehová, pues por los cuatro vientos de los cielos os esparcí, dice Jehová. Oh Sion, la que moras con la hija de Babilonia, escápate. Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos: Tras la gloria me enviará él a las naciones que os despojaron; porque el que os toca, toca a la niña de su ojo” (Zac.2:3-8). Este enviado es el Hijo, y el que lo envía es el Padre; el enviado es la teofanía de la encarnación, hablando del enojo de su Padre. “Porque he aquí yo alzo mi mano sobre ellos, y serán despojo a sus a sus siervos, y sabréis que Jehová de los ejércitos me envió” (Zac.2:9). El Padre Yahvéh es el que envía, y Yahvéh Hijo es el enviado, y los dos son Yahvéh. “Canta y alégrate, hija de Sion; porque he aquí vengo, y moraré en medio de ti, ha dicho Jehová. Y se unirán muchas naciones a Jehová en aquel día, y me serán por pueblo, y moraré en medio de ti; y entonces conocerás que Jehová de los ejércitos me ha enviado a ti” (Zac.2:10-11). Oh Señor, qué misterioso es esto de hablar en primera y en segunda persona. El Hijo no hace nada por sí mismo, sino en el nombre del Padre, y se lo remite todo a él. Por otra parte, el Padre se lo remite todo al Hijo. Entonces, el Hijo es desde el principio el que aparece a lo largo de todo el Antiguo Testamento. Por eso habla de: “…y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad” (Mi.5:2). “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Jn.1:1). Él es el mensajero de su faz, el representante de Dios, es las apariciones teofánicas de Dios, pero no en toda la gloria. El Hijo de Dios conteniendo al Padre. El que se hizo hombre, y fue probado en todo, que venció, murió, resucitó, ascendió, y envió a su Espíritu, y que volverá en gloria.

Blog alojado en ZoomBlog.com